Delegation of the European Union to Lesotho

UfM: Press remarks by HR/VP Josep Borrell after the 5th Regional Forum of the Union for the Mediterranean

Barcelona, 27/11/2020 - 17:29, UNIQUE ID: 201127_87
Remarks

Check against delivery!

Thank you dear friend [Ayman Safadi, Jordanian Deputy Prime Minister and Minister for Foreign and Expatriate Affairs] and thank you for your presence here and participation in this meeting. You had to travel across the whole Mediterranean from one side to the other – as a very famous song here in Catalonia and in Spain says: “from Algeciras to Istanbul”. You travelled from Jordan to Spain, thank you for making this effort and sharing with us – the Spanish Foreign Affairs Minister [Arancha González], and the Secretary-General [of the Union for the Mediterranean, Nasser Kamel], this occasion.

I am very happy to be here in Barcelona as High Representative for Foreign Affairs and Security Policy of the European Union. [speaking in Catalan: Estic molt content d’estar aquí a Barcelona un altre cop. Aquesta vegada no com a ministre espanyol, sino com a representant de la Unió Europea.]

Last year, I was here as Foreign Minister of Spain, now it is Arancha [González] who takes the place, and 25 years ago, 25 anys enrere, I was also in Barcelona as Minister of the Spanish Government and I was one of the participants of this Conference that launched the Euro-Mediterranean association and partnership.

I remember very well the objectives that we set-up then. They were very ambitious. We wanted to create an area of stability, prosperity and human and cultural exchanges.

25 years later, quarter of a century later, these objectives remain in our heart, but we have to recognise that the challenges have multiplied, they are much more difficult to solve today and many of the problems that we were facing 25 years ago are still there, unsolved.

Can we say that the Mediterranean [region] is in a worse shape today than 25 years ago? I am afraid yes, from many points of views. It is fragmented economically, it remains one of the least integrated region in the world and we have been discussing a lot about it today. The countries in North Africa or the South Mediterranean they only have 5% of their trade among them[selves]. Which you have to compare with trade among European Union Member States to see how different is the integration in both shores of the Mediterranean.

Old conflicts have not been solved and new conflicts and political tensions have been creating additional obstacles to the cooperation in the region. This Forum is not a forum to solve confrontation but to create cooperation.
This year is especially difficult because the coronavirus pandemic and its tremendous socioeconomic consequences have reminded us how much interrelated, and more than interrelated, how interdependent we are. We share a common geography. And our destiny in the future will depend on how we work together today.

That is why in this conference everybody agreed on the need to reinforce our determination to tackle challenges together and without delay – for the stability and prosperity of the region but first of all, for the benefit of the people living there.

Between the two shores of the Mediterranean, the gap on revenue per head is 16 times fold. It means that [speaking in Spanish: la renta per cápita en el norte, en Europa, es 16 veces mayor que en los países de la orilla sur del Mediterráneo. Y esta diferencia no se reduce. Por el contrario, aumenta. Y esto está en la base de muchas de las tensiones que compartimos.]

And there are a lot of young people, there is a new generation. We have to give them hope and a reason to stay and invest in their own countries.

We have been discussing that today, [along with] climate action. In the Mediterranean area climate is worsening 20% more than the world average. Sustainable development, inclusiveness, equality, digital transformation, civil protection: we have been talking about all of that and we have tried, you, dear friends and me, to put that together in a joint communication of the two co-chairs. In this communication we do not talk about everything that we have been discussing but I think it is a good state of play of the situation.

Let me finish by saying that our joint objective is to build today, as 25 years ago, more inclusive, more equal, more just, and more resilient societies, working together to meet the expectations of our citizens which are at the centre of all our efforts.

I would like to thank all Ministers, all participants, also international organisations, the Anna Lindh Foundation and others, that have contributed to this meeting.

Thank you very much.

Link to the video – from 10:43” https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-199283

 

Q&A:

Q. Dado que la reunión es telemática, me gustaría confirmar que todos los países han participado en esa reunión a nivel de ministros o viceministros de exteriores. En segundo lugar, querría preguntarles si en la reunión ha habido algún tipo de discusión sobre otras dos crisis de la región que son la del Sáhara Occidental y la del este del Mediterráneo entre Turquía y fundamentalmente Grecia y Chipre. Me gustaría saber si ha habido algún intercambio sobre esos asuntos y si tienen ustedes algún mensaje conjunto en relación a ambos o si han explorado algunas vías de solución o de creación de confianza en ambos contenciosos.

Todos los países han participado. No todos a nivel de ministro, como suele ocurrir. Creo que 20 países han participado a nivel de ministro de asuntos exteriores, otros a nivel de viceministros o de ministros encargados de las cuestiones europeas y euro mediterráneas. Pero la presencia ha sido masiva y todos lamentando mucho no poder estar en Barcelona. Estoy seguro de que lo han lamentado.

No hemos hablado del Sáhara Occidental. Algunos países han hecho referencia a algunas zonas de conflicto. No hemos hablado mucho del Sáhara Occidental, no estaba considerado como una cuestión mediterránea, pero algunos países han hablado de algunos de los conflictos que sí son mediterráneos. Ustedes ya los conocen de sobras: Libia, Siria, el proceso de paz en Oriente Medio y también el conflicto en el Mediterráneo oriental, al que sin duda pueden imaginar qué países han hecho referencia.

Quiero insistirles en que este es un foro de cooperación. Aquí se trata de ver cómo podemos trabajar juntos. Es inevitable reconocer y hablar de los conflictos que tenemos, pero el objetivo fundamental no es encontrar una solución a esos conflictos. Este foro no está pensado para eso, sino para buscar proyectos que permitan mejorar la vida de la gente en el área del Mediterráneo a través de la cooperación entre nosotros. Y hay muchos proyectos y quiero agradecer el esfuerzo del Secretario General [de la Unión por el Mediterráneo, Nasser Kamel] y de su equipo para identificarlos y ponerlos en aplicación.

Q. Alto Representante, se ha dicho estos días que la Unión Europea está preparando una Estrategia de Vecindad con los países del sur. Ya sé que hay tiempo hasta marzo, cuando tal vez se vaya a preparar esta estrategia, pero me parece relevante, en el marco de este foro, discutir cómo superar este círculo vicioso que se ha creado entre ambas orillas del Mediterráneo. Por ejemplo, en los ataques terroristas del último mes, hubo gente que venía de regiones pobres, que hizo lo que hizo en Niza, Francia. Otra vez, se vuelve a decir que hay problemas socioeconómicos en el norte de África, que la Unión Europea tiene que ayudar y proveer asistencia en forma de proyectos, muchos de ellos discutidos incluso en el marco de este foro. Pero, qué es lo que todavía falta? Cuál es el instrumento que la Unión Europea podría incorporar en la futura estrategia para que cambie ese círculo vicioso? Se invierte dinero, pero el abismo que se ha mencionado entre las dos orillas no está disminuyendo. Si me permite una segunda pregunta, aunque ya sé que [la Unión por el Mediterráneo] no es la plataforma [para gestionar estos] conflictos. Sin embargo, hay un conflicto creciente en el Mediterráneo, que es la región que da nombre a la Unión, y que a lo mejor podría amenazar la cooperación en la región en algún momento, aunque [el Secretario General de la UpM] Nasser Kamel ha dicho que no. Existe de verdad la posibilidad de la Unión Europea sancione el mes que viene a Turquía debido a su actuación en el Mediterráneo?

Qué queda por hacer? Muchísimo y no tenemos baritas mágicas. No tenemos soluciones milagrosas. Si existieran, en 25 años las habríamos encontrado. Es un trabajo que va a requerir mucho tiempo, muchos cambios estructurales y mucho compromiso político. La Unión Europea está trabajando a través de programas de vecindad - que los dirige mi amigo el Comisario [de Vecindad y Ampliación] Olivér Várhelyi - en poner al día nuestro partenariado con los países de la cuenca mediterránea, con el Magreb y el Mashrek. Hoy no hemos hablado de esto, pero el Comisario [Várhelyi] ha estado aquí y ha explicado cuales son los planes, los proyectos y los volúmenes de recursos financieros que podemos aportar.

Pero la solución no puede venir solamente de la ayuda [de la UE]. Por ejemplo, hay que reformar nuestras relaciones comerciales, porque lo que tenemos hasta ahora manifiestamente no ha dado los frutos esperados. El déficit comercial de los países del norte de África con la Unión Europea no ha disminuido, ha aumentado. Por lo tanto, tenemos que revisar nuestra relación comercial. Y la pandemia ofrece una oportunidad para recolocar, para llevar más cerca de nuestras orillas mucha actividad industrial que se ha ido demasiado lejos. Estoy pensado en la producción de medicamentos. Hay un convencimiento de que buena parte de esta producción tiene que hacerse más cerca de Europa, incluso en Europa mismo. Se abren muchas oportunidades para volver a desplegar actividad industrial cerca de nosotros, en nuestra vecindad. Eso no quiere decir que nos vayamos a volver dirigistas, ni proteccionistas, ni autárquicos. Pero hay una clara necesidad de que algunos productos que ayer no parecían estratégicos, y hoy lo son, se produzcan más cerca de Europa y en mayor cantidad por parte de agentes más próximos. Es toda una dinámica que está en marcha y que espero que dé frutos.

Muchos países del norte de África están sufriendo las consecuencias negativas de la pandemia. La caída de precio de petróleo, por ejemplo, está golpeando mucho a los países productores. Europa no puede sustituir con ayuda lo que es una caída estructural de ingresos. Por lo tanto, los problemas son muchos, algunos son nuevos, y nosotros, desde la Unión Europea, y en este esfuerzo de coordinación de respuestas, haremos próximamente publicidad a nuestros planes. Pero les insisto en que no hay soluciones milagrosas para problemas que son estructurales, que tiene que ver con las dinámicas demográficas, con el relativo proceso de envejecimiento en el norte, de juventud en el sur, con los cambios de estructuras de consumo energético. Todo ello hace más difícil la solución de algunos problemas y más urgente, también, hacerlo, porque ese diferencial demográfico y económico es una clara fuente de inestabilidad.

Lo ha asociado usted con el terrorismo. Desgraciadamente, buena parte de las personas que han sido los actores de estos actos terroristas, a los que hay que disociar del Islam como religión, como ha dicho mi amigo, el Ministro jordano [de Asuntos Exteriores, Ayman Safadi], porque eso no es el Islam, es contrario al Islam y no tiene nada que ver con la religión-, algunos de ellos no son inmigrantes, son ciudadanos que han nacido en Europa, en Francia o en Alemania, de varias generaciones. Otros sí, son exiliados, pero no vienen del norte de África, vienen del Cáucaso, viene de muchas partes del mundo. Por tanto, no establezcamos una relación causa-efecto entre los problemas socioeconómicos del Mediterráneo y los acontecimientos desgraciados que se han producidos en Europa, en particular en Francia y también en Austria estos últimos tiempos.

Sobre Mediterráneo oriental, me pregunta por algo muy concreto a lo que no le puedo contestar porque no lo hemos tratado hoy, y que tendrá que ver el próximo consejo de la Unión Europea, donde está previsto que se revise en profundidad las relaciones con Turquía a la vista de los acontecimientos de los últimos meses. Pero no le puedo anticipar, y aunque pudiera, no lo haría, cuál va a ser el contenido de esta decisión en el Consejo europeo.

Q. Respecto al tema de la pandemia específicamente, todos estamos esperando que el año próximo se produzca la salida de la pandemia con la generalización de las vacunas. ¿Puede producirse un desfase entre la salida de la pandemia en el norte y en el sur? Para países que tienen una gran dependencia del turismo es muy importante salir rápido. ¿Se ha planteado algún tipo de apoyo desde la Unión Europa a los países del sur para facilitar y acelerar la salida de la pandemia?

Esto es una conferencia mediterránea y por lo tanto no hemos hablado sobre la pandemia como tal, que es un fenómeno universal. No hemos hablado de qué pasa en América Latina, que por cierto es la región del mundo más castigada. Hemos hablado del área mediterránea y, naturalmente, hemos hablado de los efectos de la pandemia y de cómo hacerle frente.

Constatamos que, afortunadamente, el impacto de la pandemia en los países del Mediterráneo sur es mucho menor –no digo que no lo haya- que en los países europeos. Ya saben que Europa ha dicho varias veces -y la Presidenta de la Comisión Europea [Úrsula von der Leyen] ha puesto énfasis en ello- que la vacuna tiene que ser considerada como un bien público global, no como un producto que solo está al alcance de quien lo pueda pagar.

Un bien público es un bien al que tienen acceso todos los ciudadanos. Y cuando decimos global, decimos los ciudadanos del mundo. Esto es un empeño muy ambicioso, en el que la Unión Europea y en particular la Comisión está muy comprometida y hemos invertido mucho dinero apoyando a los laboratorios para que la desarrollen [la vacuna] y para que su distribución no se haga en base a “es un bien privado, si puedo pagarlo lo tengo y si no, no”, sino como un bien público. ¿Cómo instrumentar eso? No le puedo dar ahora los detalles de la cuestión, pero estamos movilizando importantes cantidades de recursos para hacerlo.

Sin duda, nuestro partenariado mediterráneo tiene que ser un lugar especialmente indicado para que podamos llevar a la práctica este objetivo. Y si tenemos vacunas los europeos, Mediterráneo norte, que también las tenga toda la cuenca mediterránea.

Link to the video – questions start from 21:40” https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-199283

Languages: