Delegation of the European Union to India and Bhutan

Honrar a los europeos que hicieron el mayor de los sacrificios

21/11/2021 - 18:42
From the blog

21.11.2021 — Blog del AR/VP — El jueves pasado rendimos homenaje al personal civil y militar que perdió la vida en acto de servicio en las operaciones militares de la UE. Esta emotiva ceremonia coincidió con el 20.º aniversario del Estado Mayor de la UE, y permitió asimismo reflexionar sobre futuro de la seguridad y la defensa europea.

«Para honrar a nuestros colegas caídos en misiones y operaciones de la UE, es nuestro deber continuar su labor y hacer de la UE una garante de seguridad internacional digna de crédito.»

 

PESC, CPCC, PCSD, AED, CEP, CPS, Comciv, CMUE y EMUE: en las iniciativas de la Unión Europea en el ámbito de la política exterior y de seguridad común abundan las siglas y a menudo la complejidad. No obstante, hay un elemento que es muy tangible: nuestras operaciones militares y civiles sobre el terreno. Mujeres y hombres de todos los Estados miembros sirven bajo la bandera de la UE en operaciones de mantenimiento de la paz, de gestión de crisis y de prevención de conflictos.

El mayor y más desinteresado sacrificio por un mundo más seguro y mejor.

En el 20.º aniversario del Estado Mayor de la UE (EMUE) honramos los esfuerzos de las mujeres y los hombres que han servido y siguen sirviendo en las misiones y operaciones de la UE, pero sobre todo honramos la memoria de todos aquellos que hicieron el mayor y más desinteresado sacrificio por un mundo más seguro y mejor.

 

«Resultó muy conmovedor ver a todos estos soldados de nuestros Estados miembros congregados en el patio del SEAE en torno a la estela que rinde homenaje a los caídos al servicio de la Unión Europea.»

 

A la ceremonia asistieron el presidente del Comité Militar de la Unión Europea (CMUE), el general Graziano, el director general del EMUE, el vicealmirante Bléjean, así como antiguos directores generales del EMUE, embajadores del Comité Político y de Seguridad (CPS) y representantes militares de los Estados miembros de la UE.

Resultó muy conmovedor ver a todos estos soldados con sus banderas, en el patio del Servicio Europeo de Acción Exterior, congregados en torno a la estela que rinde homenaje a los caídos al servicio de la Unión Europea. La Banda Real de la Fuerza Aérea de Bélgica tocó el himno de la UE, se guardó un minuto de silencio roto solo por el sonido de un tambor y seguido del lamento de un gaitero, se depositaron coronas de flores bajo la bandera de la UE a media asta y el director general del EMUE y el presidente del CMUE hicieron el saludo en nombre de todos los invitados militares. A pesar de que hoy en día estamos acostumbrados a compartir espacios en la UE con estructuras militares, recuerdo bien que hace tan solo veinte años muchos tuvieron que empezar por habituarse a ver uniformes militares en los edificios de la UE.

Servir bajo la bandera de la UE para proporcionar seguridad y estabilidad en todo el mundo

Desde la creación del EMUE hace veinte años, se han llevado a cabo más de treinta misiones y operaciones civiles y militares de la UE. La actividad de las fuerzas militares de los nuestros Estados miembros ha abarcado desde los Balcanes a África central, desde el Cuerno de África al Sahel, y desde el Mediterráneo al océano Índico. A día de hoy, la UE tiene desplegadas siete misiones y operaciones militares: cuatro misiones de formación de la UE (EUTM) en Mali, Somalia, la República Centroafricana y Mozambique; dos operaciones navales en el Mediterráneo (operación Irini) y en el océano Índico (operación Atalanta) y la más antigua de nuestras operaciones militares: la operación Althea en Bosnia y Herzegovina.

 

«Las misiones y operaciones de la UE han sido y siguen siendo determinantes para estabilizar zonas de crisis, gestionar conflictos y asegurar la existencia de vías marítimas libres y abiertas, contribuir a la seguridad internacional y proteger a la ciudadanía europea y sus intereses.»

 

Su labor ha sido y sigue siendo determinante para estabilizar zonas de crisis, gestionar conflictos y asegurar la existencia de vías marítimas libres y abiertas, contribuir a la seguridad internacional y proteger a la ciudadanía europea y sus intereses

Establecimiento de la UE como actor en el ámbito de la defensa desde 2000

El Estado Mayor de la UE se estableció en 2001. En la actualidad, cuenta con una plantilla permanente de más de doscientos militares y civiles, que trabajan en nuestros edificios. Constituye una fuente única de conocimientos militares dentro del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y ofrece una amplia gama de actividades: alerta temprana, evaluación de la situación, planificación estratégica, sistemas de información y comunicaciones, desarrollo de conceptos, y formación y educación. Se puede emplear en el espectro completo de nuestras acciones: apoyo a la asistencia humanitaria, protección civil, reforma del sector de la seguridad, estabilización y evacuación de civiles, así como misiones de mantenimiento de la paz e imposición de la paz.

Durante décadas, la defensa no formó parte del proceso de integración europea. Los asuntos militares no se incorporaron al orden del día hasta los años 90 del s. XX, tras el final de la Guerra Fría y los conflictos en los Balcanes. El Tratado de Ámsterdan de 1999 confirmó la voluntad de la Unión de desarrollar capacidades de actuación autónomas, respaldadas por fuerzas militares dignas de crédito. El Tratado estableció el abanico de tareas militares que podría llevar a cabo la UE. Más adelante, el Consejo Europeo celebrado en Colonia en 1999 alcanzó un acuerdo sobre disposiciones institucionales para el análisis, la planificación y la ejecución de operaciones militares, que englobaba al Comité Militar de la UE y el Estado Mayor de la UE. Posteriormente, en 2004, se creó la Agencia Europea de Defensa (AED).

El Tratado de Lisboa de 2009 puso en marcha la política común de seguridad y defensa (PCSD), y desde entonces sus estructuras han seguido creciendo (el siguiente enlace muestra un resumen). La Estrategia Global de la UE de 2016 abrió el camino a nuevas iniciativas de defensa, tales como la Cooperación Estructurada Permanente o el Fondo Europeo de Defensa. En 2017 se estableció la denominada Capacidad Militar de Planificación y Ejecución en el seno del EMEU, que permitió a la EU disponer por primera vez de una estructura de mando y control militar permanente en Bruselas.

La Brújula Estratégica y el camino a seguir

En los últimos veinte años se han logrado muchos avances, pero aún queda trabajo por delante. Para honrar a nuestros colegas caídos, es nuestro deber continuar su labor y hacer de la UE una garante de seguridad internacional digna de crédito. El mundo que nos rodea se está deteriorando a gran velocidad. Estamos asistiendo a una creciente competencia estratégica y al regreso a la política basada en relaciones de poder. En este ambiente hostil, debemos velar por nuestros intereses de manera más activa y ofrecer una mayor protección a nuestra ciudadanía, pero ante todo debemos reforzar nuestra capacidad y nuestra voluntad de actuar. Ese es precisamente el objetivo de la Brújula Estratégica, que los Estados miembros empezaron a debatir la semana pasada.

En los últimos veinte años se han logrado muchos avances, pero aún queda trabajo por delante.

Con esta Brújula, presento una serie de propuestas concretas destinadas a mejorar la eficacia de nuestro compromiso militar, a construir una capacidad de despliegue rápido y a proporcionar mandatos más sólidos y flexibles a nuestras misiones y operaciones. Asimismo, propongo aumentar nuestra presencia militar en el mar y en zonas marítimas de interés, como por ejemplo la región indopacífica. Por otra parte, la Brújula pretende reforzar nuestras capacidades en materia de inteligencia y redoblar nuestras capacidades para luchar contra amenazas híbridas como la manipulación de información por agentes extranjeros y los ciberataques.

El Estado Mayor de la UE, junto con los representantes militares de la UE de nuestros Estados miembros, tendrá un papel determinante para avanzar en este ámbito y para proporcionar una respuesta común de la UE en este mundo más complejo para sus intereses y valores.

 

 

 

Autor