Delegación de la Unión Europea en Uruguay

Sus acciones no deben costarles la vida

10/10/2021 - 07:03
News stories

En el Día Europeo y Mundial contra la Pena de Muerte, la UE y el Consejo de Europa reiteran su firme oposición a la pena de muerte en cualquier circunstancia. La pena capital no tiene cabida en nuestros días, en ninguna parte del mundo. No tiene ningún efecto disuasorio demostrado y hace irreversibles los errores judiciales.

 

La pena capital es un castigo cruel, inhumano y degradante que es contrario al derecho a la vida. En 2020 no se produjeron ejecuciones en 176 países, lo que representa el 91 % de los Estados miembros de las Naciones Unidas. Constituye un objetivo mundial ampliar el número de abolicionistas hasta abarcar la totalidad de los países.

Este año, el Día está dedicado a las mujeres. Aunque es posible que ellas representen un porcentaje menor de las personas condenadas a muerte, la discriminación por motivos de género en el sistema judicial arrastra a mujeres inocentes a este castigo. En algunos países, pueden alegarse delitos relacionados con la moralidad sexual, como el adulterio, para justificar la aplicación de la pena capital.

Esta es una terrible realidad a la que hay que poner fin.

La Unión Europea y el Consejo de Europa han publicado una Declaración conjunta para conmemorar el Día y condenar la pena de muerte, en la que subrayan que «[s]u abolición es esencial para garantizar el respeto de la dignidad humana».

La labor de la UE para abolir la pena de muerte en todo el mundo es continua: a través del diálogo con los países que aún la utilizan, a través de diálogos políticos y diálogos sobre los derechos humanos de la UE, mediante la publicación de declaraciones y en foros multilaterales. Con motivo de la Conferencia Internacional sobre la Pena de Muerte, el representante especial de la UE para los Derechos Humanos, Eamon Gilmore, declaró que «nuestro reto es abolir la pena de muerte en todo el mundo lo antes posible en este siglo XXI».

Este viernes, el mundo ha acogido con satisfacción la abolición de la pena de muerte en Sierra Leona. Tras la votación unánime en el Parlamento nacional en julio para abolir la pena de muerte, el presidente de la República de Sierra Leona ha aprobado la Ley. También este año, el estado estadounidense de Virginia se ha unido al grupo de estados abolicionistas. Armenia ha tomado nuevas medidas para abolir el castigo inhumano, al igual que Kazajistán.

Las medidas que se adoptan a escala de la UE producen un efecto global

El Reglamento de la UE contra la tortura refleja el compromiso de la UE con la erradicación de la tortura y la pena de muerte a través de medidas para impedir el comercio de determinados productos que podrían utilizarse para aplicar la pena de muerte o infligir tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. No debe quedar ningún resquicio para el apoyo pasivo a esta práctica.

Inspirándose en esta medida, el Consejo de Europa presentó una Recomendación (el enlace es externo) destinada a poner fin a la participación europea en este terrible comercio. En su Declaración conjunta, tanto la UE como el Consejo de Europa reiteran este llamamiento: «Animamos a todos los Estados miembros del Consejo de Europa a aplicarla. Contamos con que los Estados miembros del Consejo de Europa que aún no se han adherido a los Protocolos pertinentes del Convenio Europeo de Derechos Humanos lo hagan sin demora».

Las Delegaciones de la UE en todo el mundo están aprovechando esta oportunidad para plantear el tema

La Delegación de la UE en Estrasburgo está señalando el Día a través de los medios sociales para difundir el conocimiento del papel del Consejo de Europa en la abolición de la pena de muerte en todo el continente.

Esta Delegación promueve la cohesión de la UE sobre el terreno aumentando la visibilidad en torno a una serie de vídeos de embajadores de distintos países miembros de la UE en Estrasburgo. A la vez que subrayan su compromiso con el respeto del derecho fundamental a la vida, los embajadores destacan también el largo camino que el Consejo de Europa ha recorrido para lograr una zona libre de pena de muerte.

En Trinidad y Tobago, la Delegación de la UE organizó un debate virtual sobre el tema, con representantes de diferentes ámbitos de interés y con la participación del público que siguió la sesión retransmitida por los medios sociales. Mientras tanto, en Argelia, el embajador de la UE, junto con embajadores de Estados miembros de la UE, ha redoblado la defensa de la abolición de la pena de muerte en los medios de comunicación nacionales.

 

La tendencia hacia la abolición de la pena de muerte en todo el mundo es evidente, y los notables casos de abolición de la pena de muerte en varios países este año demuestran la importancia de proseguir el diálogo y tomar medidas.

De cara al Congreso Mundial contra la Pena de Muerte de 2022, la UE y el Consejo de Europa refuerzan aún más su compromiso de seguir «apoyando un mayor debate público y actividades de concienciación sobre la pena de muerte y su terrible impacto en las familias y las sociedades».

Secciones editoriales:

Autor