Delegación de la Unión Europea en El Salvador y ante el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA)

Europa y América Latina y el Caribe: juntos por un futuro más ecológico, seguro y justo

03/12/2021 - 18:27
News stories

El océano nunca ha sido un obstáculo entre Europa y América Latina y el Caribe (ALC). Los europeos y los latinoamericanos siempre se han sentido cercanos a pesar de esta frontera natural. Sin embargo, han transcurrido más de seis años desde que se reunieron por última vez los dirigentes de la Unión Europea y de los países de ALC. Estas regiones nunca han cesado de cooperar, pero la difícil realidad actual exige un compromiso político renovado.

Los dirigentes de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe se reunieron ayer en línea con un objetivo principal: reanudar el diálogo y reforzar la cooperación para hacer frente a la pandemia de COVID-19. El presidente Michel y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, representaron a la UE, con la participación del alto representante y vicepresidente Josep Borrell. En representación de los socios de América Latina y el Caribe, asistieron los jefes de Estado o de Gobierno de los países de la región que ejercen las presidencias de las organizaciones regionales y subregionales en 2021: Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México y Surinam.

 

«La reunión de dirigentes celebrada hoy representa un paso importante para relanzar el diálogo entre la UE y América Latina y el Caribe al más alto nivel. Esperamos que también sea un paso adelante hacia una cumbre birregional propiamente dicha tan pronto como lo permitan las circunstancias».
Charles Michel

 

Esta es la primera reunión a este nivel en seis años y es un firme mensaje sobre el compromiso político de aunar fuerzas para hacer frente a los retos mundiales y regionales comunes. El alto representante y vicepresidente Josep Borrell insistió sistemáticamente en la importancia geopolítica de colaborar más estrechamente con América Latina y el Caribe. La reunión informal de ministros de Asuntos Exteriores UE-ALC celebrada en Berlín en diciembre de 2020 y su visita a la región han contribuido al impulso para relanzar el diálogo político de alto nivel. La UE y América Latina y el Caribe, que representan un tercio de las Naciones Unidas y cuentan con siete miembros del G-20, pueden hacer más por configurar la agenda mundial y construir un futuro más ecológico, seguro y justo para todos.

Recuperación sostenible para todos

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto algunas de las deficiencias de nuestro modelo socioeconómico, al confrontar brutalmente al mundo con la necesidad de reconstruir sociedades más resilientes y justas bajo principios que garanticen nuestro futuro y nuestro planeta común, sin dejar a nadie atrás.

América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo que más ha sufrido la pandemia. Desde el principio, el Equipo Europa (la Unión Europea, sus Estados miembros e instituciones financieras europeas como el Banco Europeo de Inversiones), han asumido un papel de liderazgo en la respuesta mundial a la pandemia. La UE ya ha asignado 3 000 millones de euros en concepto de ayuda sanitaria inmediata a la región, con hincapié en los grupos más vulnerables, y ha exportado más de 130 millones de dosis de vacunas a los países de América Latina y el Caribe. Es uno de los principales contribuyentes al Mecanismo COVAX, que ha entregado más de 50 millones de dosis a esta región. Aparte de las vacunas, la UE está estudiando ayudas para mejorar la futura preparación sanitaria en la región, incluidas iniciativas regionales como el Plan de autosuficiencia sanitaria de la CEPAL y las Naciones Unidas, aprobado en la reciente Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), y los esfuerzos en curso de la Organización Panamericana de la Salud.

La crisis sanitaria ha desencadenado una crisis socioeconómica mundial que ha afectado especialmente a los países de ALC. Durante la reunión de dirigentes, la UE anunció que se destinarán 3 400 millones de euros con cargo a IVCDCI-Europa Global (2021-2027) para apoyar la recuperación sostenible a largo plazo de la pandemia en la región.

 

«Nuestras regiones son socios vitales. Compartimos cultura y valores, somos partidarios del multilateralismo y nos relacionamos a través del comercio y la inversión (...) Ahora debemos colaborar para dar una respuesta a largo plazo a la crisis».
Ursula von der Leyen

 

Las personas más desfavorecidas son las principales víctimas de la crisis. La pandemia ha ampliado la brecha social y exacerbado las desigualdades. La cohesión social debe ocupar un lugar central en la cooperación entre las regiones. La UE ha anunciado que pondrá en marcha una iniciativa de equipo Europa para hacer frente a las desigualdades en 2022, aprovechando el éxito del programa EUROsociAL+ (enlace externo), que cuenta con financiación de la UE. Esta iniciativa se centrará en abordar los retos estructurales, tales como la creación de sistemas de protección social resilientes, la reconfiguración de las políticas fiscales y el fomento de la formulación inclusiva de las políticas públicas, promoviendo a la vez la igualdad de género. La recuperación sostenible solo es posible si es inclusiva.

El futuro es ecológico y digital

No puede continuar el actual modelo de crecimiento basado en beneficios inmediatos y un consumo insostenible, ni tampoco una matriz energética aún demasiado dependiente de los combustibles fósiles. La UE y América Latina y el Caribe deben colaborar para transformar sus economías en pro de un desarrollo que respete el medio ambiente, garantice los derechos humanos y genere empleo y prosperidad para los ciudadanos. La región latinoamericana, que representa más del 50 % de la biodiversidad mundial, es un pulmón del planeta. Europa está dispuesta a hacer más para contribuir a la preservación de este recurso mundial y encontrar maneras sostenibles de aprovechar plenamente el potencial económico de la región.

