Delegación de la Unión Europea en Nicaragua
y ante el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA)

Juntos por Nicaragua: Erasmus me hizo trascender

08/05/2019 - 16:56
News stories

“Cuando confirmé que había sido seleccionada para el programa Erasmus de la Unión Europea, lo primero que hice fue contárselo a mi mamá. Somos siete hermanos, y yo, Anabell Bayer Centeno, era la primera con esa gran oportunidad. ¡Iba a estudiar a España!

 

“Cuando confirmé que había sido seleccionada para el programa Erasmus de la Unión Europea, lo primero que hice fue contárselo a mi mamá. Somos siete hermanos, y yo, Anabell Bayer Centeno, era la primera con esa gran oportunidad. ¡Iba a estudiar a España!

Fue algo grande para mí. Nací en Bonanza, una ciudad ahora con 26 mil habitantes, ubicada en la Región Autónoma del Caribe Norte.

En ese tiempo (año 2014) que me anunciaron la beca tenía apenas 21 años, no trabajaba, y cursaba el cuarto año de Ingeniería Agroforestal en la URACCAN (Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense).

En mi familia, que es numerosa, la situación económica era complicada. En mi caso, no había plazas laborales para jóvenes como yo, y la verdad, en lugar de buscar trabajo, decidí esforzarme para poder culminar mi carrera. Así que, con la beca Erasmus, me llené de esperanzas y de muchos sueños.

En el año 2014, viajé a Córdoba, España ¡una ciudad con 326 mil habitantes! ¿Lo imaginan? Animada y ansiosa, iba con una meta en mente: realizar mi monografía en Genética Vegetal, pues en mi región no se realizan este tipo de investigaciones porque resulta caro equipar un laboratorio para estos fines.

En Córdoba, sin embargo, conté con todos los equipos. Mi trabajo lo concentré en “Caracteres Agronómicos y Marcadores Moleculares en una Colección de Garbanzo”. En 10 meses culminé la investigación, y regresé a Nicaragua el 30 de junio de 2015.

Mi aporte

Estando en el país, realicé adaptaciones a la monografía en términos de formatos y normativas y la defendí. Me gradué con una puntuación del 96.7, en mi universidad de origen.

Eso fue como la cereza en el pastel. Me llegaron ofertas laborales ¡en mi propia zona!, donde no es tan fácil encontrar empleo por la ubicación geográfica y la situación económica. Así que, tuve trabajo y pude ayudar a la familia.

Hoy, a mis 26 años, gracias a la preparación del programa Erasmus, cuento con dos plazas laborales. Soy docente horario en la sucursal de la URACCAN, ubicada en Siuna. Imparto clases de Edafología, Fisiología Vegetal, Cultivo II, Manejo de Áreas Silvestres y Manejo Integrado de Plagas.

Además, trabajo en un proyecto donde me desempeño como técnica del Plan de Desarrollo Innovador en Agroindustria, en las zonas de Siuna y Waslala, en rubros de café, cacao, productos cárnicos y miel.

También participo como jurado en temas relacionados a mejoramiento genético y en la parte fisiológica de las plantas. Estoy en lo mío, me siento realizada y agradecida. En mi comunidad, siempre hablo de la beca: con jóvenes, mujeres y hombres, incluyendo los de la zona rural.

Gracias al programa Erasmus, les comento que soy una profesional y tengo un salario estable. Les cuento cómo logré expandir mis conocimientos, que conocí otras culturas y aprendí a adaptarme. Trascendí y esto es lo que enseño.

A los jóvenes, les recomiendo la beca porque cambia positivamente la vida,  o soy un ejemplo de eso”.

Secciones editoriales: