Delegation of the European Union
to the United Nations - New York

EP: Speech by HR/VP Josep Borrell on the 2019 Human Rights Annual report, Stability and security in the Mediterranean and the negative role of Turkey and the Situation in Belarus

Brussels, 09/07/2020 - 11:10, UNIQUE ID: 200709_10
HR/VP speeches

Check against delivery!

Honourable Members, since we do not have a lot of time, let’s go directly to the matter on the [EU annual] report on Human Rights and Democracy in the world 2019.

One important subject that the report highlights is the link between human rights and the environment. I took part, in December [2019], in the 21st EU-NGO Human Rights Forum and I was struck by the testimonies of human rights defenders from across the world. In 2018, 77% of human rights defenders killed worldwide were working on environmental issues. These are very sensitive issues and economically very important. The protection of the rights of indigenous peoples against, among others, land-grabbing is of central concern. We must strengthen our efforts in these regard.

The report equally highlights the link between the digital transformation of our societies and human rights and democracy. New technologies bring opportunities to promote human rights and democracy, but also generate uncertainty and challenges. I therefore welcome the pioneering debates of the European Parliament on the need to regulate ethical aspects of artificial intelligence.

This year marks the 25-year anniversary of the Beijing declaration on gender equality. Unfortunately, according to UN Women statistics, a third of the women around the world continue to suffer from some kind of violence in their lives. Despite the fact that we rely so heavily on women to make up the much-needed workforce of carers, teachers and nurses, women are generally experiencing the biggest socio-economic consequences of the pandemic. 

Honourable Members, there are also some good news and progress in human rights policy and democracy: for example, let’s highlight the decision by Chad to abolish the death penalty; the decision by Sierra Leone to overturn the ban on pregnant girls attending school; Sri Lanka brought child labour down to 1%, through pioneering ‘Child Labour Free Zones’, concretely over 60,000 children less in child labour compared to 10 years ago. Slowly but firmly, we are advancing on this field. Some societies in Tunisia, Sri Lanka and the Gambia made democratic improvements. And unhappily autocracy has expanded in 2019, but resistance against dictators has also been growing.

I would like to say more things about this report but I have to turn – according with the agenda – to the second item that you have titled: “Stability and security in the Mediterranean and the negative role of Turkey”. That is how you titled the second point in the agenda. 

I have just returned from intensive discussions in Turkey and Malta. In the previous week, I visited Greece and Cyprus to demonstrate the European Union’s solidarity. 

It is clear that the stability and security in the Mediterranean requires our collective engagement. Years of conflicts in Libya and in Syria have been impacting this region, directly affecting our interests and security in terms of uncontrolled migration, terrorism or political instability from the Sahel to the broader Middle East.  

Turkey is also affected by this situation, and is active in conflicts both in Syria and in Libya, in fact it is one of the most important actors in both conflicts. We have had important discrepancies regarding Turkey’s action in North-West and North-East Syria. Last October, the Council firmly condemned Turkey’s military operation in North-East Syria

Yet we must also acknowledge where our interests coincide. Turkey has been showing solidarity and generosity towards more than 3.5 million Syrian refugees and has supplied cross-border humanitarian assistance to those displaced by the recent brutal fighting in Idlib. By the way, I have to regret strongly the decision of the [United Nations] Security Council not to continue to keep open the border between Turkey and Idlib in order to bring humanitarian assistance. 

In Libya, we need to work better together to launch a real political process. I recalled it also yesterday in my intervention in front of the Security Council of the United Nations, stressing the importance of the Berlin process and our commitment to implement the United Nations arms embargo with our means which are the ones we have. With Operation Irini we will continue to monitor closely suspect trafficking, regardless of provenance or destination.

In the Eastern Mediterranean, Turkey has been showing a worrying assertiveness – with increased number of flights over Greek islands in the Aegean Sea, drilling operations in the Cypriot Exclusive Economic Zone and signature of the maritime Memorandum of Understanding with Libya, which we do not recognise here in the European Union.

On these issues, we have been sending clear messages to Turkey. We are determined to protect principles, values, borders, and sovereign rights of the Member States. We will also continue working for a political solution in Syria and Libya.

Turkey is an important partner, a candidate country and a NATO ally. The current negative trend in our relations, I told a couple of days ago in Ankara to our Turkish colleagues, to the Foreign Affairs Minister [Mevlüt Çavuşoğlu] and the Defence Minister [Hulusi Akar] – the current negative trend in our relations needs to be stopped and reversed. Dynamics of retaliation do not make the Mediterranean a more secure and stable zone. This will only be achieved through dialogue and negotiations where discrepancies exist and they do. This is what I have been discussing with Turkish colleagues on my last trip, stressing that we have many common interests on which to build.

On Monday, with the Foreign Ministers [of the European Union] we will examine the possible ways forward.

The third issue is Belarus. Let me start right out with the latest developments. I reassure you that we pay very close attention to the situation on the ground in the context of the 9th of August Presidential elections.

We are concerned about the restrictions on freedom of assembly and speech, including reported detentions of peaceful protesters, bloggers and journalists. The harassment and persecution of the leading opposition candidates has to stop. Fundamental freedoms have to be respected and each candidate and voter must be able to exercise their civil and political rights. We expect to be invited by Belarus as soon as possible to observe the upcoming Presidential elections.

We have reacted to recent developments calling for the immediate and unconditional release of all arbitrary detained persons. We will follow closely these elections in order to reinforce the sovereignty, independence and freedom of Belarus, which is the only way to pave a future of prosperity for its citizens.

Belarus has demonstrated an active participation in the Eastern Partnership. We have achieved tangible benefits for the Belarusian citizens - in particular the Visa Facilitation Agreement, which entered into force on the 1st of July. 

The European Union is Belarus’ 2nd largest trade partner and closer economic cooperation is of mutual interest. Due to our geographic proximity, our ongoing dialogue, among others, on how to improve standards on environment and climate change, are essential for all Europeans. 

In the absence of a legally binding framework agreement, the conclusion of the European Union - Belarus Partnership Priorities remains an important objective. I believe that having an agreed set of political priorities, including on human rights and nuclear safety, would provide us with more transparency and accountability in our relations. 

Ms President, Honourable Members,

We should remain open to further development of our relations with Belarus and continue supporting Belarus’ sovereignty and independence. However, this development can only be based on positive steps in the area of democracy, the rule of law, human rights and fundamental freedoms. 

This brings me back to my initial words. The 9th of August Presidential elections will be very much important in charting our way forward and in defining our relations.

Thank you for your attention.

Link to the video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-192710

 

Closing remarks

Creo que juntar tres debates sobre temas tan importantes desfigura un poco el debate, porque uno le quita atención al otro. Solo el informe sobre Derechos Humanos y la Democracia en el Mundo requeriría un debate monográfico, porque la importancia de este informe es enorme aunque, naturalmente, no es ninguna piedra filosofal que resuelva los problemas con su simple lectura.

Pero este informe es más importante de lo que ha sido nunca y es importante también que seamos conscientes de que, aparte de explicar lo que ocurre y muchos lo han dicho, hay que actuar sobre ello. Por eso hemos adoptado un nuevo plan de acción que cubrirá el periodo para los próximos cuatro años, para intentar hacer que nuestra actividad no sea solamente de relator –explicando lo que pasa-, sino de corrector -intentando influir en los acontecimientos.

Tenemos un Enviado Especial para los Derechos Humanos, [Eamon Gilmore] que va jugar un papel muy importante en la aplicación de este plan. Yo comprendo todas las limitaciones que tiene y lamento que algunos de sus señorías hayan desviado el debate sobre el objetivo del informe hacia lo que ocurre en el interior de la Unión Europea, que no era objeto de este informe ni de este debate.

Algunas referencias concretas se han hecho, por ejemplo, a nuestra participación en la generación de un instrumento a nivel de las Naciones Unidas que sea legamente obligatoria en defensa de los derechos humanos. Lamentablemente, no tenemos un mandato del Consejo [Europeo] para participar en la elaboración de este instrumento. Lo consideramos absolutamente necesario y participamos en las consultas de una manera informal, como la que ha tenido lugar recientemente en mayo en Ecuador y asistiremos a la próxima en octubre.

Hemos decidido renovar el mandato de Enviado Especial para defender libertad religiosa, que trabajará en estrecho contacto con nuestro Enviado Especial para los derechos humanos, el señor Gilmore y esta es sin duda una de nuestras propiedades en materia de defensa de derechos humanos. La libertad religiosa está amenazada en muchas partes del mundo. En algunos casos, afecta a ciudadanos europeos y, en todo caso, afecta a muchos que profesan la religión cristiana.

Sobre la [cuestión de la] facilitación de visados a los defensores de los derechos humanos, que ha sido planteada como una cuestión absolutamente pertinente, lo único que le puedo decir es que los visados no los da la Unión Europea, los dan los Estados miembros. Lo que hacemos desde nuestras delegaciones es poner en contacto de forma permanente a las embajadas de los Estados miembros con los defensores de los derechos humanos que se encuentran en situaciones de riesgo para facilitar la provisión de visados por los Estados miembros. Voy a investigar la respuesta que usted me dice que ha recibido por parte de la Comisión para ver en qué términos se ha expresado y hasta qué punto es coherente con nuestra voluntad de apoyar a los defensores de derechos humanos en todo lo que podamos.

Señor presidente, me encantaría poderme extender sobre todos los temas que este informe plantea.

Es evidente que no puedo hacerlo y voy a pasar al siguiente tema objeto de nuestro debate de hoy. No sin señalar, no sin dejar bien claro que el tema de la defensa de los derechos humanos y de la democracia en el mundo es un tema de una extensión y una profundidad inabarcables prácticamente.

Estamos observando una regresión de los derechos humanos y de las prácticas democráticas. Estamos observando un renacimiento del autoritarismo o de los nuevos autócratas en muchas partes del mundo, a veces con un disfraz democrático que adoptan formalmente las maneras y los procedimientos democráticos, pero que en su esencia no lo son. Por lo tanto, me parece fundamental que sigamos haciendo lo que hacemos y hacer más con el apoyo y con la ayuda de los parlamentarios. Por eso creo que ese informe hubiera merecido un debate monográfico.

Sobre la situación con Turquía, señorías, yo comprendo las razones que han expuesto muchos de ustedes, pero sobre este hemiciclo hoy ha sobrevolado una dimensión un tanto belicosa, en algún momento casi me ha parecido ver que resurgía el Papa Pío V llamando a la Santa Alianza contra Turquía y movilizando a las flotas de la cristiandad para hacer frente a la invasión otomana.

Yo no tengo vocación de [Neville] Chamberlain [former Prime Minister of the United Kingdom] ni de [Édouard] Daladier [former Prime Minister of France], pero tampoco de Don Juan de Austria [admiral of the Holy Alliance fleet at the Battle of Lepanto]. Si ustedes están buscando a un Juan de Austria no me miren a mí, porque eso pertenece a otra época de la historia.

No estamos buscando la confrontación, sino [que estamos intentando] evitarla. Por eso me he expresado en varias ocasiones - la más reciente en la propia Turquía, en Ankara - en términos firmes en la defensa de la integridad territorial y la defensa de los derechos de los países que se ven afectados por actividades que consideramos ilegales por parte de Turquía en materia de exploración de hidrocarburos. Pero, al mismo tiempo, señalando que no vamos a cambiar la geografía y que necesitamos tener una relación constructiva con Turquía.

Eso implica evitar una escalada de la tensión que se ha manifestado desgraciadamente en incidentes, incluso navales, entre barcos de guerra de países europeos y turcos, todos ellos miembros de una misma alianza militar, la OTAN, y que están siendo investigados en el seno de quién debe hacerlo, que es la propia OTAN, pero que nosotros debemos intentar evitar que se reproduzcan.

Insisto, aquí no se trata de buscar una Santa Alianza contra una nueva invasión otomana -como muchos de ustedes parecían proponer- sino en términos más constructivos y frente a una realidad compleja, como han manifestado también algunos de los intervinientes, el señor [Nacho] Sánchez Amor o la señora [Željana] Zovko, de manera que busquemos un proceso que englobe una negociación sobre todos los asuntos que hoy en día son conflictivos en la relación entre la Unión Europea y algunos estados miembros y Turquía.

Porque tenemos muchos problemas que resolver y tenemos también la necesidad de hacerlo. Creo que eso solamente se puede conseguir desde la negociación y el diálogo. Con firmeza, pero también evitando una escalada de la tensión que no creo que conduzca a resolver el problema, sino a agravarlo. Eso es lo que estoy intentando hacer y lo que seguiré intentando hacer con el apoyo de mis colegas del Consejo de Asuntos Exteriores que el próximo lunes tendrá el tema de Turquía en su orden del día. Y precisamente para preparar ese debate he viajado a Grecia, a Chipre y también a Turquía.

Sobre el tema de Bielorrusia, señor presidente, no puedo sino estar muy de acuerdo con las intervenciones que se han hecho.

Hemos señalado desde el principio del proceso electoral la cantidad de circunstancias que nos preocupan y que rechazamos sobre represión y violación de derechos humanos por las autoridades de Bielorrusia.

Hemos lanzado serios mensajes de advertencia - tienen una lista sobre lo que hemos dicho a través de los procedimientos formales de toma de posición de la Unión Europea -, pero al mismo tiempo también tenemos que mantener un contacto con la sociedad civil y con Bielorrusia que nos permita actuar sobre la realidad y mejorar la situación de los ciudadanos de Bielorrusia en lo que respecta a la relación con la Unión Europea.

Ambas cosas no son incompatibles. No es incompatible defender y manifestar nuestro compromiso con los derechos civiles de los ciudadanos de Bielorrusia, la independencia y soberanía del país, y al mismo tiempo participar en contactos con la sociedad civil y mantener abiertos vínculos de comunicación. Algo parecido podría decir de Rusia.

Muchos de ustedes han hecho referencia a ¿por qué seguimos financiando a Turquía con fondos de pre-adhesión? Ustedes deberían saber que desde el año 2017 los fondos de pre-adhesión han sido recortados, disminuidos en 1.300 millones de euros.

La actual asignación solamente se dedica a trabajar en los terrenos de la democracia, el desarrollo de la rule of law, los derechos humanos y el apoyo a la sociedad civil junto con una asignación de 18 millones [de euros] para el desarrollo rural. Pero no hay en este momento fondos de pre-adhesión asignados a lo que serían los ámbitos económicos, porque esos fondos han sido – como les digo - fuertemente disminuidos como consecuencia de las actuaciones de Turquía que el Consejo [Europeo] ha considerado que no eran compatibles con esa condición de país candidato que ustedes han mencionado tantas veces.

Por lo tanto, sí hemos utilizado los instrumentos que tenemos, pero no lo mezclen todo. No mezclen los fondos de pre-adhesión con los fondos que destinamos a apoyar a los exiliados – hay que llamarles así, exiliados más que migrantes - sirios que están en Turquía. 3,5 millones de personas representan, sin duda, una carga importante para el país que los acoge. Y que nosotros destinemos dinero a ayudar a esa acogida, facilitando escuelas, facilitando asistencia sanitaria, facilitando educación, ¿qué tiene de malo eso? ¿cómo vamos a dejar de hacer eso? Tenemos que seguir haciéndolo.

Reciente se ha decidido, y el Parlamento está en ello, [destinar] 500 millones [de euros] más de apoyo a los refugiados sirios. Eso no es dinero para Turquía, como algunos han dicho.

No, no, ese dinero va directamente a ayudar - vía las ONGs que trabajan en la zona y vía los organismos de las Naciones Unidas - a la desesperante situación de los exiliados sirios. No pueden criticar eso. No pueden decir que es una especie de intercambio maligno con Turquía. Es una absoluta necesidad que contribuyamos al mantenimiento del esfuerzo de ayuda a esa gente como lo hacemos en Jordania y en el Líbano, exactamente igual.

En Bielorrusia, la situación – comparto su preocupación - es y puede ser más grave todavía. Es cierto que allí nosotros tenemos instrumentos de acción limitados. Puedo garantizarles que hemos utilizado todos los que están a nuestro alcance y que, en función de cómo se desarrollen los acontecimientos, el Consejo de Asuntos Exteriores se ocupará de la cuestión y tomará las medidas que estime oportunas. Pero en este tercer punto del orden del día sí quiero manifestar mi absoluto acuerdo con sus señorías, cómo se han expresado y en los términos que lo han hecho, sobre la situación en Bielorrusia.

Muchas gracias, presidente, por su generosidad en el tiempo. Me hubiera gustado disponer de más, pero creo que ha sido una respuesta sintética a las numerosas intervenciones que sus señorías han hecho sobre tres temas de la máxima importancia.

Muchas gracias señor presidente.

Link to the video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-192710