Delegation of the European Union to Tajikistan

Balcanes Occidentales: debemos cambiar la dinámica

21/05/2021 - 12:49
From the blog

21.5.2021 - Blog del AR/VP – El martes asistí, junto con el comisario Várhelyi, a una cena informal con los dirigentes de los seis países de los Balcanes Occidentales. En los últimos meses, hemos visto frustración por su parte respecto a la UE y la proliferación de una retórica nacionalista a menudo divisoria. En nuestro último Consejo de Asuntos Exteriores, los ministros de la UE convinieron en la necesidad de redoblar nuestros esfuerzos para acercar más la región a la Unión Europea.

«Hemos visto últimamente frustración en los Balcanes Occidentales respecto a la UE y la proliferación de una retórica divisoria. Es necesario que redoblemos nuestros esfuerzos para acercar más la región a la Unión Europea».

El pasado martes, invité a una cena informal al presidente de Montenegro, Milo Đukanović, al primer ministro de Albania, Edi Rama, a la primera ministra de Serbia, Ana Brnabić, al presidente del Consejo de Ministros de Bosnia y Herzegovina, Zoran Tegeltija, al primer ministro de Macedonia del Norte, Zoran Zaev, y al primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, para debatir acerca de la situación en la región. El comisario Várhelyí, encargado del proceso de adhesión, también se sumó al debate.

«Era de suma importancia volver a reunir a los dirigentes de los Balcanes Occidentales en un ambiente informal, ya que la región se encuentra de nuevo en una encrucijada por lo que respecta a la integración europea».

Desde 2017 es habitual celebrar este tipo de reuniones dos veces al año, pero desde el inicio de mi mandato, no habíamos tenido oportunidad de hacerlo debido a la pandemia de COVID-19. Era de suma importancia volver a reunirse en este ambiente informal, ya que actualmente la región se encuentra de nuevo en una encrucijada por lo que respecta a la integración europea.

«Quería mantener un intercambio abierto e informal con los dirigentes de los Balcanes Occidentales sobre sus inquietudes y propuestas para la región y su futuro europeo, así como un enfoque más estratégico para la política exterior europea»

Quería mantener un intercambio abierto e informal con los dirigentes de los Balcanes Occidentales sobre sus inquietudes y propuestas para la región y su futuro europeo, así como un enfoque más estratégico para la política exterior europea. Quisiera asimismo establecer una relación personal con los dirigentes que necesitan disponer del espacio necesario para trabajar en las relaciones de buena vecindad, con la Unión Europea y entre ellos.

«Todos los dirigentes declararon haber decidido otorgar la máxima prioridad a la integración en la UE y haber invertido todo el capital político a su alcance para acercar a los ciudadanos de la región a la UE».

Era importante demostrar el compromiso de la UE con la región a nivel político, más allá de la ampliación. Sin embargo, el debate puso claramente de manifiesto que la ampliación es el tema, casi existencial, que une a la región. Todos los dirigentes declararon haber decidido otorgar la máxima prioridad a la integración en la UE y haber invertido todo el capital político a su alcance para acercar a los ciudadanos de la región a la UE. Al ser de un país que empezó a prosperar durante los años en que se preparaba para la adhesión a la Unión Europea, sé muy bien que la UE puede servir de imán y ayudar a que los países se recuperen, crezcan y prosperen.

«Basta con mirar un mapa para entender hasta qué punto los Balcanes Occidentales están inmersos en la UE»

Basta con mirar un mapa para entender hasta qué punto los Balcanes Occidentales están inmersos en la UE, como señaló un dirigente el martes. La UE es el principal socio comercial de todos los países de los Balcanes Occidentales, con cerca del 70 % del comercio total de la región. En los últimos diez años, nuestro comercio ha crecido casi un 130 %. Las exportaciones de los Balcanes Occidentales a la UE han aumentado un 207 %. En 2018, las empresas de la UE representaban más del 65 % de la inversión extranjera directa en la región.

Sin embargo, no hacen falta muchos conocimientos de historia europea para entender por qué la región sigue siendo frágil y su proceso de integración en la UE, complejo. En los Balcanes empezó en 1914 la Primera Guerra Mundial y también en los Balcanes se vivió de nuevo la guerra que dejó un reguero de muerte y destrucción en suelo europeo en los años 90, tras la caída del muro de Berlín y la disolución de la antigua Yugoslavia.

A la complicada historia de la región se suma el juego de los aspirantes a «nuevos imperios», con Rusia y China tratando de incrementar su influencia y debilitar a la UE».

Estas guerras dejaron profundas heridas que aún están lejos de cicatrizar, a pesar del tiempo transcurrido desde el acuerdo de Dayton para Bosnia y Herzegovina y el alto el fuego de 1999 entre Serbia y los combatientes independentistas kosovares. A esta complicada historia se suma asimismo el juego de los aspirantes a «nuevos imperios», con Rusia y China tratando de incrementar su influencia y debilitar a la UE. A pesar del entorno más seguro y estable del que disfruta ahora, la región aún dista de ser resiliente.

«Las políticas identitarias están prosperando en la región y advertimos ideas peligrosas sobre la modificación de las fronteras en función de parámetros étnicos. Estos discursos están en total contradicción con lo que representa la integración europea».

La reciente pandemia y sus consecuencias económicas y sociales han empeorado la situación, a pesar de los esfuerzos de la UE y sus Estados miembros, que han movilizado 3 300 millones de euros para contribuir a la recuperación de la región a través de la iniciativa «Equipo Europa» y que distribuirán 651.000 vacunas contra la COVID-19 antes de finales de agosto, con la ayuda en particular de Austria. Las políticas identitarias están prosperando en la región y con ello advertimos ideas peligrosas sobre la modificación de las fronteras en función de parámetros étnicos. Estos discursos están en total contradicción con lo que representa la integración europea. [Lea mi reciente blog sobre Bosnia y Herzegovina, que trata este tema.]

«Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE expresaron su inquietud por «perder la región» y convinimos en que si los Balcanes Occidentales cumplían, nosotros también».

A la vista de esta situación, incluí los Balcanes Occidentales en el orden del día del último Consejo de Asuntos Exteriores. Era la primera vez desde 2018 que así se hacía y ya era el momento. Los ministros de Asuntos Exteriores expresaron su inquietud por «perder la región» e hicieron hincapié en su determinación de comprometerse a que los Balcanes Occidentales estuvieran más cerca de su futuro europeo. Convinimos en que si los Balcanes Occidentales cumplían, nosotros también.

Avances tangibles

Albania y Macedonia del Norte, concretamente, esperan las primeras conferencias intergubernamentales sobre la adhesión a la UE, que se celebrarán en junio, al igual que Serbia y Montenegro. La liberalización de visados para Kosovo está pendiente desde hace tiempo: el país ha cumplido todos los criterios correspondientes y ahora nos toca avanzar al respecto. Yo pondré todo de mi parte. También propiciaré que en junio se celebre otra reunión de alto nivel del Diálogo Belgrado Pristina. También está pendiente desde hace tiempo un acuerdo global jurídicamente vinculante entre Serbia y Kosovo. Este año Bosnia y Herzegovina debe aprovechar que no se celebran elecciones para encarar negociaciones y decisiones difíciles sobre las reformas electorales, el Estado de Derecho y las reformas constitucionales necesarias.

«El llamamiento de los dirigentes de los Balcanes Occidentales a los Estados miembros ha sido claro: "hacer un esfuerzo por prestar atención al mapa y la historia de los Balcanes, intentar entendernos mejor y planificar un futuro juntos dentro de la Unión Europea"».

Aprecié la sinceridad de los dirigentes en todos estos temas. Su llamamiento a los Estados miembros ha sido claro: «hacer un esfuerzo por prestar atención al mapa y la historia de los Balcanes, intentar entendernos mejor y planificar un futuro juntos dentro de la Unión Europea».

El compromiso de la UE con la región continuará durante los Consejos de junio, la Cumbre del Proceso de Berlín en julio y la Cumbre UE-Balcanes Occidentales en octubre. Por mi parte, seguiré totalmente implicado en y con la región, a donde tengo previsto desplazarme en julio si la pandemia de COVID-19 finalmente lo permite. Tenemos que conseguir que 2021 sea un año de avances significativos para las relaciones en todos los ámbitos entre la UE y los Balcanes Occidentales.

 

Autor