Misión de observación de la Unión Europea
Perú 2016

Una jornada electoral pacífica y ordenada culmina un proceso democrático

La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en Perú – 2016 ha presentado hoy en conferencia de prensa una declaración preliminar sobre la observación de la segunda elección presidencial.

La Misión ha presentado las siguientes conclusiones preliminares:

• La jornada electoral transcurrió pacífica y ordenadamente. Los peruanos pudieron acudir a las urnas sin impedimentos para emitir su voto. La ONPE manejó el conteo eficazmente, y el proceso de agregación de resultados, todavía en curso, procede de forma transparente;

• La segunda vuelta de la elección presidencial devolvió el protagonismo a los actores políticos, después de una primera vuelta caracterizada por la incertidumbre que generaron las tardías y ambiguas modificaciones a la Ley de Partidos Políticos. Fue una campaña de tono crispado, aunque rica en información, con tres debates organizados por el JNE que facilitaron un contraste detallado de los programas;

• La campaña electoral puso de manifiesto la falta de transparencia financiera y las limitaciones de las autoridades electorales para fiscalizar los ingresos y gastos de campaña de las organizaciones políticas, y para imponer sanciones efectivas;

• La libertad de prensa en el proceso electoral fue generalmente respetada. El monitoreo de medios revela que los dos candidatos tuvieron un amplio acceso a los medios de comunicación nacionales. Los medios estatales generalmente mantuvieron su imparcialidad, y los medios privados una pluralidad de líneas editoriales. En las dos últimas semanas, se incrementó tanto la cantidad como el tono negativo de la cobertura de Keiko Fujimori en los medios de comunicación privados;

• A la luz de lo observado en las dos vueltas electorales, la Misión de Observación de la Unión Europea (MOE UE) recomienda una reforma electoral profunda que fortalezca el proceso democrático. Esta reforma podría estar centrada en los siguientes puntos:

1. El fortalecimiento de los partidos políticos mediante una financiación pública efectiva y un refuerzo de las reglas de democracia interna supervisada por las autoridades electorales.

2. El otorgamiento a la autoridad electoral de los mecanismos y recursos necesarios para fiscalizar y transparentar de manera eficiente los ingresos y gastos público y privado de los partidos, fortaleciendo la cooperación con agencias del Estado competentes en la materia y el establecimiento de sanciones efectivas.

3. La determinación de la elegibilidad de partidos y candidaturas con antelación suficiente, para que no se suspenda el derecho a la participación política de los candidatos en plena campaña electoral, y el establecimiento de sanciones de carácter gradual por violaciones a la Ley de Partidos Políticos o a las normas de democracia interna, de manera que haya alternativas a una drástica e inmediata exclusión de partidos y candidatos.

Conferencia de prensa de presentación de la declaración preliminar de la segunda elección presidencial.
Secciones editoriales: