Delegation of the European Union to Tajikistan

Seminario internacional de protección de datos personales sobre la «Ley Orgánica de Protección de Datos: de la teoría a la práctica».

Ecuador, 01/10/2021 - 18:52, UNIQUE ID: 211001_11
Speeches of the Ambassador

Palabras del Embajador Charles-Michel Geurts - 21 septiembre 2021

Excelentísima señora Vianna Maino, Ministra de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información
Autoridades presentes
Señoras y señores

Me complace enormemente darles la bienvenida al seminario internacional de protección de datos personales sobre la «Ley Orgánica de Protección de Datos: de la teoría a la práctica».
Este seminario llega en un momento muy adecuado. La reciente aprobación de la Ley Orgánica de Protección de Datos el pasado mes de mayo constituye, sin duda, un gran éxito del legislador y de la sociedad ecuatoriana, al regular y garantizar, de acuerdo a los estándares más modernos, la protección efectiva del derecho a la protección de datos reconocido en la Constitución de la República.
Como bien señala la nueva ley en su exposición de motivos, la protección de los datos personales es uno de los ejes estratégicos para la construcción de la sociedad de la información y el conocimiento en el Ecuador. Este esfuerzo se suma al que otros países latinoamericanos están haciendo en el marco del proceso de digitalización global en el que hoy nos encontramos, proceso en el que la Unión Europea está poniendo especial acento en la cooperación bilateral y multilateral, particularmente con los países latinoamericanos.
La construcción de la sociedad global de la información es una tarea que nos atañe a todos, un impulso común que, en nuestra visión, ha de caracterizarse por ser sostenible, global, inclusivo, centrado en las personas, consciente de las peculiaridades de nuestras sociedades y basado en un marco normativo claro, respetuoso con las libertades individuales y el estado de derecho. Y, en ese esfuerzo, la puesta en marcha de la legislación de protección de datos es un elemento de singular relevancia no solo en el contexto interno, sino también en los esfuerzos de cooperación internacional, incluyendo con la Unión Europea.
En ese sentido, en la reunión informal de los Ministros de Relaciones Exteriores de los países de la Unión Europea y América Latina y el Caribe que tuvo lugar en diciembre de 2020, los ministros allí presentes expresaron su convicción de que hay mucho que ganar con la cooperación mutua en un mundo interconectado e interdependiente y reafirmaron su compromiso de trabajar juntos para lograr sociedades más democráticas, prósperas, cohesivas e inclusivas.
Mayores esfuerzos de cooperación entre la Unión Europea y América Latina en temas como la conectividad digital y la promoción de estándares convergentes, también en protección de datos, pueden sin duda ayudar a promover la economía digital como motor de un crecimiento sostenible que también contribuya a cerrar la brecha digital favoreciendo la igualdad de acceso a los servicios de la sociedad de la información, para evitar de esta forma la exclusión social y maximizar el potencial de crecimiento de nuestras economías. Todo ello sin olvidar la importancia de obtener la confianza de los ciudadanos en tanto que usuarios y titulares de derechos; sin esa confianza todos estos esfuerzos no prosperarán. Y una normativa de protección de datos robusta y eficiente es un elemento fundamental para obtener y mantener dicha confianza.
La Ley Orgánica de Protección de Datos de Ecuador es sin duda un buen ejemplo de cómo nuestros sistemas convergen sobre la base de principios comunes como la protección de los datos personales como derecho fundamental, la necesidad de una legislación integral que cubra todos los tipos de operaciones de tratamiento de datos (en lugar de normas sectoriales específicas), un conjunto básico de garantías de protección de datos y derechos individuales exigibles, así como  la supervisión por parte de una autoridad de supervisión independiente. Todos esos elementos se hallan presentes en la normativa que hoy celebramos y que ustedes van a ayudar a implementar en los próximos meses y años.
Y en ese sentido, Ecuador viene a sumarse a una tendencia que en los últimos años ha venido produciendo muchas novedades de gran interés: desde Brasil, que ahora se encuentra en pleno proceso de implementación de su primera ley general de protección de datos, a Chile, que modificó su constitución para introducir el derecho a la intimidad y recientemente anunció la creación de una autoridad independiente de protección de datos, o Paraguay, cuya Asamblea está estudiando un proyecto de ley que ha sido elaborado con amplia participación de la sociedad civil. En ese sentido, estamos especialmente honrados y privilegiados de tener hoy con nosotros en este evento dos de los «padres» de estas reformas emblemáticas, Felipe Harboe de Chile y el Embajador Fernando Flores por parte de Ecuador.
También es notable señalar que el único no miembro del Consejo de Europa que ha firmado y ratificado el texto del «Convenio 108» modernizado, el único tratado internacional vinculante en materia de protección de datos, procede de América Latina: Uruguay.
Esto muestra cómo los esfuerzos de integración regional y de convergencia global pueden aunarse, complementarse mutuamente y, de este modo, aportar nuevas oportunidades a nuestras sociedades.
Este tipo de convergencia basada en nuestros valores compartidos va a contribuir sin duda a reforzar la estrecha relación entre América Latina y la UE, ya unida a través de unos fuertes lazos políticos, comerciales y culturales. Puede aportar beneficios muy tangibles al facilitar en gran medida el comercio y la cooperación entre las autoridades públicas, incluyendo en el ámbito de aplicación de la ley, que dependen cada vez más del intercambio de información personal.
Y esta evolución no se limita a Europa y América Latina, sino que forma parte de una tendencia más global como refleja el hecho de que hoy en día, más de 120 países cuentan con leyes sobre privacidad.
En otras palabras, en la era digital, la convergencia en las normas de protección de datos resulta rentable, como demuestra el acuerdo de adecuación que la Unión Europea ha concluido con Japón, creando así la mayor zona mundial de flujos de datos libres y seguros y contribuyendo a amplificar los beneficios del acuerdo de libre comercio que también se ha negociado. En estos momentos, una decisión similar con Corea del Sur, que permitirá el libre flujo de datos entre ambas economías, está a punto de aprobarse. Ciertamente, estamos interesados en explorar la posibilidad de adoptar conclusiones de adecuación similares con más países latinoamericanos, en un momento en que estamos llevando a cabo importantes negociaciones comerciales con ellos.
No quisiera dejar de mencionar en ese contexto el acuerdo de libre comercio entre Ecuador y la Unión Europea, en vigor desde enero de 2017, que constituye un hito en nuestras relaciones bilaterales y que contribuye a crear un entorno adecuado para impulsar el comercio y la inversión en ambas partes con el consiguiente beneficio para los exportadores, los trabajadores y los ciudadanos de Ecuador, un país que quiere diversificarse e integrarse en las cadenas de valor mundiales. En ese sentido, la introducción de la normativa de protección de datos va sin duda a representar un importante valor añadido para este acuerdo al crear un entorno que facilita las actividades comerciales y de prestación de servicios, cada vez más basadas en el intercambio de datos de carácter personal, y de esta forma atraer inversiones en sectores intensivos en el uso de información.
Permítanme concluir animándoles a continuar su camino por esta senda de convergencia. De este modo, no solo garantizarán una protección más eficaz de los derechos de sus ciudadanos y mejorarán la integración de sus empresas en la economía mundial de los datos, sino que también contribuirán a configurar el desarrollo de normas internacionales en materia de privacidad ahora que existe una demanda creciente de «reglas comunes del juego» en este ámbito.
Permítanme igualmente reiterar el compromiso de la Unión Europea para intensificar nuestra cooperación en esta área, basada en la experiencia de la puesta en marcha e implementación de nuestro nuevo marco normativo en protección de datos, experiencia que ponemos a su disposición en la medida en que pueda servir de ayuda en su propio camino hacia una implementación efectiva de la Ley Orgánica de Protección de Datos.   
Con ello, me gustaría desearles una fructífera conferencia.
Muchas gracias.

 

Secciones editoriales: