European Union External Action

Discurso pronunciado por el Excmo. Sr. Herman Portocarero, Embajador de la UE en Cuba, en el acto inaugural del stand de la Delegación de la UE en FIHAV 2016

Bienvenidos todos.

Agradecemos la presencia de la viceministra Iliana Nuñez del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, y de otras personalidades asistentes.

La Unión Europea siempre se presenta en la FIHAV con un espacio modesto porque somos una presencia complementaria a la de los Estados Miembros, cada año más visibles y más activos.

Sin embargo, en un momento en el que la UE y Cuba se preparan para firmar, probablemente en diciembre, un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación de alcance muy amplio, la bandera europea aquí es mucho más que simbólica.

Una feria como la FIHAV tiene que ser un momento de optimismo y de confianza en el futuro. No nos faltan desafíos y retos económicos y sociales. Pero reafirmamos la gran voluntad de Europa de mantenerse como uno de los más importantes inversionistas y socios comerciales de Cuba.

Con muchos de los Estados Miembros representados en Cuba por sus embajadas y aquí, en la feria, por sus empresas, las cifras de los intercambios comerciales crecen de manera sustancial.

Pero tenemos desafíos específicos: mejorar el balance comercial con la UE más a favor de las exportaciones cubanas, y dar un gran paso del comercio bilateral a la inversión, especialmente en las infraestructuras públicas. Ambas cosas requieren de decisiones políticas en el campo de la diversificación económica, del crecimiento de sectores de gran potencialidad y del sector financiero.

Saludo la presencia aquí de nuestro colega Philippe Szymczak, representante del Banco Europeo de Inversiones, en un momento que también esperamos firmar pronto con Cuba un acuerdo marco sobre el papel que el BEI puede tener en facilitar el acceso al crédito para la gran inversión pública.

Para regresar al tema del comercio bilateral…  La presencia masiva de empresas europeas puede ilustrar que ya son no solo las empresas más grandes las que se interesan por el mercado cubano, sino cada vez más las pequeñas y medianas, las cuales son en la UE el motor verdadero de la economía y –más importante todavía– también del empleo.

Esperamos en el marco de la cooperación bilateral entre Cuba y la UE seguir apoyando la actualización económica, incluso en los sectores no estatales y para beneficio de las empresas de todo tamaño.

Cada Estado requiere del dinamismo de la sociedad para el crecimiento económico, el cual,  a su vez, es la condición necesaria para los ingresos del Estado que solo pueden mantener el sector social y el bienestar de todos.

Con eso repetimos otra vez más el lema que nos ha inspirado desde hace ya varios años: compartimos muchos desafíos y podemos lograr mucho en los diálogos que ya tenemos y que tendremos en el futuro.

Muchas gracias.

Editorial Sections: