Delegation of the European Union to Eswatini

La asociación estratégica UE-ASEAN: ¿cómo se ha logrado y qué significa?

06/12/2020 - 21:57
From the blog

06/12/2020 - Blog del AR/VP - A principios de esta semana, la UE y la ASEAN tomaron conjuntamente la decisión de establecer una asociación estratégica. Merece la pena hablar del largo camino recorrido hasta esta histórica decisión y de lo que significa. En esencia, la UE y la ASEAN son «socios en la integración» que trabajan juntos en la búsqueda de soluciones multilaterales.

 

Contaba en este mismo blog a principios de esta semana que el SEAE ha cumplido diez años. Compartía mis impresiones sobre el debate que mantuve, en la mañana del 1 de diciembre, con dos antiguos altos representantes: Javier Solana y Federica Mogherini. De hecho, asistí directamente al debate tras haber copresidido, junto con el ministro de Asuntos Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, la 23ª Reunión Ministerial UE-ASEAN, celebrada por supuesto de manera virtual. Todos los Estados miembros de la UE y de la ASEAN estuvieron representados en lo que resultó ser una reunión especialmente fructífera. De hecho, el resultado fue que las relaciones UE-ASEAN pasaron a ser una asociación estratégica con efecto inmediato.

Como ya he escrito anteriormente, el pasado 1 de diciembre fue un día muy especial para mí, pues marcó el final de mi primer año de mandato, o el comienzo del segundo, si lo prefieren. En los diez años del SEAE se han registrado avances constantes en las relaciones UE-ASEAN, a veces rápidos, a veces más lentos, pero al menos siempre con un mismo objetivo en mente. De hecho, hace diez años, la ASEAN y sus socios cambiaron uno de sus tratados fundamentales (el Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste Asiático) para permitir la adhesión de organizaciones regionales, y no solo de Estados. La UE firmó ese Tratado en 2012 y sigue siendo la única organización regional que lo ha hecho. Catherine Ashton copresidió la reunión ministerial UE-ASEAN en 2014, en la que se acordó en primer lugar trabajar en la modernización de la asociación para convertirla en estratégica. En 2016 abrimos la misión de la UE ante la ASEAN bajo la dirección de un embajador específico y durante esta década vimos como Corea, la India, Australia, los Estados Unidos, Nueva Zelanda y Rusia se unían a China y Japón como socios estratégicos de la ASEAN, pero no la Unión Europea.

De este proceso podemos extraer algunas lecciones importantes. En primer lugar que los avances pueden llevar tiempo, en particular en la construcción de una relación con otro organismo regional con su propia perspectiva estratégica e intereses diferentes entre sus propios Estados miembros. Los primeros pasos se produjeron en la década posterior a las «ampliaciones paralelas» de la UE y la ASEAN, que siguieron al final de la Guerra Fría. Por lo tanto, ahora hemos de aprovechar otras oportunidades a medida que vayan surgiendo.

 

El aumento de la tensión entre los Estados Unidos y China ha creado una nueva dinámica en la región. La ASEAN no quiere «elegir bando» y nosotros no se lo pedimos.

 

El aumento de la tensión entre los Estados Unidos y China ha creado una nueva dinámica en la región. La ASEAN no quiere «elegir bando» y nosotros no se lo pedimos, pero ante esta rivalidad busca nuevos pilares que refuercen su estabilidad y prosperidad. La confianza que inspira la UE y su coherencia son activos cada vez más valorados. Los que más las han defendido políticamente en la región, la UE y Japón, son ahora vistos como los socios más fiables en lo que respecta al apoyo a un orden internacional basado en normas, aunque no se nos considere como los actores más poderosos de la región.

 

Siempre habrá diferencias entre amigos, y eso también vale para la UE y la ASEAN. En los últimos años, una de las dificultades que hemos tenido en nuestra relación ha sido el aceite de palma y su lugar en nuestro régimen de biocarburantes.

 

Siempre habrá diferencias entre amigos, y eso también vale para la UE y la ASEAN. En los últimos años, uno de las dificultades que hemos tenido en nuestra relación ha sido la provocada por el aceite de palma y su lugar en nuestro régimen de biocarburantes. Las diferencias no han desaparecido (de hecho, se ha planteado un proceso de solución de diferencias en la OMC sobre esta cuestión), pero hemos acordado iniciar el diálogo, que decidimos abrir el año pasado, sobre cuestiones que afectan a su producción y sostenibilidad. Para llegar a este punto ha sido necesario reactivar la estrecha cooperación entre el SEAE y los servicios pertinentes de la Comisión que se ocupan de las cuestiones relacionadas con la energía y el clima, como tenemos que hacer para tantos aspectos de la política exterior de la UE.

La ASEAN y la UE han llegado a entender que los puntos de divergencias individuales no deben ensombrecer nuestra visión del interés estratégico más amplio. Jean Monnet lo dijo mejor de lo que yo pueda hacer ahora al hablar de la creación de nuestra propia Unión: «Hacer que los hombres trabajen juntos; demostrarles que, más allá de sus diferencias y límites geográficos, existe un interés común». Y esto vale también, por supuesto, para la Unión Europea y la ASEAN.

Tenemos muchos intereses compartidos, tanto inmediatos, como la cooperación internacional en materia de vacunas, la reconstrucción de nuestras economías y la reapertura cuidadosa de nuestros países, como de alcance más general, como son los imperativos de promover un multilateralismo eficaz y un orden internacional basado en normas. Nuestros socios del Sudeste Asiático agradecieron nuestro compromiso a largo plazo con la región y su integración a través de las muchas actividades en curso financiadas por la UE, así como la respuesta de nuestro «Equipo Europa» ante la pandemia.

Es importante que la UE amplíe su «huella de seguridad» en la región. Por primera vez, se ha invitado a un alto representante de la UE a la reunión del grupo de ministros de Defensa de la ASEAN (ASEAN, Estados Unidos, China, Japón, India, Australia y Nueva Zelanda) el 9 de diciembre, coincidiendo con el décimo aniversario de dicha agrupación.

 

Estamos dispuestos a ampliar nuestro compromiso en Asia y con Asia. El SEAE y nuestros Estados miembros poseen conocimientos específicos, por ejemplo, en el ámbito del mantenimiento de la paz, habida cuenta de nuestras operaciones en todo el mundo, o en el ámbito de la seguridad marítima y cibernética.

 

En este contexto, cabe destacar que estamos dispuestos a ampliar nuestro compromiso en Asia y con Asia. El SEAE y nuestros Estados miembros poseen conocimientos específicos, por ejemplo, en el ámbito del mantenimiento de la paz, habida cuenta de nuestras operaciones en todo el mundo, o en el ámbito de la seguridad marítima y cibernética. Debemos aprovechar el creciente número de diálogos sobre seguridad y de acuerdos marco de participación para la participación en misiones de la PCSD con nuestros socios en el área del Indo-Pacífico. Tenemos también que aumentar nuestro compromiso colectivo con la ASEAN en los foros multilaterales, centrándonos en las prioridades políticas clave de la UE, como la acción por el clima, la transformación digital, el desarrollo sostenible y los derechos humanos, incluidos los derechos laborales.

Ser un socio estratégico de la ASEAN brinda a la UE una oportunidad clave para intensificar nuestro compromiso en una región dinámica y en crecimiento.

 

Secciones editoriales: