European Union External Action

Afganistán: ¿podemos evitar un colapso peligroso?

03/10/2021 - 09:54
From the blog

3/10/2021 — Blog del AR/VP — Afganistán se encuentra inmerso en una grave crisis humanitaria y está cerca del colapso socioeconómico, lo que sería peligroso para los afganos, la región y la seguridad internacional. Qatar, que mantiene contactos abiertos con los talibanes, es un actor influyente en relación con Afganistán. Durante mi estancia en Doha, hablamos sobre cómo evaluar las acciones de los talibanes y evitar el colapso de Afganistán.

«Debemos evitar un colapso socioeconómico en Afganistán. Los talibanes deben permitir a la comunidad internacional ayudar al pueblo afgano».

 

Cuando los talibanes tomaron el poder en Afganistán, casi toda la atención se centró en la evacuación de nuestros ciudadanos y de aquellos afganos que se sentían amenazados y deseaban abandonar el país. Hasta la fecha, se ha puesto a salvo a alrededor de 120 000 personas, entre las que se incluyen personal local y personas a las que hemos formado, como juezas. Esta operación dista de haber concluido, a pesar de la gran labor de los Estados miembros de la UE, de los aliados de la OTAN y de nuestra cooperación con Pakistán, Qatar y otros países. El pasado jueves visité un centro de acogida de refugiados en Doha, donde pude comprobar de primera mano los esfuerzos que se están realizando.

Durante mi visita a Qatar, hablé sobre la situación en Afganistán, en todos sus aspectos, con el Emir, con el viceprimer ministro/ministro de Asuntos Exteriores y con el consejero de Seguridad Nacional. Su opinión preponderante es que debemos promover la cooperación de los talibanes para influir en su comportamiento y sus decisiones. Por el momento, las «peticiones» de los talibanes parecen girar en torno al reconocimiento, la liberación de activos inmovilizados y el levantamiento de las sanciones de las Naciones Unidas. Si queremos ejercer influencia sobre los nuevos dirigentes, necesitamos algún tipo de hoja de ruta que establezca de forma clara cuáles son nuestros criterios y nuestras expectativas, y cuáles los pasos que se deben dar.

 

«Debemos contar con personas sobre el terreno en Afganistán, además de nuestros trabajadores humanitarios. La cuestión no es si la UE debe tener una presencia mínima, sino cuándo y cómo».

 

Lo que está claro también es que necesitamos contar con personas sobre el terreno en Afganistán, además de nuestros trabajadores humanitarios. Por lo tanto, la cuestión no es si la UE debe tener una presencia mínima, algo en lo que todos los Estados miembros coinciden, sino cuándo y cómo. Estamos trabajando en posibles opciones, teniendo en cuenta la situación de seguridad. Hemos llevado a cabo una misión exploratoria con funcionarios del SEAE y evaluaremos ahora los próximos pasos.

Hay muchos indicios que muestran que la situación en el país está empeorando. Por ejemplo, hemos visto cómo se ha formado un gobierno provisional que no es ni inclusivo ni representativo. Además, hemos recibido informes según los cuales se está excluyendo a mujeres y niñas de las escuelas y universidades, lo que contradice las garantías iniciales de los talibanes. Como dijo el ministro de Asuntos Exteriores qatarí en nuestra rueda de prensa, el comportamiento de los talibanes en cuanto a la exclusión de las niñas de la educación ha sido muy decepcionante. Como se puede ver en el siguiente gráfico, la educación de las niñas ha sido uno de los mayores logros de los últimos veinte años, y no debe perderse.

Escolarización en enseñanza primaria, mujeres (% total)

Fuente: Banco Mundial

La situación económica es grave, lo que podría empeorar la crisis humanitaria que ya se está produciendo. Afganistán es uno de los países más pobres del mundo, con más de un tercio de la población que vive con menos de dos USD al día. Hace años que depende en gran medida de la ayuda exterior: en 2020, la ayuda internacional representó el 43 % del PIB del país y el 75 % de los sueldos de los funcionarios procedió de la ayuda exterior. En particular, la ayuda se utilizó para financiar un déficit comercial de alrededor del 30 % del PIB. Afganistán tiene que importar casi todos los productos industriales, todos los combustibles fósiles y una gran parte del trigo necesario para alimentar a un país que dista mucho de ser autosuficiente y que se ha visto gravemente afectado por las sequías.

Ayuda oficial al desarrollo neta y ayuda oficial recibida (en USD)

Fuente: Banco Mundial

 

Desde que los talibanes tomaron el poder, la UE ha decidido aumentar la ayuda humanitaria de 57 millones EUR a 200 millones EUR y, junto con nuestros Estados miembros, hemos comprometido 677 millones EUR para ayudar a los millones de afganos que están sufriendo.

 

«Hemos aumentado nuestra ayuda humanitaria, pero, al mismo tiempo, hemos suspendido nuestra ayuda al desarrollo».

 

Sin embargo, al mismo tiempo, hemos suspendido nuestra ayuda al desarrollo, al igual que han hecho nuestros Estados miembros y socios afines. Asimismo, el FMI y el Banco Mundial han suspendido por el momento el acceso de Afganistán a sus programas debido a la incierta legitimidad del nuevo Gobierno afgano. Además, las nuevas autoridades no tienen acceso a 9 000 millones USD mantenidos en activos inmovilizados en reservas del banco central, depositados principalmente fuera del país, sobre todo en la Reserva Federal de Estados Unidos. Por último, la retirada de fuerzas y civiles extranjeros del país ha privado a muchos afganos de importantes fuentes de ingresos. 

Esta situación está provocando una rápida devaluación de la moneda afgana y una elevada inflación: todo indica que los precios de los alimentos han aumentado al menos un 50 % desde que los talibanes tomaron el poder. El sistema bancario afgano permanece en gran medida paralizado, lo que hace imposible que los ciudadanos puedan retirar dinero de sus cuentas, mientras que el sistema sanitario, que era muy dependiente de las ONG y de la ayuda exterior, se encuentra al borde del colapso. Si esta situación continúa, y ante la próxima llegada del invierno, puede convertirse en una catástrofe humanitaria. La desesperación puede llevar a las personas a huir del país, creando un movimiento migratorio masivo que afectaría a los Estados vecinos que ya acogen a más de tres millones de refugiados afganos.  

 

«Hemos establecido cinco criterios para reanudar las relaciones con el nuevo Gobierno afgano».

 

La cuestión es qué debemos hacer Europa y nuestros socios internacionales. Por ejemplo, ¿qué podríamos hacer en ámbitos como la salud y la educación? Naturalmente, esto va a depender del comportamiento del nuevo régimen afgano. Por nuestra parte, hemos establecido cinco criterios para reanudar nuestras relaciones con el nuevo Gobierno afgano . Necesitaremos ejercer una condicionalidad firme en relación con estos criterios, y en particular en materia de derechos humanos. Este «enfoque de hoja de ruta» coincide con lo que Qatar está intentando llevar a cabo, como subrayaron mis interlocutores.

De hecho, Qatar desempeña un papel clave por lo que respecta a Afganistán, pues es en Doha donde se encuentra la oficina política de los talibanes, allí se mantienen contactos abiertos con las nuevas autoridades y Qatar Airways es una de las pocas compañías aéreas civiles que vuelan a Kabul.

Durante mis reuniones, los interlocutores cataríes explicaron que el objetivo de sus contactos con los talibanes era el de moderar su comportamiento, por ejemplo, en relación al acceso de las niñas a la educación, algo que, por supuesto, no es incompatible con el islam. También hablamos de la necesidad de ayudar a aquellas personas que aún desean abandonar Afganistán, y expresé nuestra satisfacción por la ayuda de Qatar a este respecto y por los esfuerzos para reabrir el aeropuerto de Kabul.

 

«Debemos evitar un colapso socioeconómico en los próximos meses. Para ello, es preciso que la comunidad internacional pueda ayudar al pueblo afgano».

 

Y, lo que es más importante, coincidimos en que es necesario evitar un colapso socioeconómico en los próximos meses. Esto requiere ante todo que los talibanes adopten una serie de medidas que permitan a la comunidad internacional ayudar al pueblo afgano. Con la reanudación de los vuelos humanitarios, es necesario por ejemplo que las mujeres que trabajan en las Naciones Unidas y otras organizaciones puedan realizar su trabajo. Animé a mis interlocutores cataríes a seguir utilizando sus contactos privilegiados con los talibanes para tratar de evitar el peor escenario, y subrayé que la UE seguirá trabajando en pos de este objetivo.

 

 

 

Autor