Liechtenstein

Libertad de creencias, libertad de religión: vivir sin temor

22/08/2021 - 07:30
News stories

En un mundo que sigue respondiendo a los efectos de la pandemia global, cada vez se ven más amenazados los derechos humanos de muchas personas que adhieren a una religión o tienen creencias humanistas o ateas. En el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia motivados por la Religión o las Creencias, la UE se solidariza con todas las víctimas de persecución, dondequiera que se encuentren.

 

Según reza el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

El mismo derecho se reafirma en el artículo 9 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Se trata de un derecho inequívocamente fundamental para todos los seres humanos. Sin embargo, a lo largo del tiempo y hasta el momento presente, hemos sido testigos de injusticias y actos de violencia cometidos contra otras personas por su religión, sus creencias o su ateísmo.

«Debe garantizarse a toda persona, sea cual sea su lugar de residencia, el derecho a tener, a no tener, a elegir o a cambiar, a practicar y a manifestar una religión o una creencia y a no sufrir discriminación por ello», declaró el alto representante de la UE, Josep Borrell, el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia motivados por la Religión o las Creencias.

La pandemia mundial ha tenido un impacto en el pleno disfrute del derecho a la libertad de reunión pacífica y a la libertad de religión o creencias. Por ejemplo, las manifestaciones externas de la libertad de religión o de creencias se han visto dificultadas por los problemas de salud pública en todo el mundo.

La UE ha condenado, en particular, la exacerbación de la discriminación, la incitación al odio, los delitos de odio y la utilización de las minorías religiosas como chivos expiatorios durante la propagación de la pandemia. Son actitudes inaceptables a cuyo respecto la UE no ha guardado silencio. La UE ha expresado sistemáticamente su preocupación ante las violaciones de la libertad de religión o de creencias en sus diálogos políticos con los países socios.

En este día, el AR/VP Josep Borrell vuelve a afirmar, en nombre de la UE, que «la libertad de religión o de creencias y la libertad de expresión son derechos interdependientes, interrelacionados y que se refuerzan mutuamente». Es evidente para la UE que la defensa de la libertad de religión o de creencias no puede ser un pretexto para justificar las violaciones de los derechos humanos —incluidas las que afectan a mujeres y niñas y a las personas pertenecientes a minorías religiosas o no creyentes— y las motivadas por la orientación sexual o la identidad de género.

Juntos podemos llegar más lejos

Josep Borrell ha declarado: «La lucha imparcial contra todas las formas de intolerancia religiosa, estigmatización, discriminación, incitación a la violencia y violencia contra las personas por motivos de religión o de creencias debe ser una prioridad para todos los Estados y la comunidad internacional

El compromiso de la UE con la protección y la defensa de la libertad de religión y de creencias se asienta en el multilateralismo y, en particular, en su activa participación en los foros de derechos humanos y en las iniciativas de las Naciones Unidas, y se basa en los principios de igualdad, no discriminación y universalidad.

Este año celebramos el 40.º aniversario de la Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones. Josep Borrell aprovecha esta oportunidad para subrayar la insistencia de la UE en que «nadie estará sujeto a coacciones que puedan menoscabar su plena libertad de religión o de creencias».

Acciones con impacto inmediato

El trabajo de la UE sobre esta cuestión puede también observarse en su apoyo a proyectos concretos sobre el terreno. En 2020, la UE inició la puesta en marcha de su proyecto titulado Global Exchange on Religion in Society («Intercambio mundial sobre el papel de la religión en la sociedad»). Ofrece una plataforma en la que los representantes de las religiones y los cultos y otros agentes de la sociedad civil pueden ponerse en contacto, lo que les permite colaborar para que sus propias sociedades sigan siendo lugares inclusivos y respetuosos donde todo el mundo tenga cabida y donde una ciudadanía compartida sirva de base para una sociedad verdaderamente inclusiva y resiliente.

Además, la UE sigue financiando tres proyectos regionales en Oriente Medio y África por un total de más de 5 millones EUR para el periodo 2018-2022. Estos proyectos tienen por objeto aumentar el pluralismo cultural y la comprensión intercultural en lo que respecta a la religión o las creencias.

Entender el papel de la religión y las creencias favorece la comprensión de distintas cosmovisiones y es fundamental para construir sociedades pacíficas e inclusivas, resilientes a los conflictos. En este día, la UE reitera su solidaridad con todas las víctimas de persecución y reafirma su compromiso de luchar contra la violación de este derecho dentro de la UE y fuera de ella.

Secciones editoriales:

Autor