Development Cooperation

La rentrée 2020: la hora decisiva para la política exterior de la UE

26/08/2020 - 19:57
From the blog

26/08/2020 - La política exterior nunca se detiene. Sin embargo, este verano ha sido excepcionalmente ajetreado, con una serie de crisis aparentemente interminables: en el Líbano, Bielorrusia, Mali y el Mediterráneo Oriental. En la reunión informal de Gymnich en Berlín (27-28 de agosto) debemos forjar un camino común para avanzar. Es a la vez urgente y factible reforzar la influencia internacional de Europa.

 

Uno de los grandes acontecimientos del verano fue la devastadora explosión en el Líbano el 4 de agosto. Las imágenes eran casi apocalípticas. La explosión dejó al menos 220 muertos, con miles de heridos y personas sin hogar, 15.000 millones de euros en daños. Envió ondas de choque no sólo a través del puerto de Beirut, sino también al sistema político del país. Expuso profundas fallas en su gobernanza en términos de "captura del Estado" con élites responsables de la corrupción y la mala gestión. Estas fallas ya se conocían de antemano y COVID-19 ya había aumentado la urgencia de adoptar reformas.

Ahora ya no se puede negar esta urgencia. Como UE, hemos demostrado nuestra solidaridad con el pueblo libanés en su hora de máxima necesidad. Ese fue el mensaje de los presidentes Macron y Michel cuando viajaron a Beirut. Seguiremos apoyando al Líbano, con suministros humanitarios a corto plazo, pero también con asistencia macrofinanciera, en cooperación con el FMI. Pero todo esto requerirá profundas reformas en la forma de dirigir el país políticamente: necesitamos un nuevo acuerdo político, que por supuesto será acordado por el pueblo libanés.

Luego, el 9 de agosto tuvimos las elecciones presidenciales en Bielorrusia. Siempre supimos que el régimen de Lukashenko no permitiría unas elecciones totalmente libres y justas. Pero su reelección anunciada con el 80% de los votos, a pesar de muchos indicios de lo contrario, fue un rechazo flagrante del deseo de cambio de los bielorrusos. Lo que es peor es que el régimen ha elegido responder a las manifestaciones masivas con represión: violencia policial y detenciones masivas.

De una forma impresionante, la gente en Bielorrusia ha salido a la calle una y otra vez en gran número, exigiendo el respeto de sus derechos democráticos.

Como UE hemos dejado claro que no reconocemos el resultado de estas elecciones y apoyamos plenamente estas aspiraciones democráticas; que sancionaremos a los responsables del fraude electoral y la violencia subsiguiente; y que se necesita urgentemente un diálogo político nacional. No podemos permanecer callados cuando nuestros conciudadanos europeos insisten en sus derechos democráticos y desean forjar su propio futuro; necesitan nuestro apoyo y el espacio para hacerlo por sí mismos. Este fue también mi claro mensaje al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, cuando hablé con él la semana pasada.

No podemos permanecer callados cuando nuestros conciudadanos europeos insisten en sus derechos democráticos y desean forjar su propio futuro; necesitan nuestro apoyo y el espacio para hacerlo por sí mismos

El 18 de agosto se produjo otra gran conmoción cuando se produjo un golpe militar en Mali, que depuso al Presidente y al Primer Ministro. Inmediatamente condené este golpe por inconstitucional, y la Unión Africana y la CEDEAO hicieron lo mismo. Fue un recordatorio más de las crisis profundas a las que se enfrentan el país y la región del Sahel (de gobernanza, seguridad y desarrollo). Un golpe de Estado nunca es la respuesta correcta, pero tenemos que pensar bien en cómo cambiar la forma en que nosotros, como UE, apoyamos a la población local, que ansía una seguridad duradera y un desarrollo económico inclusivo. 

A lo largo del verano la situación en el Mediterráneo Oriental se ha vuelto más tensa, con los buques turcos realizando trabajos sísmicos en aguas europeas. En julio, me desplacé a Grecia y a Chipre, así como a Turquía, y he permanecido en contacto constante durante todo el verano, incluso me reuní con el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía el 6 de agosto.

Nuestro objetivo principal es y sigue siendo mostrar una fuerte solidaridad con los Estados miembros de la UE que se encuentran amenazados, al tiempo que trabajamos para reducir las tensiones y permitir que el diálogo y las negociaciones aborden las cuestiones subyacentes, que son muy complejas e integradas. En agosto, los acontecimientos estaban tomando un cariz preocupante, con el riesgo de desencadenar un conflicto abierto. Tratamos este asunto en un Consejo de Asuntos Exteriores especial el 14 de agosto, seguido de un Consejo Europeo extraordinario el 19 de agosto. Acordamos enviar una clara señal de que Turquía necesitaba detener sus actividades de perforación ilegal y trabajar para rebajar la tensión, subrayando que todas las opciones están sobre la mesa.

Debemos definir una estrategia firme y equilibrada a largo plazo para las relaciones entre la UE y Turquía, basada en primer lugar en la solidaridad con los Estados miembros más interesados, pero también sabiendo que la diplomacia sólo puede funcionar si todas las partes invierten en el fomento de la confianza.

Las relaciones entre la UE y Turquía son complejas y multifacéticas: Turquía es un vecino y socio importante para Europa en muchos campos; un aliado crucial en la OTAN; y ambas partes quieren mantener un marco de cooperación en materia de migración. Pero la dinámica interna de Turquía y su papel regional son cada vez más problemáticos con aseveraciones del poder turco, también en Siria, Libia y otros lugares.

Debemos definir una estrategia firme y equilibrada a largo plazo para las relaciones entre la UE y Turquía, basada en primer lugar en la solidaridad con los Estados miembros más interesados, pero también sabiendo que la diplomacia sólo puede funcionar si todas las partes invierten en el fomento de la confianza.

La reunión de Gymnich y la forma de aumentar la influencia de la UE

La forma en que nos posicionamos en estos importantes temas y crisis geopolíticas se discutirá con los Ministros de Asuntos Exteriores de la UE en la próxima reunión 'Gymnich', ayer jueves y hoy viernes en Berlín. Esta es una reunión informal, que se celebra dos veces al año, donde discutimos sin la presión de tener que tomar decisiones formales. Deberíamos dar un paso atrás y reflexionar más profundamente sobre cómo enfocar nuestras relaciones generales con Turquía, con Rusia, nuestro compromiso en el Sahel y cómo podemos reforzar la autonomía estratégica de la UE en el mundo post-pandémico. Ya he expuesto mi opinión de que Europa debería posicionarse como un "socio de elección" para los demás. Con principios, pero sin dogmatismo. Abierto, pero no débil. Progresista, pero no ingenuo. Listo para actuar multilateralmente siempre que podamos y autónomamente si es necesario.

A los nueve meses del mandato, creo que existe una conciencia compartida de la gravedad de los retos a los que se enfrenta Europa, tanto en nuestra vecindad como en las tendencias más amplias que nos rodean. Es evidente que nos enfrentamos a actores más asertivos, algunos con una mentalidad imperial: la determinación de desplegar todas las formas de poder a escala mundial. Sin embargo, a decir verdad, nuestras respuestas europeas no siempre van a la par. No siempre somos lo suficientemente claros, o rápidos, o actuamos con suficiente impacto y consistencia.

Intelectualmente, hay generalmente un acuerdo con este diagnóstico. Pero cuando se trata de cambiar las cosas, la política a menudo se interpone. Es el conocido problema de los 27 puntos de vista y la necesidad de la unanimidad. Esto produce una política exterior y de seguridad de la UE de "sustantivos fuertes y verbos más bien débiles", como solía decir el antiguo Comisario de Relaciones Exteriores Chris Patten. Una política que tiene un alto contenido retórico, pero cuando se trata de los recursos financieros correspondientes, no siempre ponemos nuestro dinero donde hace falta.

No podemos cambiar las grandes tendencias mundiales, pero podemos cambiar la forma en que respondemos a ellas

El punto positivo aquí es que estas limitaciones vienen autoimpuestas. No podemos cambiar las grandes tendencias mundiales, pero podemos cambiar la forma en que respondemos a ellas. En nuestra toma de decisiones, cada país puede bloquear en última instancia cualquier posición o acción de la UE. Eso es poder negativo. Si cada uno se sienta en su posición y espera que el resto del grupo converja en sus puntos de vista, esa no es la forma que nos ayuda a moldear el mundo o a establecer la agenda. Para eso, se necesita poder positivo. Al invertir más en la unidad, todos los Estados Miembros ganarían en influencia, porque al ralentizar las cosas o debilitar nuestra capacidad de actuar, también se perjudican a sí mismos.

En la UE, lo que importa no es cómo se inicia un debate, con una gama de puntos de vista entre 27 países, cada uno con sus propias historias e intereses diferentes. Lo que importa es cómo termina un debate, con una visión común sobre lo que hay que hacer y un compromiso de poner recursos a disposición.

Si somos capaces de combinar la unidad del Consejo con las capacidades de la Comisión y el SEAE, la UE puede tener un impacto real, actuando como una verdadera potencia. Haré todo lo que pueda en la reunión de Gymnich y más allá para construir la unidad necesaria entre los Estados miembros para hacer justamente eso.

 

Secciones editoriales: