Delegación de la Unión Europea en México

El periodismo, la única vacuna contra la desinformación

03/05/2021 - 08:45
News stories

A lo largo del pasado año, se produjo un «grave deterioro del acceso de los ciudadanos a la información y un aumento de los obstáculos a la cobertura de noticias», según Reporteros sin Fronteras. 78 periodistas han sido asesinados desde 2020. El Día Mundial de la Libertad de Prensa les rinde homenaje

 

Mientras los trabajadores sanitarios se enfrentaban a la pandemia durante el pasado año, los periodistas de todo el mundo se enfrentaron a otro reto casi tan dañino: una infodemia mundial. Noticias falsas, incitación al odio, teorías conspiratorias ...: en los tiempos de la COVID-19, ha quedado más claro que nunca que el acceso a una información fiable puede ser una cuestión de vida o muerte. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Unión Europea rinde homenaje a todos los periodistas que siguen trabajando en condiciones muy duras, sometidos a una creciente presión financiera y política, vigilancia, penas de prisión arbitrarias o violencia, en un momento en que la información de los medios de comunicación independientes y libres es más esencial que nunca.

«La libertad de prensa es una piedra angular de las sociedades democráticas, que solo pueden prosperar si los ciudadanos tienen acceso a una información fiable y pueden elegir con conocimiento de causa. Libertad de prensa significa seguridad para todos», dice la Declaración del Alto Representante, Josep Borrell, en nombre de la UE.

El lema del Día Mundial de la Libertad de Prensa de este año, «La información como bien público» (enlace externo), conmemora el 30.º aniversario de la histórica Declaración de Windhoek, firmada el 3 de mayo de 1991 por un grupo de periodistas de diarios africanos que participaron en el seminario de la UNESCO «Promover una prensa africana independiente y plural». En un viaje de vuelta a sus raíces, la Conferencia Mundial del Día Mundial de la Libertad de Prensa de 2021 tendrá lugar del 29 de abril al 3 de mayo en Windhoek, capital de Namibia.

Aunque el entorno informativo ha cambiado radicalmente desde entonces, la pretensión básica de Windhoek, la necesidad de reconocer y promover la información como un bien público, sigue siendo tan pertinente en la actualidad como hace treinta años.

En 2021, el mundo asiste a «una proliferación de la información que coexiste con muchos otros tipos de contenidos en un ámbito de comunicación cada vez más digital, así como con los desafíos de la desinformación y la incitación al odio», explica la UNESCO. «La producción de información local, como las noticias locales, está sometida a una gran presión. Al mismo tiempo, la humanidad se enfrenta a una abundancia confusa de contenidos que ahoga incluso los hechos que se producen y circulan tanto a nivel mundial como local».

¿Qué se puede hacer para salvaguardar la información en este nuevo ecosistema? La UNESCO destaca tres acciones urgentes: tomar medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación, adoptar mecanismos para garantizar la transparencia de las empresas de Internet y mejorar las capacidades de alfabetización mediática e informativa para que los ciudadanos puedan reconocer y valorar, así como defender y exigir, el periodismo como una parte esencial de la información como bien público.

La odisea de informar en tiempos de COVID-19

El año pasado se produjo un «grave deterioro del acceso de los ciudadanos a la información y un aumento de los obstáculos a la cobertura de noticias», según la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de 2021, publicada por Reporteros sin Fronteras a mediados de abril. «La pandemia de coronavirus se ha utilizado como argumento para bloquear el acceso de los periodistas a las fuentes de información y a la información sobre el terreno. ¿Se restablecerá este acceso cuando haya terminado la pandemia?», se preguntan.

El periodismo, la principal vacuna contra la desinformación, sigue bloqueado total o parcialmente en el 73 % de los 180 países clasificados por esta organización.

Además de las limitaciones relacionadas con el coronavirus, 78 periodistas han sido asesinados desde 2020, y muchos más fueron detenidos, acosados o amenazados en todo el mundo, según el Observatorio de la UNESCO. Hace solo unos días tuvimos conocimiento de las dos últimas víctimas, David Beriain y Roberto Fraile, dos conocidos periodistas españoles asesinados el 27 de abril en Burkina Faso al grabar un documental sobre la caza furtiva en los parques nacionales de ese país.

David Beriain y Roberto Fraile, los dos periodistas españoles asesinados recientemente en Burkina Faso.

Incluso en estas circunstancias cada vez más difíciles, los profesionales de los medios de comunicación han contribuido en todas partes significativamente a nuestra comprensión de la pandemia y a que los flujos de información abrumadores y sumamente complejos sean más accesibles, haciendo que los hechos científicos sean comprensibles para el público en general, facilitando datos actualizados periódicamente y participando en la comprobación de los hechos.

«Las campañas de desinformación a las que estamos asistiendo hoy día menoscaban el ritmo de la vacunación y retrasan, al menos hipotéticamente, nuestro retorno a la normalidad», explica Roman Koliada, periodista ucraniano. Es uno de los 29 periodistas y expertos en medios de comunicación entrevistados por el grupo de trabajo East del SEAE para una campaña (enlace externo) sobre los efectos perjudiciales de la desinformación en los países de la Asociación Oriental de la UE. Animan al público a ser crítico: «Qué otro consejo puedo dar a las personas que no sea mirar, igual que miran la fecha de caducidad cuando compran leche. Exactamente del mismo modo debería tratarse la información», afirma Vasile Botnaru, periodista moldavo, de Radio Europa Liberă.

No hay mejor modo de creer en algo que verlo con tus propios ojos. Esto es lo que pensaron tres periodistas de la televisión pública montenegrina cuando crearon un programa de televisión de una hora sobre el departamento de COVID del Centro Clínico de Montenegro. Vestidos con sus trajes de protección, se convirtieron en los primeros profesionales de los medios de comunicación que visitaron este departamento y pasaron tiempo con los médicos y pacientes de COVID-19. «Fue una oportunidad infrecuente para el público montenegrino de ver lo que estaba sucediendo con los pacientes de COVID. Fue útil para que comprendieran la gravedad de la situación y que la lucha contra la pandemia es real y dura», afirma Vesna Teric.

Personal del programa de televisión en el departamento de COVID del Centro Clínico de Montenegro. Fuente: Delegación de la UE en Montenegro

Más de 400 periodistas protegidos por la UE en 2020

La libertad de los medios de comunicación y la seguridad de los periodistas son prioridades clave del nuevo Plan de Acción para los Derechos Humanos y la Democracia y del Plan de Acción Europeo para la Democracia. En 2020, más de 400 periodistas se beneficiaron del mecanismo de la UE para la protección de los defensores de los derechos humanos (enlace externo), mientras que la UE adoptó importantes medidas de apoyo a los periodistas, los medios de comunicación independientes y la lucha contra la desinformación en el contexto de la pandemia en muchas regiones.

Además, la UE, también a través de su Representante Especial para los Derechos Humanos, se ha mantenido en contacto con los periodistas independientes perseguidos y ha intervenido en apoyo de los periodistas y blogueros arrestados. Las delegaciones de la UE han sido la voz de la UE sobre el terreno, supervisando de cerca los procedimientos judiciales contra periodistas, manifestándose contra la represión de los defensores de los derechos humanos y los profesionales de los medios de comunicación y expresando a las autoridades nacionales su preocupación por las propuestas legislativas en materia de comunicación, medios de comunicación e información y radiodifusión.

Al mismo tiempo, la UE sigue trabajando con sus socios internacionales en nuevos enfoques pioneros para proteger el periodismo. Ejemplo de ello es la propuesta de la Comisión Europea de una Ley de servicios digitales destinada a responsabilizar a las principales plataformas de que sus sistemas sean más justos, seguros y transparentes. Otro ejemplo pertinente es la investigación de la UE sobre medios eficaces para apoyar modelos de negocio sostenibles para los medios de comunicación independientes.

¿Qué significa el Día Mundial de la Libertad de Prensa para los periodistas? Se lo preguntamos

Belarus

Ukraine

Georgia

Armenia

Azerbaijan

Secciones editoriales:

Autor