Representación de la Unión Europea en Panamá

Representación de la Unión Europea en Panamá

27/09/2016 - 16:41
EU relations with Region

Desde 2012, las relaciones entre Panamá y la Unión Europea (UE) se rigen por el Acuerdo de Asociación UE-América Central, que establece el marco para el diálogo político, la cooperación y el intercambio comercial.

Las relaciones políticas entre Panamá y la Unión Europea (UE) han estado marcadas por el Acuerdo de Asociación UE-América Central (documento explicativo) firmado el 29 de junio de 2012 en Tegucigalpa (Honduras). Panamá fue invitado en calidad de observador a las negociaciones y pasó a ser signatario tras su adhesión a la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), en 2012.

Este amplio y ambicioso acuerdo se basa en tres pilares: el diálogo político, la cooperación y el establecimiento de una zona de libre comercio.

El primero de ellos establece mecanismos de diálogo político que permiten mantener una plataforma permanente para el intercambio de puntos de vista entre la UE y Panamá sobre derechos humanos, gobernabilidad, desarrollo sostenible, cambio climático, democracia, igualdad de género, prevención de conflictos, lucha contra el tráfico de drogas y armas, corrupción y crimen organizado, entre otros.

Hasta que el Acuerdo de Asociación entró en vigor, las relaciones políticas entre Panamá y la UE se rigieron por el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, firmado en 2003, que buscaba fortalecer sus relaciones mediante el desarrollo del diálogo político y la intensificación de su cooperación.

Panamá y la UE han desarrollado sus relaciones económicas de forma gradual, fortaleciendo su comercio y su apuesta por impulsar la llegada de los productos panameños y centroamericanos a los mercados europeos.

Panamá es hoy un país de ingresos medios/altos, ya que su crecimiento económico ha sido uno de los más rápidos en América Latina durante la última década, impulsado por la expansión del Canal de Panamá y los grandes proyectos de infraestructura pública.

En ese sentido, las relaciones con la UE han contribuido a que ese fuerte crecimiento económico tuviera un impacto positivo en la mejora de los indicadores sociales.

La UE y Panamá han apostado por fortalecer sus relaciones comerciales a través del Acuerdo de Asociación UE-América Central (documento explicativo), firmado en 2012, que establece una zona de libre intercambio entre la UE y América Central.

El pilar comercial del Acuerdo de Asociación se aplica de forma provisional desde el 1 de agosto de 2013 con Panamá, lo que ha impulsado los flujos comerciales y ha abierto los mercados a los bienes, la contratación pública, los servicios y la inversión en ambas partes, aumentando los beneficios para los consumidores y contribuyendo a la creación de un entorno empresarial y de inversión estable.

Se trata de un acuerdo de región a región que los países centroamericanos negociaron como un bloque, compartiendo una misma visión y posición. De hecho, este ha sido uno de los objetivos de la UE en su política hacia Centroamérica, promoviendo la integración regional y reduciendo los obstáculos al comercio intrarregional. Eso ha permitido además fortalecer la competitividad de la región y su capacidad de atraer inversiones.

Panamá y el resto de países de la región han aprovechado los beneficios y han utilizado los instrumentos del acuerdo para diversificar sus exportaciones y atraer más inversiones europeas.

Como resultado, el intercambio comercial entre Panamá y la UE creció un 11,53% entre 2014 y 2015. Estas son algunas cifras:

  • La UE fue el principal destino de las exportaciones panameñas en 2015, adonde llegó un 27,5% de las exportaciones del país centroamericano.
  • Por su parte, Panamá importó bienes de la UE por valor de 1,280 millones de euros, lo que supuso el 11,7% de sus importaciones totales, y un aumento del 26,1% respecto al año anterior.
  • Por rubro, la UE importó principalmente maquinaria y equipos de transporte (38,7%) y alimentos (35,5%) desde Panamá.
  • En cambio, Panamá importó maquinaria y equipos de transporte (33,5%) y productos químicos y derivados (29,7%).
  • La inversión extranjera directa de la UE en Panamá fue de 4,7 millones de euros en 2014.

A través del pilar de cooperación del Acuerdo de Asociación UE-América Central (documento explicativo), firmado en 2012, la UE y Centroamérica se proponen aportar a la consolidación, actualización y ampliación de los objetivos y áreas prioritarias de la ayuda financiera y técnica entre ambas regiones.

Sin embargo, los elevados indicadores de desarrollo económico que ha mostrado Panamá en los últimos años han hecho que el país “se gradúe” de la cooperación que otorga la UE en el marco del ejercicio financiero 2014-2020.

Por contra, Panamá continuará beneficiándose de las líneas temáticas de la UE, el programa regional para América Latina y del programa subregional para Centroamérica.

La UE canaliza su ayuda humanitaria a Panamá a través del Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO).

Los esfuerzos de ECHO van más allá de la fase de emergencia e incluyen dos tipos de proyectos:

  • Actividades de reducción de riesgo como uno de los principales pilares de su asistencia; y
  • Mejora de las capacidades de preparación y prevención de riesgos y resiliencia ante desastres a través del programa DIPECHO (Disaster Preparedness ECHO), que proporciona a comunidades vulnerables medidas preparatorias sencillas y económicas que hacen posible salvar vidas cuando llega un desastre, reducir los daños de una manera eficiente, y aumentar la capacidad de reacción de las comunidades ante amenazas futuras.

Para 2015-2017, la Comisión Europea ha destinado 14 millones de euros a responder a los efectos de la sequía que afecta actualmente a más de 6,2 millones de personas en el Caribe. La ayuda busca contribuir a disminuir el impacto de la sequía en la vida de las poblaciones vulnerables y fortalecer la seguridad alimentaria, la nutrición y el acceso a los servicios de salud.

Idiomas:
Secciones editoriales: