Delegation of the European Union to the Republic of Mauritius and to the Republic of Seychelles

Asia y Europa: juntas por un multilateralismo efectivo

17/12/2019 - 21:24
From the blog

A comienzos de esta semana, tuve el honor de presidir en calidad de alto representante la reunión Asia-Europa de ministros de Asuntos Exteriores (ASEM). Esta abreviatura que bien podría parecer un acrónimo burocrático es en realidad un encuentro de gran importancia política para nuestros continentes.

A comienzos de esta semana, tuve el honor de presidir en calidad de alto representante la reunión Asia-Europa de ministros de Asuntos Exteriores (ASEM). Esta abreviatura que bien podría parecer un acrónimo burocrático es en realidad un encuentro de gran importancia política para nuestros continentes. 

La ASEM congrega a un conjunto de 53 socios, formado por los 28 Estados miembros de la UE, Noruega, Suiza y la UE, y por parte de Asia, por 21 países y la Secretaría de ASEAN. Juntos representamos el:

  • 55% del comercio mundial
  • 60% del PIB mundial
  • 60% de la población mundial
  • 75% del turismo mundial

Por lo tanto, la ASEM es relevante por el enorme peso que representa. En Madrid, abordamos el modo de utilizar este peso colectivo para fomentar soluciones multilaterales basadas en normas con el fin de hacer frente a los principales desafíos. 

El simple hecho de reunir a diferentes países no garantiza, por supuesto, ningún resultado. Sin embargo, sí que crea oportunidades para ello. En la medida en que se consolidan cambios geopolíticos y se manifiesta un rechazo a la globalización, la ASEM resulta cada vez más relevante y estratégica. Esta reunión de la ASEM se celebró en el momento más oportuno y fue una ocasión importante para reforzar la cooperación entre Europa y Asia. 

Los puntos de vista en torno a la mesa de la ASEM son muy diversos, pero logramos aunarnos, en un espíritu de diálogo auténtico, para expresar mensajes clave conjuntos. Todos los ministros destacaron el valor de la ASEM como un pilar fundamental para un multilateralismo fuerte y efectivo y un orden internacional basado en normas. Este fue en sí mismo un mensaje clave, puesto que constatamos que el propio orden basado en reglas se cuestiona cada vez más. 

Todos los socios de la ASEM coincidieron en la urgente necesidad de luchar contra el cambio climático y de respaldar el Acuerdo de París, así como sobre la necesidad de defender la OMC y posibilitar el funcionamiento de su crucial sistema de solución de diferencias. Asimismo, analizamos cuestiones acuciantes en materia de seguridad, lo que muestra la madurez del proceso de la ASEM. Hace unos años, no se hubiera concedido esta atención a asuntos de seguridad. 

Instamos a la República Popular Democrática de Corea a que respete su compromiso para una desnuclearización completa y manifestamos nuestro apoyo a los esfuerzos diplomáticos a tal efecto. Todos nosotros expresamos nuestro respaldo al acuerdo nuclear con Irán, lo que constituye una vez más un importante mensaje. Otras de las cuestiones regionales destacadas que se trataron fueron la crisis de Rakáin, con especial atención a la rendición de cuentas y al retorno, el proceso de paz en Afganistán y Oriente Próximo en sentido amplio. 

Otro gran tema de nuestros debates fue la conectividad y la necesidad de que sea sostenible y esté basada en reglas y normas. Como Europa, podemos promover el Pacto Verde Europeo que supone el compromiso pionero de hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050. Pero nuestra ambición debe ser mundial. No podemos resolver este problema únicamente en Europa. La cooperación con nuestros socios asiáticos es fundamental para proteger nuestro planeta y para fomentar el desarrollo sostenible. Tanto la COP25 como la reunión de la ASEM dejaron claro cuánto trabajo queda todavía por realizar. 

Presidir la Reunión de ministros de Asuntos Exteriores (ASEM) supuso una oportunidad para conocer a muchos socios asiáticos al inicio de mi mandato. Las relaciones con Asia constituirán una gran prioridad para la UE: este es el continente más dinámico del mundo y el nuevo centro de gravedad de la política internacional. También es evidente que los desafíos globales prioritarios no se resolverán sin el apoyo activo de Asia. Como Europa, por tanto, necesitamos involucrarnos y comprometernos de forma activa en Asia y con Asia. La ASEM constituyó una buena oportunidad para mantener reuniones bilaterales con el consejero de Estado chino, Wang Yi, y los ministros de Asuntos Exteriores de Japón, Singapur, Camboya, Tailandia, Vietnam y Kazajistán. 

En Madrid, trabajamos arduamente para garantizar un multilateralismo efectivo en la COP25 y en la ASEM, pero el multilateralismo requiere tiempo y rara vez da lugar a resultados rápidos y decisivos. Es, no obstante, vital para nosotros los europeos. La alternativa es un mundo regulado por una política de poder y por la ley del más fuerte. Por eso necesitamos continuar avanzando en esta dirección y nos alegra saber que tenemos en Asia numerosos socios y amigos con los que podemos trabajar para forjar soluciones basadas en normas. 

Puede consultar la declaración del presidente de la reunión aquí.

Secciones editoriales: