Derechos humanos y democracia

El papel internacional de la UE

25/11/2019 - 15:29
Overview

La Unión Europea desempeña un papel importante en la diplomacia, la promoción de los derechos humanos, el comercio, el desarrollo y la ayuda humanitaria y el trabajo con organizaciones multilaterales.

La Unión Europea desempeña un papel importante en la diplomacia, la promoción de los derechos humanos, el comercio, el desarrollo y la ayuda humanitaria y el trabajo con organizaciones multilaterales. La función del SEAE es tratar de coordinar y aportar coherencia al papel internacional de la Unión Europea.

El Tratado de Lisboa establece claramente los principios que deben guiar a la Unión Europea a escala internacional.

«La acción de la Unión en la escena internacional se basará en los principios que han inspirado su creación, desarrollo y ampliación y que pretende fomentar en el resto del mundo: la democracia, el Estado de Derecho, la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, el respeto de la dignidad humana, los principios de igualdad y solidaridad y el respeto de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho internacional».

A continuación se recogen algunos ejemplos de las funciones que desempeña la UE fuera de sus fronteras:

En el ámbito internacional, la UE ha liderado y apoyado conversaciones de paz en todo el mundo, a fin de propiciar soluciones en conflictos a escala mundial, como por ejemplo:

En julio de 2015, tras años de esfuerzo diplomático liderado por la UE, se alcanzó un acuerdo internacional histórico sobre el programa nuclear de Irán. La UE, junto con Alemania, China, el Reino Unido, Francia, Rusia y los Estados Unidos, negoció el acuerdo. Irán se comprometió a no buscar, desarrollar o adquirir armas nucleares nunca y bajo ninguna circunstancia. La UE preside actualmente el Comité encargado de supervisar la aplicación del acuerdo.

En Colombia, la UE está apoyando las conversaciones de paz entre el Gobierno y el movimiento de las FARC para poner fin a décadas de guerra civil a través del nombramiento de un enviado especial de paz, el antiguo ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Eamon Gilmore.

En Mali, la UE ha ayudado al país a salir de una profunda crisis política actuando en calidad de comediadora del acuerdo de paz de Mali, firmado en junio de 2015. La UE también está contribuyendo a formar a las fuerzas armadas de Mali para luchar contra el terrorismo y a través de una importante ayuda al desarrollo. Se trata de un ejemplo del enfoque integral de la UE que utiliza todos sus instrumentos (diplomáticos, financieros, de seguridad y de cooperación para el desarrollo).

A través de su apoyo político, práctico y económico, la UE ha desempeñado un papel fundamental en la consolidación de la paz en los Balcanes Occidentales desde las guerras de Yugoslavia. Constituye un ejemplo de ello el diálogo facilitado por la Unión Europea entre Serbia y Kosovo, que dio lugar a un acuerdo histórico en abril de 2013 y que se está aplicando en la actualidad con el apoyo de la UE.

Al este y al sur de la Unión Europea se sitúan numerosos países que han experimentado —o siguen experimentando todavía— un cambio político drástico. Con el fin de acompañarles en su transición a una democracia plena, la política europea de vecindad aspira a mantener relaciones sólidas y amistosas con los países limítrofes de la Unión Europea. Entre los objetivos de esta política cabe citar la promoción de la democracia, la buena gobernanza y los derechos humanos, al tiempo que se mantiene la apertura del comercio y la cooperación en diversos ámbitos estratégicos, en particular en materia de migración y visados.

La UE es el mayor donante individual de ayuda al desarrollo. En conjunto, la UE y sus Estados miembros proporcionan más de la mitad de la ayuda oficial al desarrollo a escala mundial. Esta contribución marca una gran diferencia en el sustento de millones de personas en todo el mundo. En este contexto, la UE ha sido uno de los principales defensores de los nuevos objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, acordados en 2015, y está resuelta a aplicarlos.

La UE ha posicionado los derechos humanos como elemento central de sus relaciones exteriores y así lo manifiesta en los diálogos políticos con terceros países, en su política de desarrollo y su ayuda al desarrollo, y en su participación en foros multilaterales, como las Naciones Unidas. La UE también cuenta con directrices estratégicas sobre derechos humanos que abarcan ámbitos como la pena de muerte, la tortura y la libertad de expresión, tanto en línea como fuera de línea. El Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH) refuerza el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los países y las regiones en los que se encuentran en situación de mayor riesgo. El derecho de voto es un derecho humano. La observación electoral es una actividad esencial de la UE cuyo objetivo es promover la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho en todo el mundo.

La UE colabora estrechamente con las Naciones Unidas en multitud de cuestiones. La creencia de la UE en el multilateralismo refleja un apego a normas negociadas y vinculantes en las relaciones internacionales. La relación de la UE con las Naciones Unidas se detalla explícitamente en el Tratado de Lisboa.

De acuerdo con la política común de seguridad y defensa (PCSD), la UE lleva a cabo misiones civiles y militares en todo el mundo. Estas misiones desempeñan distintos cometidos, que van desde la gestión de las fronteras hasta la formación de la policía local. Por ejemplo, la Operación Atalanta de la fuerza naval de la UE frente a las costas de Somalia hace frente a la piratería y protege los envíos humanitarios del Programa Mundial de Alimentos. En el Mediterráneo, la UE ha puesto en marcha la Operación SOPHIA en el marco de los esfuerzos generales de la UE por desarticular el modelo de negocio de las redes de tráfico ilícito y trata de seres humanos en el Mediterráneo central meridional, y evitar la pérdida de más vidas en el mar.

La UE y sus Estados miembros son los mayores donantes de ayuda humanitaria del mundo. Proporcionan ayuda encaminada a salvar vidas a las víctimas de catástrofes, a los refugiados y a otras personas que se encuentran en una situación de extrema necesidad. La ayuda humanitaria se presta de acuerdo con criterios de vulnerabilidad y evaluaciones de las necesidades. Se trata de una labor coordinada por la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO).

La Unión Europea responde de forma coordinada ante emergencias internacionales de todo tipo, como el reciente terremoto en Ecuador o la salida de refugiados que huyen de la guerra en Siria, país para el que la UE ha sido el mayor donante de ayuda humanitaria destinada a las víctimas del conflicto interno. Para estas emergencias, puede agrupar los instrumentos de emergencia de la UE, a saber, la ayuda humanitaria y la protección civil. En 2015, la UE proporcionó alimentoscobijoprotecciónasistencia sanitaria y agua limpia a más de 120 millones de personas afectadas por catástrofes naturales o conflictos en más de 80 países.

La UE ha estado a la vanguardia de los esfuerzos internacionales por luchar contra el cambio climático y desempeñó un papel decisivo a la hora de alcanzar el primer acuerdo mundial sobre el clima de carácter universal y jurídicamente vinculante que se adoptó en la Conferencia de París sobre el Cambio Climático (CP 21), celebrada en diciembre de 2015. La UE implica a los países socios estratégicos en el diálogo y la cooperación para garantizar un seguimiento ambicioso de los compromisos contraídos en París. Asimismo, la UE y los Estados miembros, son, en su conjunto, el mayor contribuyente de la financiación de la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo.

La Unión Europea es el mayor bloque comercial del mundo. El comercio es una política común, lo que significa que los acuerdos comerciales internacionales son negociados y firmados por la UE en lugar de por cada Estado miembro. Esto permite a la UE hablar con una sola voz con los socios internacionales, ya que se esfuerza por promover un sistema de comercio internacional libre y más justo.

Desde 1957, cuando se formó la antecesora de la UE compuesta por seis países, la UE se ha ampliado de forma significativa, y las mayores adhesiones se produjeron tras la caída del comunismo en Europa Central y Oriental. El atractivo de la adhesión a la UE y la estabilidad política y económica que aporta han supuesto que muchos países aspiren a adherirse a ella, si bien para ello deben superar primero las duras pruebas de adhesión a la UE, en particular en lo referente a la democracia y el Estado de Derecho.

Secciones editoriales: