European Union External Action

Hacia una UE más fuerte en seguridad y defensa

19/11/2018 - 16:26
News stories

En los últimos años, los retos mundiales han pasado a ser no solo más numerosos, sino también más complejos, multidimensionales e inestables. En la Estrategia Global sobre Política Exterior y de Seguridad de la UE, que se presentó en junio de 2016, se destaca el fuerte vínculo que existe entre la seguridad exterior y la seguridad interior de la UE en un entorno geopolítico cambiante. Ningún país puede hacer frente individualmente a la aparición de estas amenazas y, en cuanto a la seguridad se refiere, los intereses de todos los Estados miembros están ligados inextricablemente. Esta es la razón por la que la UE está creando condiciones que permitan a los Estados miembros colaborar entre sí más estrechamente en materia de defensa.

¿Por qué hace falta más UE en el ámbito de la seguridad y la defensa?

La UE tiene que estar en condiciones de mirar por sus propios intereses de seguridad. Elevar la aspiración a colaborar en materia de defensa supone una clara respuesta a las expectativas de nuestros socios mundiales de que podamos reaccionar a las crisis de forma rápida y eficaz. Y lo que es más, esta filosofía responde también a las expectativas de la mayoría de los 500 millones de ciudadanos de la UE, que desean más seguridad y estabilidad y una respuesta coordinada de la UE a las amenazas actuales (véanse asimismo las últimas encuestas del Eurobarómetro). En este contexto, la defensa no es sino un elemento más de la singular panoplia de instrumentos que posee la UE. Ahora bien, se trata de un instrumento que en gran medida se ha descuidado en las últimas décadas y que va a resultar crucial para proteger los intereses actuales de Europa (y aún más los futuros).

Dotar mejor el conjunto de instrumentos de la UE para la gestión de crisis

La UE y sus Estados miembros han instaurado una serie de medidas e instrumentos nuevos para aumentar la eficacia de sus actuaciones: por ejemplo, nuevas estructuras de mando para las misiones de formación militar, o políticas tendentes a reforzar la dimensión civil de la política común de seguridad y defensa (PCSD). Al mismo tiempo, se han consolidado los cimientos que permiten desarrollar y fortalecer continuamente las capacidades de seguridad y defensa. Así, la colaboración y la coordinación son dos aspectos primordiales del planteamiento de la UE.

La UE debe asumir la responsabilidad estratégica de actuar sola cuando resulte necesario, y con sus socios siempre que sea posible. Por eso la Unión está intensificando su cooperación con otros socios internacionales como la OTAN o las Naciones Unidas.

Misiones y operaciones civiles y militares dirigidas por la UE (SEAE)

En la actualidad, la UE lleva a cabo seis misiones y operaciones militares en tierra y mar para contribuir a crear un entorno seguro, combatir la piratería o desmantelar las redes de traficantes. A fin de intensificar la coordinación y la cooperación sobre el terreno, en 2017 se estableció un centro único de mando para las misiones de formación militar de la UE (la Capacidad Militar de Planificación y Ejecución), que actualmente operan en Mali, Somalia y la República Centroafricana. Por otra parte, el Fondo Europeo de Apoyo a la Paz, un nuevo fondo creado fuera del presupuesto plurianual de la UE, posibilitará la financiación de actuaciones de la política exterior y de seguridad común (PESC) que tengan repercusiones militares o de defensa, permitiendo así una flexibilidad y eficacia mayores en las operaciones realizadas en el exterior.

Pero las misiones militares no son sino uno de los elementos del conjunto de instrumentos de que dispone la UE para afrontar los complejos retos de seguridad actuales. También ha enviado a países socios diez misiones civiles para prevenir conflictos y apoyar la creación de capacidad en los ámbitos del imperio de la ley y la reforma del sector de la seguridad. Los Estados miembros han reconocido el papel crucial que desempeñan las misiones civiles de la PCSD para afrontar los problemas de seguridad, como la delincuencia organizada, el terrorismo o las amenazas híbridas, y así decidieron en 2018 seguir reforzando la dimensión civil de la PCSD mediante el denominado «pacto sobre la vertiente civil de la PCSD».

map csdp es 2018
map csdp es 2018
Image available in EN, DE, ES, IT, PL, FR, PT
 

Nuevos marcos, instrumentos y medios para reforzar la cooperación de los Estados miembros de la UE en materia de defensa

Un ejemplo importante del progreso realizado es la Cooperación Estructurada Permanente (CEP), consistente en un marco de la UE que permite a los Estados miembros colaborar en proyectos concretos de defensa y seguridad. De los veintiocho Estados miembros, veinticinco se han sumado a la CEP y han asumido compromisos vinculantes. Hasta la fecha son 34 los proyectos presentados por grupos de Estados miembros y adoptados por el Consejo. Los Estados miembros interesados están trabajando en común para potenciar o realizar formación y maniobras militares, capacidades militares por tierra, mar y aire, así como el ámbito (cada vez más importante) de la ciberdefensa.

pesco projects
pesco projects

Otra parte importante de la plataforma de colaboración de la UE sobre defensa es la revisión anual coordinada de la defensa. A través de ella, los Estados miembros ponen en común sus planes de gasto en defensa, a fin de detectar insuficiencias, aumentar la coherencia y poder conseguir mejoras importantes en eficacia y ahorro. Además, mediante la creación del Fondo Europeo de Defensa los Estados miembros cofinanciarán por primera vez proyectos conjuntos de investigación y desarrollo de capacidades militares. En conjunto, Europa ocupa el segundo lugar del mundo en gasto militar. Estos nuevos mecanismos contribuirán a desarrollar capacidades comunes más eficaces y a que también lo sea su utilización.

pesco structure
pesco structure

La movilidad militar es otro logro reciente basado en una mayor colaboración, no solo entre los Estados miembros de la UE, sino también con los aliados de la OTAN. Ya sea a efectos de maniobras militares, formación conjunta o preparación de misiones a países terceros, la movilidad de las fuerzas armadas de los Estados miembros de la UE resulta crucial para sumar su potencial y para el desempeño de sus funciones.

La UE está tomando asimismo medidas concretas para hacerse más adaptable, por ejemplo mejorando su capacidad de detectar, analizar y responder a amenazas híbridas a través del Centro de Excelencia para la Lucha contra las Amenazas Híbridas o de la Escuela Europea de Seguridad y Defensa, que ha puesto en marcha una plataforma informática para potenciar las capacidades de ciberseguridad en toda Europa.

Colaborar con la OTAN en interés mutuo

La cooperación UE-OTAN constituye un pilar integrante de las actividades de la UE destinadas a reforzar la seguridad y la defensa europeas, en el marco de la aplicación de la Estrategia Global de la UE. Contribuye asimismo al reparto transatlántico de la carga. Una UE más fuerte y una OTAN más fuerte se refuerzan mutuamente.

En este contexto, ambas organizaciones han intensificado considerablemente su colaboración. Tras una declaración conjunta de 2016, en los Consejos de la UE y de la OTAN celebrados en diciembre de 2016 y de 2017 se ratificaron conjuntos de propuestas comunes. Actualmente se están llevando a cabo en total 74 acciones en varias zonas, y en los sucesivos informes de situación se destaca la rapidez de los avances y el valor añadido de la colaboración entre la UE y la OTAN.

Image available in EN, DEESITPLFR, PT