Delegation of the European Union to the United Arab Emirates

Honrar al personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas e implicar a los jóvenes en un futuro más pacífico

28/05/2021 - 18:43
News stories

En el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas, rendimos homenaje a los numerosos hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, que sirven en las operaciones de paz de las Naciones Unidas en todo el mundo, con un especial énfasis en aquellos que perdieron la vida para proteger nuestro futuro.

International Day of UN peacekeepers, UN Youth Envoy visiting South Sudan
©UN Photos - UN Youth Envoy visiting South Sudan

 

Escrito junto con Ruszlan Biwoino y Franka Weckner, delegados alemanes de la juventud ante las Naciones Unidas, y Lucija Karnelutti, delegada eslovena:

 

Las misiones y operaciones de la UE y las Naciones Unidas cooperan estrechamente sobre el terreno, desde los Balcanes a África y Oriente Medio para contribuir a reforzar la seguridad, aportar soluciones políticas y generar esperanza en un futuro mejor y más pacífico. La UE y las Naciones Unidas comparten el compromiso con la juventud, la paz y la seguridad, y consideran que debemos lograr una mejor inclusión de la motivación y energía de los jóvenes, agentes clave de cambio, en la elaboración de políticas y la toma de decisiones. Con la Covid-19, se va reduciendo el espacio para la sociedad civil y, con ello, estamos perdiendo el prometedor potencial de los jóvenes, lo que aumenta la urgente necesidad de intensificar la ejecución de la agenda sobre la juventud, la paz y la seguridad.

Potenciar el poder de los jóvenes para la paz y la seguridad es más importante que nunca. Actualmente, alrededor de 1 800 millones de personas en el mundo tienen entre diez y veinticuatro años, lo cual representa casi una cuarta parte de la población mundial. En las regiones en conflicto, en particular, la población es predominantemente joven y está en constante crecimiento, y la tendencia va en aumento. Los jóvenes se ven especialmente afectados por los conflictos violentos, que alteran las fuentes de estabilidad y perturban el proceso de transición a la edad adulta. La construcción de la paz exige la participación de todos los sectores de la sociedad, empezando por la juventud. Sin embargo, demasiado a menudo se tiene de los jóvenes una imagen estereotipada, y a veces se los ve como rebeldes, delincuentes o alborotadores en lugar de como pacificadores. Tenemos que cambiar las cosas para que sean vistos como parte de la solución y no como parte del problema.

Trabajar con los jóvenes, apoyar a las asociaciones y redes, así como invertir en la juventud son elementos clave para garantizar que los jóvenes puedan desempeñar eficazmente su papel de agentes de cambio para prevenir los conflictos y construir y sostener la paz. Los jóvenes suelen aportar perspectivas infrarrepresentadas, y deberían reconocerse sus conocimientos especializados para permitirles implicarse en la definición de su propio futuro. Colombia, Afganistán, Pakistán y Libia nos han brindado ejemplos de jóvenes alzándose contra la violencia y haciendo campaña por sus derechos y por que los conflictos tengan un final pacífico y sostenible. Además, la investigación muestra que una mayor inclusión repercute positivamente en la sostenibilidad de los acuerdos de paz y contribuye a que estos sean más responsables y democráticos. Esto da a entender que deberíamos plantearnos, de un modo más sistemático, la cuestión de la inclusividad de las políticas y los procesos de paz y formular recomendaciones proactivas para empoderar e incluir a los jóvenes.

Desde el principio, la UE viene respaldando la agenda sobre la juventud y la paz y la seguridad, y en 2020 adoptó las Conclusiones del Consejo sobre la juventud en la acción exterior con el objetivo de amplificar las voces de los jóvenes y trabajar con ellos. Queremos ampliar el espacio para una participación significativa de los jóvenes, reforzar sistemáticamente los mecanismos de colaboración con los jóvenes y garantizar que sus voces no solo se oigan sino que realmente sean escuchadas. En este momento en que la UE y las Naciones Unidas confirman la importancia de nuestra prolongada asociación para el mantenimiento de la paz y la gestión de crisis al definir un nuevo conjunto de prioridades para nuestra cooperación en el periodo 2022-2024, es probable que se refuerce el papel de los jóvenes, tanto en el marco de nuestras propias misiones y operaciones como de la labor que realizamos con nuestros socios y países de acogida para ejecutar nuestros respectivos mandatos.

Contamos con experiencias de éxito en las que basarnos, como la plataforma AU-EU Youth-Hub(link is external)», puesta en marcha conjuntamente por la UE y la Unión Africana en 2018. A través de la plataforma, cincuenta jóvenes expertos participaron en el desarrollo de proyectos piloto innovadores que ahora están desplegando organizaciones de la sociedad civil y cientos de jóvenes en un modelo de gobernanza auténticamente único e innovador. Uno de los proyectos piloto se centra en la cuenca del lago Chad e implica a jóvenes locales en proyectos de estabilización en los que realizan labores de cartografía y seguimiento a través de una herramienta de fácil utilización de mapas en línea.

Otra parte importante de este trabajo consiste en crear asociaciones juveniles y redes de la sociedad civil en las comunidades y fronteras. El programa «Young Mediterranean Voices», respaldado por la UE, ha ayudado a la sociedad civil, las instituciones educativas y los responsables políticos a ponerse en contacto en toda la región euromediterránea y a desarrollar capacidades clave para promover su participación significativa en la configuración de su futuro. Tan solo el año pasado, más de 4 400 jóvenes procedentes de ocho países en setenta y cinco ciudades de la región obtuvieron un título de formación en debate, y de  ellos casi un 60 % eran mujeres.

Debemos seguir invirtiendo en la participación de los jóvenes y  en fomentarla en toda su diversidad dentro del abanico de iniciativas por la paz y la seguridad. Los jóvenes deben ocupar un puesto en la mesa de toma de decisiones, ser tratados como socios en pie de igualdad y disponer de las herramientas para dar rienda suelta a su potencial. Esto mejorará nuestras oportunidades de resolver los conflictos más acuciantes y, en última instancia, de prevenir conflictos y construir una paz duradera. Es importante mostrar que los jóvenes pueden ser agentes de cambio y que pueden contribuir de manera crucial a la paz, la sostenibilidad y la democracia.

 

youth, peace and security

Autor