Delegación de la Unión Europea en Nicaragua

Conferencia sobre el Futuro de Europa: ¿qué papel quieren los ciudadanos para Europa en el mundo?

15/10/2021 - 09:06
From the blog

15.10.2021 - Blog del AR/VP - La «Conferencia sobre el Futuro de Europa» se inauguró la primavera pasada para abrir un nuevo debate con los ciudadanos acerca de los retos y las prioridades de Europa. Escuchar a los ciudadanos y darles la oportunidad de expresar su opinión es también importante cuando se habla de política exterior y de seguridad. Los ciudadanos esperan más de nosotros y por eso debemos responder a su petición de medidas y de resultados.

«Tenemos que escuchar a nuestros ciudadanos y saber qué papel quieren que desempeñe la UE en la escena mundial. El objetivo de la Conferencia sobre el Futuro de Europa es precisamente ese: escuchar a nuestros ciudadanos y preparar reformas».

 

El Eurobarómetro y otras encuestas informan regularmente de la gran importancia que conceden los ciudadanos de la UE a la política exterior y los temas de seguridad: la mayoría de ellos desean una mayor participación de la UE en estos ámbitos. Tenemos que escuchar a nuestros ciudadanos y saber qué papel quieren que desempeñe la UE en la escena mundial. El objetivo de la Conferencia sobre el Futuro de Europa es precisamente ese: escuchar a nuestros ciudadanos y preparar las reformas que sean necesarias.

Los ciudadanos debatirán de La UE en el mundo a partir de los días 15 a 17 de octubre en Estrasburgo, con un primer panel de ciudadanos que abordará esta cuestión. A lo largo de lo que queda de año se reunirán varios paneles más para debatir sobre el papel de Europa en el mundo. A continuación, los días 21 y 22 de enero, se celebrará un pleno en el que participaré, cuyo objetivo es debatir las recomendaciones de los paneles de ciudadanos.

No hay duda de que recibiremos aportaciones interesantes de nuestros ciudadanos sobre el qué y el cómo de la política exterior de la UE. Necesitamos un debate abierto sobre cuáles deben ser nuestras principales prioridades políticas, tanto desde el punto de vista geográfico como del temático. Y también acerca de si existen nuevas prioridades en las que tengamos que centrarnos más. ¿Cómo podemos ser más eficaces en nuestra toma de decisiones y adoptar las decisiones con mayor rapidez? ¿Tenemos margen de mejora en lo relativo a la conexión entre las dimensiones interna y externa de las políticas europeas? ¿Y cómo podemos defender nuestros intereses y valores primordiales cuando algunas grandes potencias socavan abiertamente la democracia y las libertades? Estas son algunas de las grandes cuestiones a las que nos enfrentamos todos los días los responsables políticos y que, sin duda, tienen también en mente nuestros ciudadanos.

Esta tarea reviste la máxima urgencia. Tenemos que prepararnos y posicionarnos para el mundo pospandémico. Aunque todavía no hayamos salido de la pandemia, algunas tendencias generales son claras. Ninguna de ellas es totalmente nueva, pero todas se han visto intensificadas por la crisis. La primera es que nuestro mundo es cada vez más multipolar y menos multilateral, y que la competencia estratégica entre los Estados Unidos y China muchas veces paraliza el multilateralismo. La segunda es que la interdependencia resulta cada vez más conflictiva y que el poder simbólico se está empleando de manera coactiva: las vacunas, los datos y los estándares tecnológicos se convierten todos en instrumentos de competencia política. La tercera es que algunos países aplican una «lógica de imperios», y argumentan en términos de derechos históricos y zonas de influencia, en lugar de unirse a las normas convenidas y a acuerdos a nivel local. Y la cuarta es que el mundo está volviéndose menos libre y que la democracia está siendo atacada, tanto desde dentro como desde fuera. Nos enfrentamos a una verdadera batalla de relatos.

Todas estas tendencias son un llamamiento a la acción. Los europeos tenemos que responder a estas evoluciones y decidir cómo aprovechar las nuevas oportunidades y hacer frente a las nuevas amenazas. Este debate es inaplazable. Tenemos que encontrar la forma de reforzar nuestra unidad y construir una verdadera solidaridad entre nosotros. Esto es esencial para defender mejor nuestros intereses y valores y agrandar nuestra influencia al tratar con potencias que no comparten nuestros valores y que están dispuestas a utilizar como armas sus grandes bazas, ya sean recursos naturales o rutas de suministro. Debemos también ser más flexibles y creativos en nuestras asociaciones, reforzando las coaliciones con socios afines, y cooperando al mismo tiempo con los demás para perseguir objetivos comunes a nivel mundial, como la acción por el clima. Por último, debemos mejorar la rapidez en la toma de decisiones y ser más coherentes en su aplicación.

En muchos aspectos, nuestros ciudadanos van por delante de los gobiernos en cuanto a la necesidad de una política exterior y de seguridad más sólida en la UE. Muchos europeos quieren más resultados y están dispuestos a invertir en la consecución de ese objetivo, tanto financiera como políticamente. Consideran que nuestro modo actual de organizarnos puede llevar a retrasos o a tomar decisiones con un mínimo común denominador. Nosotros no cejamos en nuestro empeño de ser cada vez más eficaces, pero los cambios que se producen en nuestro entorno lo hacen a un ritmo y una velocidad tales que, en términos relativos, estamos retrocediendo.

Así pues, debemos estar dispuestos a acoger cualquier buena idea sobre el modo de mejorar las cosas. En este sentido, estamos abiertos también a escuchar a los ciudadanos de todo el mundo, en particular a nuestros socios más cercanos, como aquellos con los cuales compartimos los mismos valores, y también a aquellos que aspiran a formar parte de la Unión Europea, como los países de los Balcanes Occidentales cuyo futuro se encuentra en la UE.

Escuchar e implicar a los ciudadanos será sin duda fuente de inspiración y de recomendaciones muy valiosas. En la siguiente fase, corresponderá a los líderes políticos, a nivel nacional y de la UE, asumir estas ideas y recomendaciones y actuar conforme a ellas.