Delegación de la Unión Europea en Venezuela

Día Mundial del Agua: Declaración conjunta del alto representante y vicepresidente Josep Borrell y del comisario Virginijus Sinkevičius

Bruselas, 22/03/2021 - 09:16, UNIQUE ID: 210322_2
Joint Statements

En el Día Mundial del Agua 2021 celebramos las distintas formas en las que el agua beneficia nuestras vidas. Nos comprometemos a valorar adecuadamente el agua y protegerla eficazmente para todos.

El tema de este año se centra en el «valor del agua». No debemos olvidar que el acceso al agua potable y al saneamiento son necesidades y derechos humanos básicos y son fundamentales para la dignidad humana. Al mismo tiempo, el agua es un recurso compartido, un ecosistema esencial, y su uso sustenta diversos sectores de la economía.

Sin embargo, el acceso a agua suficiente, salubre, aceptable, físicamente accesible y asequible sigue siendo un reto en muchas partes del mundo.

Enfrentadas a la urgencia de la crisis climática mundial, muchas regiones del mundo sufren fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes, graves y duraderos, cambios en el ciclo del agua y en la temperatura, o el aumento del nivel del mar, lo que supone una presión adicional para los medios de subsistencia de las personas y los ecosistemas. Esto da lugar a una grave situación de escasez de agua, que puede tener efectos extremadamente desestabilizadores en países y regiones, repercutir en la paz y la seguridad y aumentar las desigualdades.

La escasez de agua ya afecta a una cuarta parte de la población mundial.

La pandemia de COVID-19 ha provocado una grave crisis sanitaria y económica que está retrasando la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El acceso al agua limpia y al saneamiento sigue siendo la mejor protección para reducir la propagación de infecciones y salvar vidas.

El estrés hídrico también está aumentando en Europa. Con el Pacto Verde Europeo y nuestro ambicioso objetivo de neutralidad climática, abordaremos las presiones sobre los ríos, los lagos, las aguas costeras y las aguas subterráneas de Europa, y avanzaremos hacia una agricultura más sostenible que utilice menos plaguicidas. Tanto la protección y la recuperación de los ecosistemas acuáticos, sobre todo mediante soluciones basadas en la naturaleza, como una mayor eficiencia en el uso del agua y el fomento de su reutilización son también grandes prioridades para nosotros. Con nuestro objetivo cero en materia de contaminación estamos reformando nuestra política sobre sustancias químicas, reduciendo la presencia de productos farmacéuticos en el agua y en el suelo, combatiendo los microplásticos y apoyando prácticas y tecnologías innovadoras.

Sobre la base de nuestra larga experiencia en la gestión transfronteriza del agua, la UE alienta encarecidamente y, cuando sea posible, apoya directamente una mayor cooperación y transparencia en la gobernanza del agua a todos los niveles. Precisamente este mes inauguramos en Yibuti una planta desalinizadora alimentada con energías renovables y en Cisjordania una planta de tratamiento de aguas residuales equipada con redes de recogida y riego para reutilizar el agua.

La gestión sostenible de los recursos hídricos requiere una actuación a nivel mundial a través de una sólida cooperación internacional, cuyos beneficios van mucho más allá del sector del agua. Todos debemos desempeñar plenamente nuestro papel a la hora de velar por un acceso seguro, protegido, resiliente, ecológicamente sostenible e inclusivo al agua y al saneamiento en todo el mundo.

Juntos debemos dar al agua su verdadero valor y proteger este recurso natural tan preciado para todos. Hagamos que cada gota cuente.

Secciones editoriales: