Delegation of the European Union to Somalia

Derechos humanos y democracia: un nuevo plan de acción para nuevos desafíos

25/03/2020 - 11:09
News stories

En un mundo que cambia rápidamente, cambios en los escenarios geopolíticos, el cambio climático, la degradación ambiental y la transición digital plantean desafíos incuestionables para los derechos humanos y la democracia. Sin embargo, las nuevas tecnologías también ofrecen el potencial de provocar una transformación positiva hacia sociedades más democráticas e inclusivas.

La UE está decidida a aprovechar estas nuevas oportunidades, abordar nuevos desafíos y aumentar su papel de liderazgo en la promoción y protección de los derechos humanos, la democracia, el estado de derecho y el derecho a la salud y los servicios básicos en todo el mundo. Estos son principios que forman parte del ADN de la UE. Es por eso que la Comisión Europea ha adoptado un nuevo Plan de Acción sobre derechos humanos y democracia, una hoja de ruta ambiciosa para hacer del mundo un lugar más justo, pluralista y seguro.

“Las situaciones de crisis, como la que estamos viviendo con la pandemia del coronavirus, plantean desafíos particulares para el ejercicio efectivo y la protección de los derechos humanos, y ponen a prueba el funcionamiento de nuestras democracias. Esta es una oportunidad para que Europa defienda sus valores e intereses”, dijo el Alto Representante y Vicepresidente de la Comisión Josep Borrell, quien firmó el Plan de Acción.

El Plan de Acción identifica prioridades clave que contribuyen a un objetivo común: abordar los desafíos y construir una cultura estratégica basada en los derechos humanos y la democracia, la columna vertebral de las sociedades resilientes.

  • Proteger y empoderar a las personas.
  • Construyendo sociedades resilientes, inclusivas y democráticas.
  • Promover un sistema global para los derechos humanos y la democracia.
  • Aprovechar las oportunidades y abordar los desafíos de las nuevas tecnologías.
  • Logranr resultados trabajando juntos.

Detrás de estos objetivos, existe una agenda geopolítica que apunta a fortalecer la cooperación y las sinergias con socios bilaterales y multilaterales, la sociedad civil y la comunidad empresarial para abordar juntos los viejos y nuevos desafíos.

Según el Plan de Acción anterior, la UE logró logros significativos en la protección, defensa y fortalecimiento de los derechos fundamentales en todo el mundo: en los últimos cinco años, más de 30,000 defensores de derechos humanos fueron protegidos; las ejecuciones de la pena de muerte disminuyeron en un 58%; la UE observó elecciones en más de 60 países que contribuyeron a fortalecer las instituciones democráticas y a generar confianza pública en los procesos electorales; y las cláusulas para respetar los derechos humanos y los convenios laborales se incluyeron sistemáticamente en los acuerdos comerciales de la UE.

No obstante, las cifras actuales muestran la necesidad de una mayor acción en el panorama mundial. Solo en 2019, 300 defensores de los derechos humanos fueron asesinados, 79 países todavía tienen la pena de muerte y unos 70 países consideran las relaciones del mismo sexo como un delito, por nombrar solo algunos ejemplos. Además de esto, la democracia está retrocediendo y el espacio cívico se está reduciendo en todo el mundo.

En este contexto, el nuevo Plan de Acción tiene como objetivo:

  • reforzar los medios para proteger y empoderar a los defensores de los derechos humanos;
  • promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género;
  • fortalecer el trabajo con los medios de comunicación independientes, los parlamentos y la sociedad civil en general para contrarrestar el mal uso de las nuevas tecnologías y la reducción del espacio cívico y democrático;
  • abordar el vínculo entre los desafíos ambientales y los derechos humanos, y promover los derechos a la salud, la alimentación, el agua y la educación;
  • aproveche las oportunidades y aborde los desafíos que plantean las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial;
  • proteger y fortalecer la libertad de los medios;
  • invertir en comunicación estratégica y diplomacia pública para unir fuerzas en todo el mundo.

El nuevo enfoque se refiere no solo al contenido, sino también a los métodos de trabajo dentro de la UE que mejorarán en gran medida la eficacia y la rapidez en el proceso de toma de decisiones. En una recomendación presentada junto con el plan, el HR / VP Borrell ha propuesto que el Plan sea adoptado por el Consejo Europeo como su propia decisión sobre el interés estratégico y los objetivos de la Unión. Esto podría allanar el camino para el uso de una votación por mayoría cualificada en futuros actos para implementar el Plan de Acción.

“Necesitamos el coraje y la ambición para enfrentar los desafíos juntos. Hoy, proponemos un plan ambicioso para defender los derechos humanos y la democracia en todo el mundo mediante el uso de todos nuestros recursos de manera más rápida y efectiva ", dijo Borrell.

El Plan se transmitirá ahora al Consejo para su adopción, y al Parlamento Europeo.

Secciones editoriales: