Delegation of the European Union to Venezuela

Declaración de la Alta Representante Federica Mogherini en nombre de la UE sobre Venezuela (traducción de cortesía - versión original en inglés)

F. Mogherini

La Unión Europea y sus Estados Miembros lamentan profundamente la decisión de las autoridades venezolanas de seguir adelante con la elección de una Asamblea Constituyente el 30 de julio.

La elección de la Asamblea Constituyente ha empeorado duramente la crisis en Venezuela. Se arriesga a socavar otras instituciones legítimas previstas en la Constitución, como la Asamblea Nacional. Las circunstancias en las que tuvo lugar la elección plantean nuevas dudas sobre la capacidad de la Asamblea Constituyente para representar efectivamente a todos los componentes de la población venezolana. A todos los que se oponen a negociaciones serias, ha dado una excusa para impulsar aún más el conflicto y usar el poder sin control. Además, las atribuciones legales de la Asamblea Constituyente no están claras.

Por lo tanto, la Unión Europea y sus Estados Miembros no pueden reconocer a la Asamblea Constituyente porque tienen dudas sobre su efectiva representatividad y legitimidad y piden al gobierno del Presidente Nicolás Maduro que tome medidas urgentes para rectificar el curso de los acontecimientos. En particular, debería suspenderse la instalación efectiva de la Asamblea Constituyente y reconocer explícitamente las atribuciones de todas las instituciones previstas en la Constitución.

Medidas adicionales para fomentar la confianza, como la liberación de todos los opositores políticos encarcelados, son también necesarias. A este respecto, la UE y sus Estados Miembros están profundamente preocupados por la noticia de que Leopoldo López y Antonio Ledezma han sido privados del arresto domiciliario y piden aclaraciones sobre su paradero.

Al tomar esta posición, la Unión Europea y sus Estados Miembros hacen un llamamiento solemne a todos aquellos que en Venezuela tienen el mandato democrático de gobernar, legislar y administrar justicia: todos deben ejercer sus respectivas responsabilidades y negociar un camino hacia adelante.

La negociación, para tener éxito, necesita compromisos y garantías. También requiere el pleno respeto de los derechos y mandatos constitucionales de todas las instituciones legítimas del Estado, especialmente de la Asamblea Nacional, pero también del Tribunal Supremo y de la Fiscalía General.

La Unión Europea y sus Estados Miembros también celebran y alientan las ofertas de los países de la región y otros actores internacionales de acompañar y facilitar esas negociaciones. Están dispuestos a apoyar activamente todos los esfuerzos para alcanzar este objetivo.

En este contexto, recuerdan los cuatro puntos identificados en el diálogo de 2016 y reiterados en la carta del Secretario de Estado del Vaticano, Parolin, es decir, (i) un calendario electoral; (ii) la apertura de un canal humanitario; (iii) la liberación de los opositores encarcelados; y (iv) respeto a la Asamblea Nacional.

Piden a todas las partes que se abstengan de la violencia, incluso a través de grupos no identificados de civiles armados, y piden a las autoridades que garanticen el pleno respeto de todos los derechos humanos.

La Unión Europea está lista para asistir en todos los asuntos que puedan aliviar la situación cotidiana del pueblo venezolano.

La Unión Europea y sus Estados Miembros están dispuestos a intensificar gradualmente su respuesta en caso de que los principios democráticos sean socavados y la Constitución venezolana no sea respetada.

Editorial Sections: