Delegación de la Unión Europea en Venezuela

Los intereses y opciones de la UE en una región del Golfo en transformación

30/09/2021 - 18:59
From the blog

30.9.2021 — Blog del AR/VP — Hoy he iniciado hoy un viaje de cuatro días a la región del Golfo para visitar Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Se trata de una región dinámica inmersa en un importante proceso de transformación, lo que nos brinda la oportunidad de fomentar nuevas formas de cooperación.

«La región del Golfo está inmersa en un importante proceso de transformación, lo que nos brinda la oportunidad de fomentar nuevas formas de cooperación».

 

Varios acontecimientos han afectado últimamente a la dinámica de la región: los acuerdos de Abraham, que marcaron la reconciliación entre Israel y algunos Estados árabes, el fin de la disputa entre algunos de los Estados del Golfo por el que acabó el aislamiento de Qatar, la decisión de la Administración Biden de retomar el acuerdo nuclear con Irán y, por último, la situación en Afganistán.

 

«Varios acontecimientos han afectado últimamente a la dinámica de la región».

 

Además, el antagonismo con Irán se sitúa ahora por delante de la cuestión palestina como principal criterio de alineación en la región. El acercamiento actual entre Israel y la región del Golfo de alguna manera supone un nuevo giro histórico. De hecho, Irán fue uno de los primeros en reconocer a Israel en 1948, e Israel fue su principal socio regional durante tres décadas hasta 1979, cuando el líder iraní Khomeini confiscó su embajada en Teherán para concedérsela a la OLP. La superación de las disputas actuales también debe considerarse a la luz de ese gran cambio regional, en un momento en que las divisiones tienen un alto coste. 

 

«Las divisiones tienen un alto coste».

 

Paralelamente, China está intensificando su presencia en la región. Por supuesto, China no ofrecerá a los Estados del Golfo ninguna garantía de seguridad, pero está dispuesta a intervenir allí donde otros dejen margen. Europa ha acometido el Pacto Verde, los Estados Unidos y otras economías desarrolladas dependen menos de las importaciones de petróleo procedentes del Golfo y la importancia del mercado chino está aumentando.

Rusia también es consciente de las oportunidades que ofrece esta nueva situación. También ha reajustado sus alianzas tradicionales, ha mejorado sus relaciones con Israel y ha reconstruido su antigua alianza con Egipto. El ministro de Asuntos Exteriores Lavrov visitó la región esta primavera. Por otra parte, Rusia sigue siendo un competidor en el sector de los combustibles fósiles, aliado de Siria y estrecho aliado de Irán.

Asimismo, los países del Golfo están experimentando reformas internas trascendentales. Todos ellos tienen «planes» de economías diversificadas y más ecológicas, cada vez menos dependientes de los hidrocarburos, y con unas Administraciones y sociedades más digitalizadas.

Están en juego naturalmente contratos y oportunidades de inversión, tanto en los países del Golfo para las empresas europeas como en Europa para los fondos soberanos del Golfo, que ya poseen un porcentaje impresionante de la economía de la UE.

 

«Un objetivo de mi visita es estudiar la manera de forjar una asociación más estrecha con los Estados del Golfo».

 

A lo largo de mi mandato, he empezado a conversar con mis interlocutores sobre estos cambios en la región del Golfo y el Oriente Próximo en sentido amplio. Las transformaciones que se están produciendo son importantes para Europa, también porque afectan al posicionamiento y la participación de los Estados del Golfo en conflictos más cercanos a sus países, como los de Libia y Siria. Y para poder colaborar, debemos entender su posición.

Esto me lleva al segundo objetivo de mi visita, que es estudiar la manera de forjar una asociación más estrecha con los Estados del Golfo. Estos son algunos temas e ideas que intentaré abordar durante el viaje:

  • La UE será un mercado importante para las energías renovables.
    Aunque los Estados del Golfo siguen dependiendo de las exportaciones de petróleo y gas, han entendido que también tendrán que pasar finalmente a la producción de energía renovable. Tienen abundancia de sol, viento y agua, y disponen de los fondos necesarios. Estas energías renovables necesitarán un mercado, y ya está claro que la UE tendrá que importar grandes cantidades de electricidad y, a su debido tiempo, también de hidrógeno verde (especialmente si se considera la actual subida de los precios de la electricidad).
  • La seguridad hídrica es un problema real en el Golfo, y podemos ayudar.
    El cambio climático en el Golfo es una realidad con temperaturas a menudo superiores a 50 °C, que se combinan con un agotamiento de los recursos de agua dulce. Hay muchas razones para fomentar la cooperación en materia de investigación y medidas prácticas de mitigación y adaptación para hacer frente a los problemas conexos. Además, la cooperación en el ámbito de la protección civil será útil para ambas partes, ya que es probable que aumente el número de catástrofes.
  • La UE como proveedora de seguridad blanda.
    Es menos probable que la UE se involucre en las cuestiones «estratégicas» tradicionales del Golfo. Sin embargo, hay una serie de ámbitos de «seguridad blanda» que merece la pena estudiar, lo que podría promover la distensión y el fomento de la confianza en toda la región. Un primer ámbito de este tipo es la seguridad marítima, es decir, las medidas para facilitar el paso seguro de los buques comerciales. La UE podría ofrecer más apoyo técnico para organizar y gestionar las transitadas rutas de navegación en el estrecho de Ormuz. Análogamente, la UE podría ofrecer asistencia en materia de seguridad nuclear, aprovechando la considerable experiencia que existe en Euratom. Tenemos, por ejemplo, un centro QBRN (químico, biológico y radiológico) en los Emiratos Árabes Unidos, un centro de excelencia que abarca la región.
  • Una vía hacia la responsabilidad mundial.
    La UE es líder mundial en materia de ayuda humanitaria y ayuda al desarrollo internacional, así como en la promoción del respeto de los derechos humanos. Apoyamos firmemente a las instituciones internacionales, como las Naciones Unidas, y las soluciones multilaterales. Los Estados del Golfo están cada vez más interesados en asumir responsabilidades a escala mundial y están dispuestos a colaborar con nosotros. La UE mantiene ahora diálogos sobre derechos humanos con todos los Estados del Golfo y hemos iniciado este diálogo con Arabia Saudí esta semana. Se trata de un ámbito en el que ambas partes tendrían mucho que ganar de una cooperación más estrecha.
  • La UE como modelo de paz e integración regional.
    Aunque a los europeos nos puedan parecer triviales, la paz y la estabilidad no son algo a lo que los Estados del Golfo estén necesariamente acostumbrados. El conflicto en Yemen lleva siete años haciendo estragos y ha provocado una terrible crisis humanitaria. Las instalaciones petrolíferas saudíes han sido atacadas repetidamente con misiles en los últimos años y las acciones y manipulaciones que se creen obra de los iraníes constituyen un motivo de preocupación constante en varios Estados del Golfo. La idea de que este enfrentamiento pueda terminar un día puede parecer algo lejana en este momento, pero también lo parecía el fin de otros muchos conflictos hasta que finalmente se superaron. La experiencia de la CSCE/OSCE puede ser algo que se podría tener en cuenta para la región del Golfo. Asimismo, la historia de la integración europea en sí es un ejemplo interesante de la manera en que la cooperación económica puede generar confianza y tender gradualmente a una integración política más estrecha.

Estos son algunos de los posibles ámbitos de cooperación e intervención de la UE que constituyen el telón de fondo de mi viaje al Golfo. En los próximos días, debatiré con mis interlocutores para ver la manera en que podemos fijar una agenda común, también en relación con la crisis en Afganistán, y la de colaborar con los nuevos dirigentes, un asunto que intentaré tratar en mi siguiente entrada de este blog.

Tuits relacionados

Autor