European Union External Action

La única manera de salir juntos de esta crisis es invertir en la idea de «una Europa Unida»

25/05/2020 - 21:33
From the blog

Para mí ha sido una alegría que mi amigo Heiko Maas me pidiese hablar en la ceremonia de apertura de la conferencia anual de embajadores alemanes, junto con la canciller Merkel. Era una oportunidad para destacar lo altas que son las expectativas, de cara a la inminente Presidencia alemana de la UE, de que guíe a Europa a través de esta crisis y consiga que salgamos más fuertes de ella.

La demanda de cooperación multilateral no había sido nunca tan grande, pero la oferta se está quedando corta.

En varios momentos de la historia de Europa Alemania ha desempeñado un papel crucial, ayudándonos a superar varias crisis. Por ejemplo, recuerdo con nitidez cómo una anterior Presidencia alemana de la UE, en 2007 –yo era entonces presidente del Parlamento Europeo– ayudó a Europa a alcanzar un acuerdo político para salir adelante tras el rechazo de la Constitución en los referendos de Francia y los Países Bajos. El fruto de ese acuerdo recibió el nombre de Tratado de Lisboa, y Alemania tuvo en él un destacado protagonismo.

Tres crisis en doce años

Desde entonces, hemos tenido una crisis financiera, una crisis del euro y también una crisis migratoria. Tres crisis en doce años son demasiadas para una Unión frágil. Y ahora Europa afronta otra crisis, una mucho mayor, de índole existencial.

Necesitamos abordarla en todos sus aspectos, dentro y fuera de la Unión. Recalqué ante los embajadores que las propuestas de la canciller Merkel y del presidente Macron para la recuperación son valientes, y eso es lo que Europa necesita. La pandemia es una crisis simétrica en su origen, pero asimétrica en sus consecuencias, ya que la capacidad presupuestaria de los Estados varía enormemente. Por ello, necesitamos invertir en soluciones comunes y poner en práctica una solidaridad real, basada en subsidios, e invertir en la economía del futuro, en la revolución verde y en la digitalización.

Este tipo de iniciativa francoalemana es más necesaria que nunca. Pero, al mismo tiempo, no es suficiente: necesitamos que toda Europa esté unida.

La demanda de cooperación multilateral nunca había sido tan grande

Tanto en mi discurso, como en el del ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas (enlace externo), hicimos alusión a cómo la COVID-19 está cambiando nuestro mundo, actuando en esencia como un gran acelerador de la historia, al reforzar tendencias que ya estaban antes presentes. Los analistas vienen hablando desde hace tiempo del fin de la hegemonía estadounidense y la llegada del siglo de Asia. Lo estamos viendo ahora con nuestros propios ojos.

Ambos subrayamos que la demanda de cooperación multilateral nunca había sido tan grande pero la oferta se está quedando corta. De hecho, esta es la primera gran crisis en décadas en la que los Estados Unidos no están liderando la respuesta internacional. Por doquier vemos rivalidades crecientes, en particular entre los Estados Unidos y China.

Nosotros, como Europa, tenemos que asumir nuestras responsabilidades en el ámbito multilateral (esta semana informaré en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre lo que la UE está haciendo) y en nuestra vecindad.

Durante la Presidencia alemana tendremos encuentros formales, como la Cumbre UE-África o la reunión de dirigentes de la UE-27 y China, en los que habremos de trabajar juntos para sustanciar nuestro objetivo de construir un enfoque geopolítico.

Equipo Europa y «Europa Unida»

Por todos estos motivos, necesitamos actuar como un Equipo Europa, o como una «Europa Unida», como la ha denominado mi amigo Heiko. Ello requiere a su vez confianza y terrenos de encuentro entre nosotros.

Sin embargo, demasiado a menudo somos incapaces de alcanzar un consenso porque los Estados miembros se aferran a sus perspectivas nacionales en lugar de entender que existe un interés común superior. Una respuesta de la UE, incluso si es imperfecta a ojos de algunos Estados miembros, es a menudo mejor que un clamoroso silencio.

Además, necesitamos que los recursos sean eficaces. Si se quiere una política exterior de la UE que obtenga resultados, tenemos que invertir todos en ella. Con medios políticos, pero también financieros. Recaerá en la Presidencia alemana el preparar un acuerdo sobre el próximo presupuesto de la UE.

En un momento crucial en la historia de Europa, habremos de invertir en una Europa ambiciosa. Una Europa que proteja a sus ciudadanos y el modelo en que se basa: la mejor combinación de libertad política, prosperidad económica y cohesión social de todo el planeta.