Delegation of the European Union to the Republic of Niger

La COVID-19 ha agravado el riesgo de malos tratos y torturas en todo el mundo

25/06/2021 - 18:00
News stories

En el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, la UE reitera su firme compromiso a seguir trabajando por un mundo sin tortura.

La pandemia de COVID-19 ha provocado una escalada de la tortura y los malos tratos en todo el mundo. Personas privadas de libertad, ya expuestas al riesgo de un trato cruel, inhumano o degradante, han afrontado una nueva amenaza que las ha puesto en situación de especial vulnerabilidad, en particular al estar confinadas en espacios cerrados en los que el distanciamiento social es prácticamente imposible. Las medidas de protección, concretamente los confinamientos y los toques de queda, han derivado a menudo en el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas policiales, y la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto deficiencias institucionales y de procedimiento que han agravado el riesgo de tortura y malos tratos para innumerables niños, mujeres y hombres en todas las regiones del mundo.

«Las restricciones y los confinamientos han aumentado las violaciones y abusos de los derechos humanos tanto en el ámbito público como doméstico, en particular la violencia, las detenciones y retenciones arbitrarias, las agresiones físicas y los traumas psicológicos para muchas personas», afirma el alto representante de la UE y vicepresidente de la Comisión, Josep Borrell, en su declaración con ocasión de este Día Internacional. «El respeto de los derechos humanos y la dignidad humana deben seguir configurando nuestra respuesta a la pandemia mundial actual. A pesar de los esfuerzos de muchos gobiernos por reducir el número de detenidos en tiempos de crisis sanitaria, hay centros de detención en los que siguen infligiéndose tortura y otros malos tratos».

Las personas privadas de libertad están especialmente expuestas al riesgo de infectarse con el virus letal debido a su situación de vulnerabilidad. A 20 de mayo de 2021, más de 548 489 presos habían contraído la COVID-19 en 122 países, y al menos 3 968 habían fallecido por este nuevo virus en cárceles de 47 países, según la plataforma de información independiente Prison Insider (enlace externo). Lamentablemente, estas cifras no son definitivas y distan mucho de reflejar la realidad actual.

Condiciones de detención en Mali. Fuente: Lionel Grassy, FIACAT

Del horror a la curación: el Fondo de Contribuciones Voluntarias para las Víctimas de la Tortura celebra sus 40 años de existencia

Creado en 1981 con el mandato de apoyar a las víctimas de tortura y a sus familias, el Fondo de Contribuciones Voluntarias para las Víctimas de la Tortura (enlace externo) celebra este año su cuadragésimo aniversario.

El Fondo concede cientos de subvenciones a organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo para prestar asistencia médica, psicológica, jurídica, social y de otra índole. La financiación voluntaria recibida principalmente de los Estados miembros contribuye a la rehabilitación, reparación, empoderamiento y acceso a recursos de casi 50 000 supervivientes de torturas cada año. Diferentes organizaciones de la sociedad civil, desde iniciativas encabezadas por supervivientes hasta centros de rehabilitación, prestan servicios a los supervivientes de torturas en situaciones de especial vulnerabilidad, como niños, jóvenes, personas privadas de libertad, personas con discapacidad, pueblos indígenas y migrantes, entre ellos solicitantes de asilo, refugiados, desplazados internos y personas LGBTI.

La UE contra la tortura: mejorar las condiciones de detención, luchar contra la impunidad, apoyar a los defensores de los derechos humanos...

Durante la última década, la UE ha dedicado más de 100 millones de euros a la lucha contra la tortura, una cuestión que sigue siendo una prioridad del Plan de Acción de la UE para los Derechos Humanos y la Democracia 2020-2024. La Unión trabaja sin descanso para luchar contra la tortura en todo el mundo, en todas sus formas, contextos y entornos, y mejorar las condiciones de detención y el trato a las personas privadas de libertad. La rendición de cuentas de los responsables, unos sistemas judiciales eficaces y la reparación a las víctimas son también aspectos cruciales de la política europea contra la tortura.

Actuando en los niveles bilateral, regional y multilateral, en particular con las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Corte Penal Internacional, y mediante su apoyo a las organizaciones de la sociedad civil y a los defensores de los derechos humanos, la UE no dudará en condenar los actos de tortura y otros malos tratos en todo el mundo ni en apoyar investigaciones independientes de las violaciones y abusos graves de los derechos humanos allí donde se produzcan.

El régimen de sanciones de la UE de alcance mundial en materia de derechos humanos pone de manifiesto la determinación de la UE a defender los derechos humanos y a adoptar medidas decisivas y concretas contra los responsables de violaciones y abusos graves, como la tortura y otros malos tratos.

Los principios para la eficacia de las entrevistas en el marco de investigaciones y recogida de información (enlace externo), recientemente enunciados con el apoyo de las Naciones Unidas, los Estados, la sociedad civil y el mundo académico, son un buen ejemplo de la acción conjunta.. Proporcionan orientación para obtener información precisa y fiable, respetando plenamente los derechos humanos y la dignidad de todos, en particular mediante la aplicación de garantías jurídicas y procesales en las primeras horas de la detención policial.

En cooperación con Argentina y Mongolia, la UE seguirá promoviendo además la Alianza para el Comercio sin Tortura (enlace externo) y animará a todos los Estados a que intensifiquen la acción colectiva para regular el comercio de productos utilizados para infligir pena de muerte, tortura y otros malos tratos.

Secciones editoriales:

Autor