En el marco de la Alianza Mundial contra el Cambio Climático Plus (AMCC+) (enlace externo), la UE apoya a los países caribeños en el cumplimiento de sus compromisos derivados del Acuerdo de París de 2015. La región del Caribe se ve gravemente afectada por los efectos del cambio climático, razón por la cual la UE ha financiado proyectos en materia de agricultura climáticamente inteligente, gestión forestal sostenible y gestión sostenible de las zonas costeras.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha apoyado a América Latina y el Caribe (enlace externo) con 486 millones de euros en concepto de financiación para proyectos principalmente en apoyo del sector de la energía, las pequeñas empresas y el transporte sostenible, con especial atención a la adaptación al cambio climático y a su mitigación. En 2021, la actividad del BEI en la región se centró en apoyar la acción por el clima, junto con la prioridad de hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de COVID-19. Por ejemplo, el BEI y el Banco Regional de Desenvolvimento do Extremo Sul (BRDE) han aunado fuerzas para ayudar a las pequeñas y medianas empresas afectadas por la pandemia de COVID-19 en los estados brasileños de Río Grande del Sur, Santa Catalina y Paraná. En Ecuador, el BEI ha invertido en modernizar las infraestructuras de suministro de agua y las instalaciones de tratamiento de aguas residuales.

La UE ha recordado su contribución de 1 000 millones de euros al Compromiso Mundial de Financiación Forestal, que se anunció en Glasgow. Se trata de un conjunto de medidas de apoyo por un periodo de cinco años que ayudará a los países socios a proteger, restaurar y gestionar de forma sostenible los bosques a escala mundial. En el marco de la nueva fase del programa EUROCLIMA+, se destinarán 140 millones de euros a los socios de la región de América Latina y el Caribe para ayudarlos cumplir los compromisos que han asumido en virtud del Acuerdo de París.

El modelo energético no es el único reto para un futuro sostenible. Las desigualdades en el acceso y la gestión de la información son más amplias que el océano que nos separa, y hoy en día son decisivas para el desarrollo de nuestras sociedades. Europa y América Latina y el Caribe han hecho historia en colaboración al colmar la brecha digital por medio de EllaLink. Con cargo al programa BELLA (Building the Europe Link to Latin America), este cable digital submarino de alta velocidad que conecta los dos continentes, interconecta 12 000 instituciones de educación e investigación y unos 65 millones de usuarios, y abre nuevos horizontes a las empresas de ambas partes. Los dirigentes se congratularon ayer de la puesta en marcha de una Alianza Digital UE-ALC en 2022.

Las grandes inteligencias se juntan

La UE y América Latina y el Caribe están dispuestos a intensificar su campaña con una nueva estrategia conjunta en materia de investigación e innovación. Desde la búsqueda de terapias hasta la limpieza de nuestro planeta y la apertura de nuevas autopistas digitales, los científicos de ambas regiones colaboran más estrechamente que nunca.

Para apoyar este avance sin precedentes, el nuevo programa Horizonte Europa está listo para financiar la investigación de las mejores ideas científicas de Europa y América Latina y el Caribe. Sobre la base del éxito de Horizonte 2020 y sus ayudas por valor de 1 600 millones de euros a proyectos de investigación UE-ALC, el recién lanzado Horizonte Europa está intensificando su apertura Desde la salvaguardia de nuestra producción alimentaria hasta la conexión de las zonas más remotas de la selva amazónica, los casi 500 proyectos conjuntos de investigación de los siete últimos años cuentan una gran historia. La financiación de la UE está marcando la diferencia allí donde más falta hace, al brindar nuevas oportunidades para una vida innovadora y sostenible en el futuro digital.

Juntos por un futuro más justo y seguro

No puede haber sociedades resilientes si no se garantizan la seguridad, la justicia y el Estado de Derecho. En la reunión de ayer, la UE anunció una nueva iniciativa regional del Equipo Europa en materia de Seguridad y Justicia para apoyar la cooperación birregional en cuestiones de seguridad ciudadana, delincuencia organizada y Estado de Derecho. Así se ha dado un nuevo impulso a una década de cooperación en la lucha contra la droga, a través del programa COPOLAD (enlace externo) y del Mecanismo en materia de Drogas UE-CELAC. La UE contribuye a la seguridad y la justicia en los países de América Latina y el Caribe mediante diversos programas: El PAcCTO (enlace externo) apoya la lucha contra la delincuencia organizada transnacional; el Programa de los Flujos Ilícitos Globales (enlace externo) aborda el tráfico transregional, mientras que EUROFRONT apoya la gestión integrada de las fronteras.

Podemos hacer mucho más. La UE y América Latina y el Caribe se enfrentan a los mismos retos, comparten la misma visión de futuro y tienen una sólida red de acuerdos comerciales y de asociación. Ayer, los dirigentes de ambas regiones reafirmaron su compromiso de hacer mucho más juntos por un futuro mejor y sostenible para los ciudadanos.

Autor