European Union External Action

África y Europa: ante las oportunidades y los retos comunes, construyamos respuestas comunes

24/10/2021 - 21:35
From the blog

24/10/2021 — Blog del AR/VP — Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Africana y de la Unión Europea se reunirán el martes 26 de octubre en Kigali (Ruanda) para preparar la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de ambos continentes, que se celebrará a principios de 2022. Mi objetivo es claro: lograr que nuestra asociación dé un salto cualitativo sin precedentes. Mi visita también reforzará las buenas relaciones entre la Unión Europea y Ruanda.

«La COVID-19, el cambio climático, el terrorismo... Existen muchos retos que amenazan tanto a África como a Europa. Para hacerles frente, tenemos que lograr que nuestra asociación dé un salto cualitativo».

 

Esta primera misión a Ruanda como Alto Representante y Vicepresidente será ante todo la ocasión de rendir homenaje en el Memorial del Genocidio de Kigali y visitar el proyecto Interpeace en Bugesera, apoyado por la Unión Europea en cooperación con Suecia, que se ocupa de la reconciliación y la atención postraumática. El genocidio contra los Tutsis, que provocó casi un millón de muertes, nos recuerda que el objetivo inicial de la integración europea, es decir, la prevención de la guerra en nuestro continente y la contribución a la paz en el resto del mundo, debe seguir siendo uno de los fines fundamentales de nuestra actuación. La comunidad internacional no logró en 1994 impedir este genocidio, algo que nunca más debe repetirse.

 

«Un cuarto de siglo después del genocidio, los avances de Ruanda en materia de reconciliación, reducción de la pobreza, salud, educación o igualdad de género son notables».

 

Un cuarto de siglo después del genocidio, los avances de Ruanda en materia de reconciliación, reducción de la pobreza, salud, educación o igualdad de género son notables. Hablaremos con el Presidente Kagame y con las autoridades del país sobre el papel cada vez mayor de Ruanda en los diferentes escenarios de crisis en el continente. Y de nuestra lucha común contra la COVID. Ruanda es uno de los tres países africanos para los que existe un programa bilateral de apoyo a la producción de vacunas. Como primer paso, la UE ayudará a la Autoridad de Alimentos y Fármacos de Ruanda (RFDA) a mejorar su capacidad, una condición que permitirá el posterior establecimiento de unidades de producción de vacunas y otros medicamentos en el país.

La otra parte de mi misión se dedicará a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Africana y de la Unión Europea, que copresidiré junto con el Viceprimer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores de la República Democrática del Congo, Christophe Lutundula Apala Pen’Apala.

 

«La COVID-19, el cambio climático, el terrorismo... Existen muchos retos que amenazan tanto a África como a Europa. Solo juntos podremos hacerles frente. Nuestra cooperación debe inspirarse en la divisa olímpica "más rápido, más alto, más fuerte"».

 

«La COVID-19, el cambio climático, el terrorismo... Existen muchos retos que amenazan tanto a África como a Europa. Pero también se abren innumerables oportunidades ante nosotros. Sabemos desde hace tiempo que solo podremos avanzar mejor y más rápido si lo hacemos juntos, pero ahora existe una necesidad urgente de acelerar nuestro paso, basándonos en el lema olímpico "más rápido, más alto, más fuerte". Ser más fuertes en la escena mundial y tener miras más altas, para llevar a cabo conjuntamente proyectos concretos, innovadores y transformadores. Por eso quiero que trabajemos juntos.

La pandemia de COVID-19 ha afectado profundamente a nuestros dos continentes. Para superarla, la única solución es generalizar la vacunación. Esto requiere un acceso equitativo a las vacunas para todos y en todo el mundo. Lamentablemente, todavía estamos muy lejos de ello, especialmente en África. Tenemos que contribuir de forma más activa a reducir esta diferencia. Los Estados miembros de la UE se han comprometido a acelerar las entregas de vacunas, en particular a través del mecanismo COVAX y del mecanismo de protección civil de la UE. Es urgente que, ahora, las promesas se conviertan en hechos. Sin embargo, no basta con tener vacunas, sino que también debemos ser capaces de administrarlas en buenas condiciones, y para lograrlo, la Unión Europea ha puesto a disposición 100 millones de euros. 

 

«Para combatir la COVID-19, es preciso generalizar la vacunación. Esto requiere un acceso a las vacunas para todos y en todo el mundo. Todavía estamos muy lejos de ello, especialmente en África. Tenemos que contribuir de forma más activa a reducir esta diferencia».

 

La pandemia también ha puesto de relieve las importantes disparidades en la producción de vacunas y medicamentos a escala mundial. Ni Europa ni África pueden seguir dependiendo tanto de agentes externos para una producción tan vital. Las vacunas para África deben ser fabricadas en África y por África. Es por ello por lo que la Unión Europea se ha comprometido, en el marco del «Equipo Europa» que aúna a sus Estados miembros y al Banco Europeo de Inversiones (BEI), a dedicar 1 000 millones de euros al desarrollo de la producción de vacunas y otros medicamentos en África, en particular en Senegal, Ruanda y Sudáfrica. En Kigali, debatiremos cómo incrementar esta capacidad de producción africana lo antes posible. También debemos seguir trabajando para generalizar los certificados de vacunación con el fin de facilitar la movilidad entre nuestros dos continentes.

La pandemia amenaza la recuperación económica, especialmente en África

Por otra parte, esta pandemia amenaza la recuperación económica emprendida en las últimas décadas y, en particular, en África. Nosotros apoyamos plenamente los esfuerzos realizados por el G-20 para aliviar la deuda de nuestros socios africanos. Sin embargo, es necesario intensificarlos y asegurarse de que todos los acreedores se impliquen.

También queremos colaborar estrechamente con África en la lucha contra el cambio climático. Europa, que tiene una responsabilidad importante en este fenómeno, está realizando esfuerzos sustanciales para limitar sus emisiones de gases de efecto invernadero. La mayoría de los países africanos emiten pocos gases de efecto invernadero, pero ya se ven afectados de manera desproporcionada por el cambio climático. En los últimos años, la UE ya se ha movilizado para ayudar a África a adaptarse a él, especialmente a través del proyecto de gran muralla verde contra la desertificación, pero tendremos que incrementar considerablemente este esfuerzo en el futuro. También debemos aunar fuerzas para que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) sea un éxito. Juntos representamos el 40 % de las Naciones Unidas, y juntos podemos encaminar al mundo hacia un desarrollo más justo y sostenible. 

 

«Tenemos que aunar fuerzas para que la COP26 sea un éxito. Juntos representamos el 40 % de las Naciones Unidas, y juntos podemos encaminar al mundo hacia un desarrollo más justo y sostenible». 

 

Siempre que respete las libertades y no se ponga al servicio de ambiciones hegemónicas, la transición digital también permite acelerar el desarrollo económico, fomentando al mismo tiempo la inclusión de todos, en particular en las zonas rurales. Los jóvenes, particularmente numerosos en África, pueden y deben ser motores fundamentales de esta transición ecológica y digital. De ahí la importancia de su acceso a una educación de calidad y su participación efectiva en la vida política, social y económica. 

 

«África y Europa se enfrentan a graves amenazas comunes: el terrorismo, la trata de seres humanos, el tráfico de animales y de drogas, la piratería y la ciberdelincuencia. Estas plagas solo pueden superarse mediante una estrecha coordinación internacional».

 

Por último, África y Europa se enfrentan a graves amenazas comunes: el terrorismo, el extremismo, los tráficos de todo tipo, la piratería y la ciberdelincuencia. Estas plagas solo pueden superarse mediante una estrecha coordinación internacional. 

La paz y la seguridad son pilares fundamentales de nuestra alianza, ya que la inestabilidad y la inseguridad en África tienen necesariamente un impacto en Europa. En este ámbito, la UE mantiene desde hace tiempo un compromiso en África, con África y para África. En estrecha coordinación con la Unión Africana, la UE pone de esta forma sus fuerzas al servicio de «soluciones africanas a los problemas africanos» en Somalia, el Sahel, la República Centroafricana y Mozambique.

 

«La paz y la seguridad son pilares fundamentales de nuestra alianza, ya que la inestabilidad y la inseguridad en África tienen necesariamente un impacto en Europa. En este ámbito, la UE mantiene desde hace tiempo un compromiso en África, con África y para África».

 

Pero, como ha subrayado recientemente el Presidente Kagame, «ninguna financiación externa ni despliegue de tropas puede crear una paz duradera si la gobernanza no está en el centro de la acción». Además de las intervenciones ligadas estrictamente a la seguridad, debemos encontrar formas de articular con mayor eficacia el diálogo político entre los actores implicados, la lucha contra la corrupción, el respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho, el restablecimiento de los servicios públicos y el desarrollo económico.

No estamos de acuerdo en todo, pero estamos de acuerdo en lo esencial.

En conclusión, en un mundo en el que los valores democráticos en los que se basan tanto la Unión Africana como la Unión Europea se ven cada vez más amenazados, necesitamos reforzar urgentemente nuestra cooperación. Tenemos que ofrecer resultados concretos a nuestros ciudadanos tanto en el ámbito de una recuperación económica sostenible e inclusiva como en los de la transición ecológica y el acceso a la energía, la transformación digital, el desarrollo humano, la paz y la buena gobernanza, así como de la migración y la movilidad. No estamos siempre de acuerdo en todo, pero estamos de acuerdo en lo esencial. Y eso basta para que nuestra alianza pueda dar ese salto cualitativo sin precedentes del que también podría beneficiarse el resto del mundo.

 

 

Autor