Delegation of the European Union to The Gambia

Declaración de los ministros de Asuntos Exteriores de dieciocho países de Europa, América Latina y el Caribe, y el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad – COVID-19 (10 de julio de 2020)

Brussels, 15/07/2020 - 01:52, UNIQUE ID: 200715_1
Joint Statements

Los ministros de Asuntos Exteriores de dieciocho países[1] de Europa, América Latina y el Caribe, y el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, hoy reunidos en la conferencia ministerial celebrada el 10 de julio de 2020 por invitación de Francia, España y la Unión Europea rendimos homenaje a las víctimas de la pandemia de COVID-19. Expresamos nuestro más alto agradecimiento y apoyo por la dedicación, los esfuerzos y los sacrificios, más allá́ del deber, de los profesionales de la salud, los trabajadores sanitarios y otros trabajadores de primera línea. Manifestamos nuestra convicción de que la crisis sanitaria, económica y social sin precedentes que ha provocado la pandemia nos exige sumar esfuerzos mediante un diálogo político profundo y con un espíritu de solidaridad y cooperación que anima la relación entre nuestras dos regiones.

Con tal fin:

1. Reafirmamos nuestra voluntad de reforzar la cooperación entre ambas regiones para hacer frente a la pandemia COVID-19 y sus consecuencias, en particular económico-sociales. Dicha cooperación, fundada en la asociación estratégica birregional y los valores que compartimos, se enmarca en la voluntad común de que nuestras poblaciones vivan en sociedades justas, solidarias, prósperas, sostenibles y democráticas. Estamos convencidos de que reimpulsando el diálogo estrecho y basado en la confianza entre ambas regiones, contribuiremos a superar los desafíos de la actual crisis para construir un futuro mejor para los países de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe.

2. Recordamos que las relaciones entre ambas regiones también son determinantes en lo que respecta a sus economías y sociedades: la Unión Europea, mayor inversor en Latinoamérica y el Caribe, también es su mayor proveedor de cooperación. Por su parte, la región ALC ha sido tradicionalmente uno de los motores de crecimiento de la economía internacional. Además, el comercio entre la UE y América Latina y el Caribe ha crecido de manera sostenida en la última década, siendo, según la “Estrategia exterior de la UE para la lucha contra el Covid-19”, una de las palancas para un rápido retorno al crecimiento.

3. Celebramos la solidaridad que nos une que se manifestó desde el inicio de la crisis sanitaria de la COVID-19. Nuestros países han colaborado con eficacia, con la contribución de la Unión Europea, para garantizar que sus ciudadanos que se vieron sorprendidos por las medidas de restricción de la circulación durante un viaje al extranjero recibieran asistencia. Sumamos esfuerzos y los continuaremos para que todos ellos sigan logrando regresar a su país de residencia.

4. Reconocemos que la pandemia COVID-19 tiene un efecto desproporcionadamente elevado en los pobres y los más vulnerables y repercute en los avances en materia de salud y desarrollo, en particular en los países en desarrollo, lo que dificulta el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

5. Reafirmamos nuestro respaldo a las Naciones Unidas, y en particular a la Organización Mundial de la Salud, por su papel en la coordinación internacional de la respuesta a la COVID-19, para que continúe con los esfuerzos para enfrentar la crisis sanitaria, en línea con los parámetros de transparencia y coherencia en la elaboración de recomendaciones. La cooperación y la solidaridad deben ser centrales en nuestra respuesta a la pandemia. Apoyamos la evaluación imparcial, independiente y exhaustiva, en el momento más temprano, para implementar las enseñanzas derivadas de la respuesta sanitaria internacional coordinada por la OMS contra la COVID-19 y dispuesta en la Resolución ‘Respuesta a la COVID-19’ adoptada en la Asamblea Mundial de la Salud el 19 de mayo. Nos comprometemos a reforzar el sistema de protección sanitaria internacional, en particular la implementación plena de normas sanitarias previamente consensuadas, como el Reglamento Sanitario Internacional.

6. Nos comprometemos a luchar contra la escasez de material médico fundamental, fomentar la circulación oportuna de equipos y productos necesarios para prevenir y tratar la enfermedad y a considerar el acceso futuro a las futuras vacunas como bienes públicos mundiales. Con tal fin, damos nuestro apoyo a la iniciativa ‘Access to COVID-19 Tools (ACT) Accelerator’, que persigue acelerar el desarrollo, la producción y el acceso justo y universal a las pruebas, los tratamientos y las vacunas contra la COVID-19 y reforzar los sistemas sanitarios, en especial en los países más vulnerables y para los sectores más desprotegidos de nuestras sociedades. También animamos a que los científicos y responsables de salud pública de ambas regiones sigan intercambiando su experiencia y a que lo hagan con mayor intensidad.

7. Más allá de la emergencia sanitaria, nos corresponde extraer las enseñanzas de la crisis y prevenir las consecuencias más perjudiciales a medio y largo plazo. Para ello haremos un balance de nuestra cooperación en materia de investigación médica, biológica y farmacéutica con el fin de identificar de qué manera puede ser reforzada. La próxima reunión bi-regional de Altos Oficiales en Ciencia y Tecnología (Iniciativa Conjunta en Investigación e Innovación - JIRI), prevista para el segundo semestre de 2020, analizará cómo podemos contribuir mejor a estos esfuerzos.

8. Nos preocupan gravemente las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria, entre las cuales destacamos el aumento del desempleo y la pérdida significativa de ingresos. Tales consecuencias sólo podrán superarse con la plena y segura retomada de las actividades económicas, según las distintas situaciones y conforme lo dispongan las autoridades pertinentes. Estamos re-orientando instrumentos nacionales de cooperación, y fondos y programas europeos para facilitar la recuperación y lograr una salida sostenible a la crisis en aras de que nuestras sociedades sean más sostenibles, prósperas, justas, digitales y democráticas.

9. Llamamos a las organizaciones de la sociedad civil en nuestros respectivos países a seguir movilizadas para alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible conforme a la Agenda 2030, e invitamos a todos los foros birregionales, y en particular a los actores que trabajan en esta dirección tales como la Fundación EU-LAC o los grupos técnicos UE-CELAC, a acompañarlas en el esfuerzo. Acordamos estudiar juntos las medidas que puedan permitir restaurar los intercambios de personas entre ambas regiones lo antes posible, en particular de estudiantes, investigadores, expertos en cooperación y emprendedores. Reconocemos que la cooperación para enfrentar esta pandemia debe involucrar a los diversos actores públicos y privados, a fin de optimizar el uso de los recursos.

10. Recordamos que ambas regiones también mantienen un diálogo cercano y cooperan en el contexto de crisis humanitarias o políticas buscando soluciones políticas y pacíficas. Un reciente esfuerzo que sumo a países de ambas regiones fue la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los migrantes y refugiados venezolanos que organizaron España y la Unión Europea el 26 de mayo de 2020.

11. Reafirmamos nuestro respaldo a todos los objetivos y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y nuestro compromiso de alcanzar acuerdos ambiciosos en las próximas conferencias sobre cambio climático (COP 26) y biodiversidad (COP 15) a realizarse en 2021. Estamos convencidos de que esta crisis no es sino un motivo más para el refuerzo del sistema multilateral.

12. Reafirmamos que el respeto de los Derechos Humanos, la libertad de expresión y todas las otras libertades fundamentales y el Estado de Derecho son garantes de la legitimidad de las medidas necesarias para afrontar la crisis derivada de la pandemia, aún en las condiciones más adversas.

13. Para alcanzar estos objetivos, decidimos mantener un diálogo regular y llamamos a los demás Estados interesados de ambas regiones a sumarse a nosotros.

 

[1] Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Ecuador, Eslovenia, España, Francia, Italia, México, Países Bajos, Perú, Portugal, República Dominicana, Suecia

Secções editoriais: