Delegation of the European Union to the Republic of Niger

El ejército y la población civil de Europa trabajan juntos contra el coronavirus

07/04/2020 - 17:27
From the blog

07/04/2020 - La lucha contra la pandemia requiere una movilización sin precedentes a todos los niveles.

 

Nuestras fuerzas armadas desempeñan un papel fundamental a la hora de ayudar a contener la propagación del virus. Aunque muchas cosas son inciertas en el mundo actual, una está clara: la salud es una verdadera cuestión de seguridad.

En el aspecto exterior, la UE está trabajando intensamente para ayudar a la repatriación de los ciudadanos europeos bloqueados en terceros países. También se ha movilizado plenamente para contribuir a forjar una estrategia de respuesta global y multilateral y para ayudar a los países frágiles y afectados por conflictos.

Cabe señalar que existe una dimensión de seguridad y defensa en la crisis actual. Ayer, durante una videoconferencia de los ministros de Defensa de la UE, analizamos la contribución de nuestros ejércitos a la lucha contra el virus. Además, coincidimos en la necesidad de que la UE, incluso en esta época de crisis del coronavirus, prosiga su compromiso de seguridad a través de sus misiones y operaciones en el exterior. Aunque muchas cosas son inciertas en el mundo actual, una está clara: la salud es una verdadera cuestión de seguridad.

La Unión Europea combate el coronavirus y sus consecuencias en todos los frentes. Por lo que se refiere al aspecto exterior, estamos haciendo gestiones intensas para la repatriación a sus respectivos países de los europeos bloqueados en el extranjero. Trabajamos asimismo para reforzar la coordinación mundial ante la pandemia. También estamos contrarrestando la «infodemia» actual, es decir, la propagación de mensajes tóxicos que pueden poner vidas en peligro.

Nuestro personal de seguridad, militar y civil, participa plenamente en la lucha contra la crisis. Ayer convoqué una videoconferencia con los ministros de Defensa de la UE precisamente para debatir las implicaciones de la COVID-19 en el ámbito de la seguridad y la defensa europeas. Debatimos el papel de las fuerzas armadas en esta crisis y el impacto en las misiones y operaciones de la UE desplegadas en todo el mundo.

Nuestras fuerzas armadas desempeñan un papel fundamental a la hora de ayudar a contener la propagación del virus. Prestan apoyo logístico y de transporte; construyen hospitales en un tiempo récord; despliegan su personal médico; y apoyan a la policía y a otros servicios nacionales. Me impresionó oír muchos ejemplos procedentes de toda Europa de cómo las fuerzas armadas apoyan a la población en estos tiempos difíciles.

Pero este trabajo no solo se lleva a cabo dentro de las fronteras nacionales: aviones militares han contribuido a la repatriación de ciudadanos de la Unión que se encontraban en el extranjero; han trasladado pacientes entre países; han suministrado equipos. Se trata de la solidaridad europea en acción, y esto debe conocerse. Cuando Europa es atacada por sus detractores (desde dentro y fuera de la UE), no debemos tener miedo de poner las cosas en su sitio.

A escala de la UE contamos con experiencia militar que puede ponerse al servicio de reforzar el apoyo mutuo entre las fuerzas armadas nacionales. Y tenemos que utilizarla plenamente. Por ello estamos trabajando para crear un grupo de trabajo dentro del Servicio Europeo de Acción Exterior (liderado por el Estado Mayor de la Unión Europea) para facilitar el intercambio de información y mejores prácticas, comunicar más y mejor sobre lo que hacen nuestros militares y así aprender juntos. Es importante compartir nuestros conocimientos, experiencias y necesidades. La coordinación con los socios seguirá siendo, por supuesto, un pilar fundamental de nuestro trabajo: pienso en particular en la OTAN y la ONU.

En el segundo punto de nuestro orden del día abordamos las misiones de seguridad de la UE fuera de nuestras fronteras y el impacto del coronavirus en esta labor. En la actualidad, la UE tiene casi 5 000 mujeres y hombres desplegados bajo la bandera de la UE en países vecinos y otros más lejanos, en 17 misiones y operaciones civiles y militares. Ayer nos centramos especialmente en las militares. En estos momentos tenemos en marcha seis misiones y operaciones militares. La más reciente es EUNAVFOR MED IRINI, iniciada la semana pasada, concebida para ayudar a aplicar el embargo de armas en Libia y obrar en pro de la paz y la estabilidad en el país.

La primera preocupación es garantizar la salud y la seguridad de nuestro personal y evitar que el coronavirus afecte directamente a las personas que trabajan en nuestras misiones y operaciones. Así está ocurriendo gracias a las oportunas medidas preventivas. Sin embargo, a medida que el virus se propaga por el mundo, es fundamental mantener la presencia sobre el terreno y seguir apoyando a nuestros socios, aunque estas actividades tengan a veces que adaptar sus procedimientos.

Debemos tener en cuenta la forma en que el virus está afectando a las situaciones conflictivas en las que opera la UE. El riesgo obvio es que la pandemia agrave los conflictos existentes. En interés de la paz, de nuestros socios y del nuestro propio, debemos seguir apoyando a los países y regiones frágiles. Tenemos que reafirmar que nuestro compromiso con la paz y la seguridad no ha cambiado; no podemos dejar un peligroso vacío. Por lo tanto, hemos acordado con los Estados miembros mantener su compromiso y encontrar formas inteligentes de adaptarse a las circunstancias sin renunciar a nuestra ayuda; y, cuando sea posible, formas de ayudar a nuestros socios a mejorar su capacidad de resistencia frente a la pandemia.

Por último, sabemos que la COVID-19 tendrá profundas implicaciones estratégicas que, a su vez, afectarán a la política de seguridad y defensa de la UE. Esta pandemia está demostrando que la seguridad no puede entenderse en un sentido restringido y que la salud se ha convertido en una cuestión de seguridad. Tenemos que considerar detalladamente cómo podemos mejorar nuestra capacidad de resistencia y desarrollar capacidades de defensa para hacer frente a situaciones similares en el futuro. Mientras luchamos por superar la crisis en casa y en el extranjero, debemos planificar el futuro y hacerlo juntos.