Bonaire and the EU

El agua: una herramienta de paz

19/11/2018 - 19:45
News stories

El crecimiento de la población y el cambio climático hacen que el agua sea uno de los problemas más acuciantes del mundo en el siglo XXI. La UE se ha comprometido a aumentar su compromiso diplomático para que el agua se convierta en una herramienta de paz y no en una fuente de tensiones. Utilizaremos todos los medios a nuestra disposición para promover y proteger el derecho humano al agua potable y al saneamiento.

safe drinking water, water diplomacy, water as a human right

Las Naciones Unidas estiman que dos tercios de la población mundial podría enfrentarse a un "estrés hídrico" de aquí a 2025. El agua es una cuestión de supervivencia y la escasez de suministro podría tener consecuencias dramáticas para nuestra seguridad. Pero hay muchas más razones por las que es de interés mundial garantizar que los recursos hídricos estén bien gestionados, se repartan de forma equitativa y se pongan a disposición de quienes los necesiten. Por eso son tan importantes las conclusiones sobre la diplomacia del agua, adoptadas por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

La cooperación internacional es fundamental porque el agua no respeta fronteras

La mayor parte de las fuentes de agua dulce, como los ríos o los lagos, no tienen en cuenta las fronteras. El agua provoca con frecuencia tensiones y conflictos internacionales por su utilización y el acceso a ella. La cooperación internacional y la gestión del agua son de vital importancia.

No olvidemos tampoco que el agua conecta a las personas: la diplomacia del agua de la UE apoya la gestión compartida de los ríos, lagos y acuíferos en varios países. Las aguas internacionales requieren normas internacionales: la UE promueve acuerdos internacionales en este ámbito y acoge favorablemente la apertura del Convenio del Agua a los países que se sitúan fuera de Europa en su sentido amplio.

 

El agua es un instrumento de paz y no debe convertirse nunca en un arma de guerra

Las conclusiones sobre la diplomacia del agua, adoptadas el lunes 19 de noviembre en el Consejo de Asuntos Exteriores por los 28 Estados miembros de la UE, reconocen que la cooperación internacional es esencial para evitar conflictos y promover la paz y la seguridad mundiales. En consonancia con el Panel Mundial de Alto Nivel sobre el Agua y la Paz, la UE considera que el problema mundial del agua no solo está relacionado con el desarrollo y los derechos humanos, sino también con la paz y la seguridad. Las conclusiones se congratulan de los recientes debates en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que relacionan el agua, el cambio climático, la paz y la seguridad.

 

La escasez de agua puede alimentar conflictos y tener graves costes humanos y económicos que pueden repercutir en la UE, por ejemplo con las migraciones. El agua también puede utilizarse en un conflicto como un arma o un objetivo. En los últimos años, el mundo ha presenciado en Irak, Siria, Yemen o la región del lago Chad, entre otros, restricciones deliberadas de recursos hídricos, inundaciones inducidas y envenenamientos de agua con fines estratégicos. La UE condena firmemente, en consonancia con el Derecho humanitario internacional, la utilización del agua como arma de guerra.

Reforzar la gobernanza del agua es esencial para la estabilidad a largo plazo

En todo el mundo hay 263 cuencas hidrográficas transfronterizas pero aproximadamente dos tercios de ellas no cuentan con un marco de gestión cooperativo. Uno de los principales objetivos de la diplomacia del agua de la UE consiste en fomentar los planteamientos cooperativos para tratar los problemas transfronterizos del agua. La UE apoya una gestión transfronteriza y una gobernanza de los recursos hídricos eficaz, sostenible e integrada a todos los niveles.

No dejar a nadie atrás: agua y saneamiento en la Agenda de Desarrollo Global

La UE está decidida a cumplir el objetivo 6 ("garantizar que todos tengan acceso al agua y al saneamiento") de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y ayudar a sus socios a llevarlo a la práctica. Los retos son enormes: 844 millones de personas viven actualmente sin acceso a agua potable segura y, de entre ellos, casi 159 millones siguen obteniendo agua potable directamente de ríos, lagos y otras fuentes de agua de fuentes superficiales. 260 millones de personas (en su mayoría mujeres) emplean más de 30 minutos en el trayecto de ida y vuelta para buscar agua. Se calcula que 2.300 millones de personas todavía carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento.

Las conclusiones adoptadas confirman el compromiso continuo de la UE para hacer frente a los problemas del agua en el mundo. Recuerdan también la importancia de integrar la perspectiva de género en la diplomacia del agua de la UE.

 

El agua: un derecho fundamental

La UE se ha comprometido a defender el derecho de todos los seres humanos al agua potable segura y al saneamiento, como elementos del derecho a un nivel de vida adecuado.

La UE continuará protegiendo a los defensores de los derechos humanos que luchan por el agua y el medio ambiente.

 

Demasiada agua o demasiado poca: inundaciones y sequías provocadas por el cambio climático

Hay una relación fundamental entre el cambio climático y el agua. Las inundaciones y las sequías, cada vez más frecuentes debido al cambio climático, son perjudiciales para la vida, la naturaleza y la economía. Las comunidades pobres, las más vulnerables a las amenazas que se ciernen sobre el suministro de agua, son las que tienen más probabilidades de verse afectadas. Una menor disponibilidad de agua repercute en la salud y en la seguridad alimentaria. Puede desencadenar desplazamientos de personas e inestabilidad política. La aplicación del Acuerdo de París es fundamental para hacer frente a los retos mundiales relacionados con el cambio climático.

safe drinking water, water diplomacy, water as a human right
 

En consonancia con el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, la Estrategia Global de la UE y el nuevo Consenso Europeo en materia de Desarrollo, la UE reconoce la necesidad de medidas concretas para mejorar las políticas en materia de recursos hídricos y coordinar mejor los esfuerzos, intereses y estrategias internacionales.


Ejemplos de proyectos apoyados por la UE relacionados con el agua

La UE apoya la gestión transfronteriza de los recursos hídricos en diferentes regiones del mundo. En África, la UE ayuda a los gobiernos ribereños y a las organizaciones de las cuencas hidrográficas con el fin de aumentar el potencial de crecimiento resiliente al cambio climático y la gestión cooperativa de las aguas internacionales. Esta ayuda incluye el apoyo al programa de Cooperación en Aguas Internacionales en África (CIWA), gestionado por el Banco Mundial, y a varias iniciativas regionales destinadas a la cuenca del río Senegal y la del río Mekrou. También existen acciones de cooperación transfronteriza para la cuenca del Nilo, el lago Tanganika y la cuenca del río Okavango. Otras zonas fundamentales para la cooperación en materia de recursos hídricos son Asia, Asia Central, Oriente Medio y el Mediterráneo. Estamos adoptando cada vez más un planteamiento de "nexo", que aborda simultáneamente la interdependencia entre el agua, la alimentación y la energía.

A través de su cooperación al desarrollo, la UE también financia proyectos para promover el acceso al agua y al saneamiento: desde 2004, más de 70 millones de personas tienen acceso a agua potable de mejor calidad y más de 24 millones de personas disponen de instalaciones de saneamiento.

Las conclusiones incluyen el compromiso de la UE de tener en cuenta la importancia del agua y el saneamiento en la programación de la futura cooperación financiera y técnica con los países socios.

safe drinking water, water sanitation, water diplomacy

 

Otro ejemplo de la ayuda aportada por la UE en la gestión del agua en todo el mundo es la movilización de los esfuerzos de las comunidades internacionales para financiar una planta de desalinización en Gaza, que proporcionará un mínimo de 55 millones de m³ de agua potable segura y limpia al año a una población que lo necesita de manera acuciante. La UE se comprometió a financiar con 70 millones de euros la planta de desalinización y a contribuir con más 7,1 millones de euros en los costes de gestión. Actualmente, el acuífero costero es la única fuente de agua potable para dos millones de palestinos de Gaza. La capacidad de ese acuífero es de 55-60 millones de m3 anuales, mientras que la demanda total anual de agua es de 180 millones de m3. Solamente el 3% del agua bombeada del acuífero cumple con los estándares de calidad del agua potable fijados por la Organización Mundial de la Salud, lo cual supone unos significativos riesgos para la salud de la población gazatí.

En Laos, la UE distribuyó filtros de agua en las escuelas y en los hogares de familias en situación de necesidad de la aldea de Ban Nok. Además, una representación de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la UE (ECHO) abrió recientemente una nueva instalación sanitaria en una escuela de Don Puay e instaló un filtro de agua. Explicó la importancia de lavarse las manos y de beber suficiente agua potable todos los días para que los niños puedan disfrutar de un entorno escolar seguro y saludable.