Delegación de la Unión Europea en Nicaragua

Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura: Declaración del Alto Representante de la UE, Josep Borrell

Brussels, 25/06/2020 - 17:19, UNIQUE ID: 200625_18
Statements by the HR/VP

En el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, rendimos homenaje a las víctimas de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. En un momento en que el mundo está uniendo esfuerzos para superar la pandemia de coronavirus, los derechos humanos deben permanecer en el centro de nuestra batalla. En este día, damos voz a los cientos de miles de personas que han sido víctimas de tortura y a quienes aún hoy son torturados.

La tortura y otros malos tratos nunca pueden justificarse. La prohibición de la tortura es absoluta: el uso de la tortura es ilegal en todas las circunstancias. La Unión Europea reafirma su firme compromiso de combatir la tortura en todo el mundo a través de un enfoque integral, que abarca la prohibición, la prevención, la rendición de cuentas y la reparación de las víctimas.

La erradicación de la tortura es un desafío global; debería ser una ambición global. No es imposible de lograr, pero solo se puede hacer si actuamos juntos. Los esfuerzos conjuntos con socios internacionales, en particular las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Corte Penal Internacional, las organizaciones regionales, los socios nacionales y la sociedad civil pueden marcar una verdadera diferencia. La Alianza Global para el Comercio Libre de Tortura es un buen ejemplo de cómo podemos trabajar juntos y llamamos a todos los Estados a unirse.

La Unión Europea reitera su llamado una ratificación universal y una aplicación efectiva de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y su Protocolo Facultativo. Con 170 Estados partes en la Convención, más recientemente Angola y Omán, la universalidad está al alcance; solo 25 Estados aún tienen que ratificarlo.

A través del Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos, la UE apoya a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan para prevenir la tortura y ayudar a las víctimas en todo el mundo. Concretamente, durante la última década, la Unión Europea ha asignado más de 80 millones de euros para apoyar a quienes están a la vanguardia de este trabajo. Continuaremos respaldando a los defensores de los derechos humanos que se enfrentan valientemente contra la tortura en todo el mundo.