European Union External Action

Reunión de Alto Nivel para la conformación de la Mesa Técnica de Cooperación Internacional de la Frontera Norte

11/03/2021 - 19:36
Voices and views

Palabras del Embajador de la Unión Europea en Ecuador, Charles-Michel Geurts - 10 de marzo 2021

 

La zona fronteriza del norte de Ecuador muestra una realidad marcada por bajos índices de desarrollo, déficit en la cobertura de servicios básicos y debilidad institucional con baja articulación. En este escenario, la Unión Europea y sus Estados Miembros brindan un apoyo continúo al Gobierno para impulsar sus planes de desarrollo para la zona. Muestra de ello, en 2019 se inició el “Programa Frontera Norte, territorio de Desarrollo y Paz”, que cuenta con un aporte europeo de USD 28 M, ejecutados a través de las agencias de cooperación de España y Alemania, ACNUR y tres agencias de las Naciones Unidas (OIM, UNFPA y UNDOC), en conjunto con la Mancomunidad Norte, los gobiernos locales y las comunidades fronterizas.

En los dos años de implementación, se han conseguido importantes avances. Gracias a ACNUR se diseñó, junto con la Defensoría del Pueblo, un sistema de alerta temprana para todo tipo de violación de derechos humanos. Este sistema pasará a la fase de validación y estará listo para ser replicado en todo el territorio ecuatoriano en los próximos meses. Durante la emergencia en colaboración con Ministerio de Salud Pública se incluyó un eje de alerta epidemiológica con una estrategia de fortalecimiento y una línea de capacitación para vigilantes comunitarios con enfoque de derechos humanos, género y en atención a pueblos y nacionalidades.

A través de la Agencia de Cooperación Española (AECID) se está mejorando el acceso a agua potable y saneamiento en 8 comunidades rurales afectadas por los factores de riesgo fronterizo y por el Covid-19. El proyecto incluye comunidades indígenas con las cuales se tuvo que coordinar previamente con enfoque intercultural y socializar el plan de construcción para que la población no se sienta invadida.

Por otro lado, con la cooperación alemana (GIZ) se lleva a cabo un diagnóstico en Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos sobre el grado de vulneraciones de derechos con un enfoque especifico de género. Esta actividad ha sido desarrollada con apoyo de UNFPA, agencia que levantó una matriz de necesidades para optimizar las capacidades de las unidades de primera acogida y primera atención, que reciben los casos de violencia y los relacionados con salud sexual y reproductiva.

Si hablamos de frontera, claramente se incluye en la población meta a la población en movilidad humana. En este sentido, la UE a través de sus programas, está brindando apoyo legal para regularización de migrantes y refugiados; distribución de kits de emergencia; y apoyo psicosocial y de integración socio económica. El enfoque integral incluye también el apoyo a las comunidades de acogida fundamentales para una verdadera integración de los refugiados y migrantes.

Sin embargo, aunque todas estas acciones avanzan con resultados positivos, entendimos que era necesario un paso más allá para que su impacto sea efectivo y duradero. La inversión masiva de la UE ha atraído nuevos fondos como lo de Francia e Italia y de otros actores nacionales e internacionales. Esta concentración de fondos evidenció un nudo crítico que es la falta de articulación entre los donantes, y entre ellos y los gobiernos nacional y locales. La desarticulación conlleva el riesgo concreto de la dispersión de la ayuda y la no concentración en las zonas o sectores estratégicos.

En este marco la Unión Europea en su función de coordinador del Comité Directivo del Programa de Frontera Norte junto a ACNUR, AECID y GIZ expresó la necesidad de tener un espacio que permita la articulación entre los planes de desarrollo nacionales y locales, las diferentes políticas públicas existentes y las acciones de la cooperación internacional en las cuatro provincias.

De ahí que hoy nos encontremos firmando nuestro compromiso para la conformación de la Mesa Técnica de Cooperación Internacional para favorecer la construcción de actividades complementarias y no aisladas; para garantizar un modelo de cooperación eficiente y eficaz que tenga como objetivo común el desarrollo eficiente, inclusivo, justo y sostenible de estas comunidades garantizando el acceso y el gozo de los derechos humanos de sus pobladores.  

Tenemos una hoja de ruta clara y ambiciosa con los siguientes retos:

1)    Concertar y articular los programas, proyectos y acciones de cooperación internacional a los objetivos nacionales para la Zona de Frontera en base a criterios de equidad territorial y los instrumentos de planificación nacional y territorial.

2)    Diseñar e implementar un sistema de gestión de conocimiento e información de la cooperación internacional de la Frontera Norte.

3)    Implementar un sistema de monitoreo, seguimiento y evaluación de las intervenciones de cooperación internacional en la Frontera Norte.

Como Unión Europea insistimos fuertemente en la necesidad de este espacio y hoy nos comprometemos de la misma manera a apoyar a la Cancillería y la Mancomunidad Norte en las actividades de mapeo, análisis, participación y sistematización de los datos de nuestros programas en Frontera Norte.

Confiamos plenamente en que, una comunidad internacional organizada y articulada por el Gobierno con sus autoridades locales, puede crear realidades trasformadoras, para un mundo con igualdad de oportunidades para todos, en especial para los más vulnerados y vulnerables.

 

 

Bagian Editorial: