Delegation of the European Union to Tajikistan

Día de Europa 2019 - "Unión Europea y Chile: Una Alianza para el Futuro"

14/05/2019 - 20:13
Summits

Discurso de la Embajadora de la Unión Europea en Chile, Stella Zervoudaki, en el marco de la celebración del Día de Europa, realizado el jueves 9 de mayo en el Club de la Unión.

Hoy celebramos la visión de un gran hombre de Estado que trabajó por lo que era necesario, y no solo por lo políticamente posible. Una visión simple y audaz, que ofreció esperanza a una Europa devastada y cambió el curso de la historia.

En su histórica declaración el 9 de mayo de 1950, Robert Schuman afirmó que la cooperación entre los estados de Europa sería la única forma de superar la rivalidad y la desconfianza, el único camino hacia la paz y la libertad. Solo la cooperación entre estados podría derrotar al miedo, generar solidaridad y dar respuestas efectivas en un mundo cada vez más interdependiente.

En su visión, un propósito común no implicaría uniformidad. Al contrario: el respeto a la diversidad de nuestras culturas sería la única manera de preservar los intereses nacionales y, al mismo tiempo, crear prosperidad, bienestar e igualdad de derechos para todos.

Pero Schuman sabía que Europa no se construiría de una sola vez, o únicamente con instituciones tecnocráticas. Europa se construiría con pragmatismo y flexibilidad, por la gente y para la gente. Una Europa unida sería accessible a todos los países democráticos en el continente.

Para Schuman, la paz no era solo la ausencia de conflicto. Para él, la paz sería la base de la reconciliación, la libertad y la democracia. La paz en definitiva significa confianza en la humanidad.

Esta visión basada en valores fue esbozada hace casi 70 años, cuando Europa todavía estaba en ruinas y nuestros resentimientos aún eran muy grandes.  

Hoy, nos damos cuenta de lo lejos que nos ha llevado esta visión, de lo relevante que aún es y de por qué Schuman es considerado el padre fundador de la Unión Europea.

Estimados amigos,

2019 es un año decisivo para nuestra Unión.

Habrá cambios, como las elecciones al Parlamento Europeo en Mayo y la nueva Comisión a partir de Noviembre, que ocurren cada 5 años.

Y, como ya saben, este año tendremos que redefinir nuestra relación con el Reino Unido, que actualmente está reflexionando sobre su nuevo vínculo con la Unión Europea.

Pero quizás es menos conocido que hoy nuestros Estados Miembros están reunidos en Rumanía, donde dibujarán un nuevo camino para Europa. En un mundo cada vez más incierto, nuestra Unión está construyendo una hoja de ruta hacia:

Una Europa protectora de sus ciudadanos y sus derechos, porque la paz en el mundo de hoy es poder.

Una Europa competitiva, que invierta en las tecnologías del mañana y que proteja nuestro mercado único, nuestra industria y nuestra moneda común.

Una Europa más justa y más inclusiva, que refuerce nuestros principios fundamentales de igualdad, de justicia social y del Estado de derecho, en su territorio y en el mundo.

Una Europa sostenible, que lidera los esfuerzos para alcanzar un desarrollo sustentable y luchar contra el cambio climático.

Y una Europa más influyente, que promueva la actualización del sistema multilateral sobre la base de reglas comunes.

Por todo ello, confío en que esta cumbre nos llevará a una Unión más fuerte y más democrática.

Los retos a los que nos enfrentamos aumentan cada día: flujos migratorios; crecientes presiones en sectores estratégicos, cambios demográficos, tecnológicos y climáticos; y nuevas amenazas a nuestra seguridad y al Estado de derecho.

Al mismo tiempo, actores clave están poniendo en cuestión, o incluso socavando deliberadamente, el orden multilateral basado en reglas. Modelos autoritarios amenazan cada vez más a las democracias liberales.

Durante los últimos años, varios de estos retos nos han puesto a prueba en Europa. No ha sido fácil, y ha habido momentos en los que podríamos haber respondido mejor y más rápido. Sin embargo, estamos saliendo reforzados.

Hemos vuelto a crear empleo, fortalecido el Euro, recuperado el crecimiento económico y generado inversiones. Hemos avanzado hacia una Europa más social y con mayor equidad de género, adoptando, por ejemplo, el Pilar Europeo de Derechos Sociales y garantizando que los trabajadores reciben el mismo salario por el mismo trabajo en el mismo lugar. Nos estamos preparando para la Europa del futuro, con una nueva estrategia sobre Inteligencia Artificial y un plan para alcanzar la neutralidad en emisiones en el año 2050. Hemos también fortalecido la solidaridad, la responsabilidad y la seguridad de nuestra Unión.

En otras palabras, hemos actuado donde era más necesario.  

Ahora, debemos mirar al futuro: Aprender de nuestra experiencia. Apoyarnos en los éxitos para reconectar con los ciudadanos. Ofrecer una visión renovada, basada en nuestros valores fundamentales y en resultados concretos.

Porque los desafíos que el mundo enfrenta hoy en día también presentan grandes oportunidades. Y para aprovecharlas necesitamos unidad, entre nosotros y con nuestros socios en el mundo. Estamos convencidos de que es peligroso e ingenuo creer que los desafíos globales pueden evitarse volviendo al proteccionismo o resolverse únicamente a nivel nacional. Sabemos, por experiencia, que ningún país puede afrontarlos solo.

Apoyándonos en esta fuerte convicción, el 16 de abril adoptamos una nueva comunicación sobre las relaciones entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe.

Esta estrategia se basa en muchos años de estrechas relaciones e intensa cooperación entre nuestros continentes, un vínculo histórico que va más alla de los lazos económicos y del apoyo que hemos ofrecido en tiempos difíciles.

Se ha construido, sobre todo, con nuestra cooperación política y con la promoción de una agenda global positiva. Desde el Acuerdo de París sobre Cambio Climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hasta la renovación de nuestros acuerdos comerciales, pasando por la protección de la democracia y los derechos humanos; sabemos que la acción colectiva puede marcar la diferencia.

La estrategia propone un nuevo marco para la profundización de nuestra asociación, con un sentido de urgencia frente a los grandes retos comunes en esta fase de nuestra historia. 

En este contexto, Chile ha sido siempre un aliado indispensable. Chile es un actor estratégico en el continente, en el escenario multilateral, y en la promocion de la integración regional, la democracia y los derechos humanos.

Chile es también un socio clave en la lucha contra el cambio climático y en el camino hacia una economía verde, con nueva tecnología y empleos de alta calidad. Agradecemos el liderazgo de Chile en acoger la COP25, y trabajaremos de su mano para lograr una conferencia exitosa, en un ámbito que definirá el futuro de todos.

No podemos prever el futuro, ni anticipar todos los cambios. Pero, podemos asegurarles que la UE seguirá siendo un socio fiable, consistente y guiado por principios.

Señoras y Señores,

Agradezco al gobierno de Chile, a los embajadores de los Estados Miembros de la UE presentes en Chile y a mis colegas de la Delegación de la Unión Europea  por su valioso apoyo y sus infatigables esfuerzos en el marco de nuestra alianza.

También agradezco a los representantes de los proyectos de cooperación de la UE en Chile, presentes aquí hoy con nosotros.

Ellos son el ejemplo concreto del trabajo en común de los chilenos y de los europeos con el sector público, el sector privado y la sociedad civil.  Un trabajo para lograr un crecimiento sostenible e inclusivo, comunidades más seguras y un progreso  sin discriminación y respetuoso de los derechos humanos.

Señoras y Señores,

No es una coincidencia que Chile sea el primer país en América del Sur con el que firmamos un Acuerdo de Asociación integral. Un Acuerdo que ahora estamos trabajando juntos para modernizar, e incluir temas innovadores, como género y comercio, pequeñas y medianas empresas, y el desarrollo sostenible.  Este acuerdo entre Chile y la Unión Europea será el marco para construir nuestro futuro.

Porque ambos sabemos que no podemos dar por sentado lo que hemos logrado hasta ahora.

Porque ambos sabemos que es el momento de ser ambiciosos y de velar no solo por resultados de corto plazo, sino por progresos realmente duraderos y sustentables en el largo plazo.

Y porque ambos sabemos que es nuestra obligación, como dijo Schuman, ir más allá de lo que es políticamente posible hoy hacia lo que es realmente necesario para abordar los desafíos del mañana.

Confío en que nuestra sólida alianza y nuestra energía compartida nos llevarán al éxito.

Muchas gracias

 

Saludo Especial del Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera Echeñique:
https://bit.ly/2YqSBwd

Video Día de Europa - "Unión Europea y Chile: Una Alianza para el Futuro": https://bit.ly/2WP9Kzz

Editorial Sections: