Delegation of the European Union to Tunisia

Discurso de la de la Alta Representante/Vicepresidenta de la Unión Europea, Federica Mogherini en la sesión plenaria del Parlamento Europeo sobre la situación en Bolivia

Brussels, 15/11/2019 - 19:34, UNIQUE ID: 191115_39
HR/VP speeches

TRADUCCIÓN DE CORTESÍA

Este es un momento crítico para Bolivia, en el que se necesita un máximo de moderación y el mayor sentido posible de responsabilidad, tanto dentro como fuera del país. Los instantes delicados como éste requieren un firme rechazo a la violencia en los más altos niveles de mando.

Como ustedes saben, el 20 de octubre los bolivianos votaron en unas elecciones presidenciales marcadas por varias irregularidades. Esto ocasionó que los ciudadanos bolivianos salgan a las calles, causando violencia y agitación social en todo el país. Hubo tres muertos y más de 100 heridos.

La actual agitación es el resultado de meses y años de tensiones relacionadas con el futuro político del país.

Como ustedes saben, el Presidente [de Bolivia Evo] Morales tomó la controversial decisión de presentarse para un cuarto mandato con la aprobación del Tribunal Constitucional, después de haber perdido un referéndum para cambiar la Constitución.

Las tensiones aumentaron tras las elecciones. Cuando la votación concluyó, el sistema de transmisión de resultados electorales preliminares (TREP) mostraba que ninguno de los candidatos parecía tener suficientes votos para ganar en la primera vuelta, y que un balotaje sería el resultado más probable.

En ese momento, se paralizó el sistema por alrededor de 20 horas y, al ser reiniciado, registraba un cambio brusco con relación a la tendencia inicial. El Tribunal Supremo Electoral reconoció al Presidente [Evo] Morales como ganador en primera vuelta, con un margen de sólo 0,57% de los votos.

Pero el Vicepresidente del Tribunal renunció durante el proceso de conteo en rechazo a la manera en que el proceso estaba siendo manejado.

Como consecuencia, se desencadenaron manifestaciones y violencia a lo largo del país; cinco centros electorales fueron incendiados y la más poderosa organización de la sociedad civil  convocó a una huelga general.

La Organización de los Estados Americanos envió una Misión de Observación Electoral a Bolivia. Ésta declaró en su informe preliminar que la mejor opción sería que los dos candidatos ganadores vayan a una segunda vuelta. La evaluación fue apoyada por la Misión de Expertas Electorales de la Unión Europea, que enviamos al país, y por varios países de la Unión Europea. Nosotros también manifestamos públicamente esta posición el 24 de octubre.

Tomando en cuenta la desconfianza generalizada, el Gobierno boliviano invitó a la Organización de Estados Americanos para que realice una auditoria electoral. El Gobierno aceptó que los resultados de la auditoría sean vinculantes. La auditoría fue apoyada por algunos Estados Miembros de la UE con expertos y financiamiento.

Las conclusiones preliminares fueron anunciadas el pasado domingo. La auditoría identificó varias irregularidades y concluyó que el resultado de las elecciones debería anularse y que debería organizarse nuevas elecciones a la brevedad posible.

En las horas siguientes, la oposición pidió la renuncia de [Evo] Morales y el  comandante de las Fuerzas Armadas bolivianas sugirió lo mismo. El Presidente [Evo] Morales, junto al Vicepresidente [Álvaro García Linera] y algunos ministros, decidió dimitir y él pidió asilo a México.

Según la Constitución, y basándose en la renuncia y ausencia del Presidente  [Evo Morales] y el Vicepresidente [Álvaro García Linera], la sucesión constitucional llegó hasta la Vicepresidente de la Cámara de Senadores [Jeanine Áñez] hasta la celebración de nuevas elecciones. La Unión Europea apoya una solución institucional que permita conformar un liderazgo interino para preparar nuevas elecciones y evitar un vacío de poder que podría tener consecuencias nefastas para todo el país.

En estos días y horas hemos estado activos a través de nuestra Delegación en La Paz – a la cual quiero agradecer – para crear un espacio en el que el Gobierno, la oposición y la sociedad civil logren encontrar una salida a esta situación. Estamos apoyando activamente la mediación organizada por la Iglesia Católica para consensuar un camino pacífico hacia nuevas elecciones. Esta mediación ya ha producido algunos primeros resultados, que calman parcialmente las tensiones y evitan una peor escalada de la violencia.

El pasado lunes, en el Consejo de Asuntos Exteriores, informé a los ministros de Relaciones Exteriores europeos sobre nuestro trabajo en el país, e intercambiamos ideas sobre la mejor manera de apoyar a Bolivia en la preparación de las elecciones anunciadas. Estamos evaluando la posibilidad de mandar una nueva misión de la Unión Europea al país, y acompañar en la designación de un nuevo Tribunal Supremo Electoral.

Bolivia es un socio muy importante de la Unión Europea. En estos años hemos construido una cooperación política sólida y desarrollado diálogos políticos en los que tratamos todos los temas, incluyendo aquellos en lo que tenemos desacuerdos o diferentes puntos de vista.

Enviamos también una Misión de Expertas Electorales al país y tenemos varios proyectos de apoyo a la sociedad civil en Bolivia.

Sin lugar a dudas, en los últimos 14 años Bolivia ha mejorado para bien. La pobreza ha disminuido, el acceso a los servicios básicos ha mejorado y la inclusión de los pueblos indígenas en la vida pública del país ha ido en aumento.

Todos estos avances tienen que ser mantenidos y esto sólo será posible a través de una solución política pacífica que respete la Constitución y el Estado de Derecho, y que pueda llevar al país a nuevas elecciones oportunas y creíbles, que reflejen fielmente la voluntad el pueblo boliviano.

Bolivia puede salir de la crisis y consolidar sus instituciones democráticas. Tiene todo el potencial para continuar en el camino de la democracia, el desarrollo sostenible y la inclusión social.

Pero las próximas semanas serán cruciales. La Unión Europea continuará al lado del pueblo boliviano. Lo hemos hecho a través de los años y especialmente en estos difíciles momentos de la vida democrática del país.

Gracias.

 

Link al video:

 

https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-180181

 

Conclusiones finales

Señor Presidente,

He oído atentamente las diferentes intervenciones. Déjenme decir que veo diferentes opiniones en la lectura o en el análisis de la situación. Pero especialmente veo el fuerte apoyo al papel y a la presencia de la Unión Europea en el acompañamiento del país en estos momentos. Esto es exactamente lo que hemos venido haciendo de manera silenciosa pero constante en estas horas y días. Por este motivo, quiero reiterar mi agradecimiento al personal de la Delegación de la Unión Europea en Bolivia que ha realizado un trabajo destacable estas últimas semanas, en condiciones difíciles. Continuaremos en esa vía.

También he visto un cierto consenso entre los Estados Miembros en el hecho de que estamos y debemos estar listos para acompañar al proceso aún más allá. Una vez más, creo que es importante que todos hagamos un llamado a la voluntad política, la responsabilidad y moderación en este momento porque, repito, estamos hablando de un país que ha tenido una trayectoria de cambios positivos a lo largo de estos años y posee todo el potencial para consolidar la democracia, la inclusión y el desarrollo social en los años por venir.

Necesitan saber, especialmente los bolivianos, que estamos ahí para acompañar y apoyar este proceso. Celebro que la gran mayoría de este hemiciclo apoye este acercamiento. Gracias.

Link al video:

https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-180183

Secções editoriais: