Delegación de la Unión Europea en Ecuador

Un hito para el Día de la Tierra 2021: la entrada en vigor del Acuerdo de Escazú para América Latina y el Caribe

22/04/2021 - 08:45
News stories

Hoy saludamos la entrada en vigor del nuevo Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales negociado por todos los treinta y tres países de América Latina y del Caribe. En un momento donde el multilateralismo está sujeto a críticas y donde vuelven a levantar las cabezas los fantasmas del nacionalismo es una señal esperanzadora que treinta y tres países se federen en nombre de la protección del medio ambiente y de sus defensores.

Peru, children drinking water

 

El 22 de abril celebramos desde más de 50 años el Día de la Tierra.

Al asumir funciones en 2019 la Comisión Europea dirigida por Ursula von der Leyen puso al centro de su mandato colectivo de cinco años el llamado Pacto Verde Europeo. Se trata de una nueva estrategia de crecimiento destinada a la transformación de la economia del bloque bajo los paradigmas de respecto del planeta y de justicia social. Sus objetivos incluyen el uso sostenible y eficiente de los recursos, la reducción progresiva de las emisiones neta de gases de efecto invernadero hasta lograr la neutralidad de emisiones de carbono en 2050, la protección y la mejora del capital natural de la UE.

El Pacto Verde Europeo es un elemento clave también en la relación de la Unión Europea con sus socios internacionales. Buscamos una cooperación reforzada dentro de los espacios multilaterales en los temas relevantes para la protección del medio ambiente por ejemplo en el marco de la COP15 sobre biodiversidad  y la lucha contra el cambio climático.

Es en esta perspectiva que hoy saludamos la entrada en vigor del nuevo Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales negociado por todos los treinta y tres países de América Latina y del Caribe.

En un momento donde el multilateralismo está sujeto a críticas y donde vuelven a levantar las cabezas los fantasmas del nacionalismo es una señal esperanzadora que treinta y tres países se federen en nombre de la protección del medio ambiente y de sus defensores. 

Este Acuerdo concluido en 2018 en la localidad costaricense de Escazú y conocido desde entonces con ese nombre, es el primer acuerdo del subcontinente americano y del Caribe para el medio ambiente y traslada a la practica el Principio 10 de la Declaración de Rio que subraya enfáticamente que ‘ el mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los ciudadanos interesados, en el nivel que corresponda’,  que ‘toda persona deberá tener acceso adecuado a la información sobre el medio ambiente de que dispongan las autoridades públicas, así como la oportunidad de participar en los procesos de adopción de decisiones’ así como acceso a la justicia e al resarcimiento de  daños en caso de desastres ambientales.

El Acuerdo de Escazú reconoce que la primera línea de defensa para la protección del medio ambiente son las comunidades locales, un principio que inspira también el Pacto Verde Europeo que promueve una transición justa e integradora basada en la participación activa de los ciudadanos.

Como lo hemos vuelto a reiterar en la reunión de cancilleres de las dos regiones del pasado 14 de diciembre en Berlín, nuestra asociación estratégica se apuntala sobre valores compartidos e intereses comunes. La protección de la naturaleza y la lucha contra el cambio climático son quizás las áreas donde tales valores e intereses convergen con mayor evidencia y donde nuestra alianza tiene más proyección a futuro, en cuanto los jóvenes de las dos regiones abanderan y comparten el compromiso ambiental y han motivado a las generaciones que los preceden a revisar políticas y acciones. Por lo tanto, los temas que inspiran el Acuerdo de Escazú y el Pacto Verde están destinados a cobrar cada vez más relevancia entre en todos los niveles.

Felicitamos especialmente a los 24 países que ya han firmado el Acuerdo y entre ellos a  los doce cuya ratificación ha permitido llegar en un tiempo relativamente corto – a pesar de los atrasos en el funcionamiento de los órganos legislativos y ejecutivos debido a la pandemia - a la entrada en vigor del Acuerdo, países muy diversos entre sí pero que comparten el compromiso para los objetivos del Acuerdo, desde Antigua y Barbuda a México, desde San Cristóbal y Nieves y Ecuador hasta Argentina y Uruguay.

 

Igualmente merece reconocimiento la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas, CEPAL, que, bajo la guía de su Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, ha apoyado el proceso de negociación, ratificación y pronto implementación del Acuerdo. Esperamos que los demás países de la región accedan pronto a este instrumento para que se puedan fortalecer las sinergias entre los países y sus sociedades civiles en la protección del medio ambiente y que podamos también intercambiar las experiencias de su puesta en obra con aquellas del Convenio de Aarhus que con objetivos parecidos reúne los países europeos desde 2001. En el pasado se veía a menudo una dicotomía entre desarrollo y protección del medio ambiente – la experiencia del Convenio de Aarhus muestra que se trata de una falsa dicotomía ya que especialmente los países de Europa Central y Oriental aun acelerando iniciativas para la protección del medio ambiente registraron un crecimiento por encima del promedio regional.

Nuestro deseo es que los principios y disposiciones del Acuerdo se apliquen y que América Latina pierda el odioso liderazgo de región donde se asesinan más defensores del medio ambiente, incluidos en estos primeros meses de 2021, siendo los representantes de pueblos indígenas especialmente victimizados por su vínculo ancestral con la naturaleza. Hay situaciones donde tan solo el llamado a la protección de la naturaleza por parte de un niño se traduce en amenazas por parte de criminales cobardes, como es el caso del pequeño Francisco Vera en Colombia, al cual hemos nombrado embajador de buena voluntad de la Unión Europea.

Como parte de su cooperación con la región la Unión Europea ha estado apoyando varias acciones a nivel regional y de países individuales que facilitan la implementación de iniciativas que corresponden al espíritu y a la letra del Acuerdo de Escazú y que complementan acciones de los gobiernos y de la sociedad civil en el terreno. El caso de los activistas del Movimiento Ambientalista de Olancho en Honduras es una de estas acciones. Gracias a una campaña de sensibilización cofinanciada por la Unión Europea, la organización Fundación Democracia sin Fronteras pudo conseguir los fondos necesarios para que los activistas pudieran asumir los costes de su defensa en el proceso judicial en el que fueron acusados por haber obstruido la puesta en obra de un plan forestal que se hubiera traducido en la deforestación de su entorno natural.  El juez reconoció que la defensa de los derechos ambientales no era un crimen y que sus acciones eran justificadas.

El Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (EIDHR por su sigla en inglés) apoya cada vez con más frecuencia actividades en favor de los derechos ambientales. Es el caso de dos proyectos que acaban de ser lanzados en la Amazonia peruana, el uno por la organización local Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR) y federaciones indígenas, el otro por la Organización Nacional de Mujeres Andinas y Amazónicas del Perú́ (ONAMIAP) y Oxfam Intermon, que aspiran a trabajar de la mano de entidades gubernamentales y comunidades indígenas para promover reformas de la legislación ambiental, desarrollar mecanismos de vigilancia territorial y protección de defensores, y  sensibilizar la opinión pública.

Peru, Earth Day

 

El programa europeo EL PAcCTO para la lucha contra el crimen transnacional organizado también tiene varias acciones destinadas a luchar contra los delitos ambientales, por ejemplo, con una operación contra el tráfico de vida silvestre desde Costa Rica hacia la Unión Europea, en el marco de la Red Jaguar.

Más acciones se están gestando en estos meses bajo la modalidad de las Iniciativas Equipo Europa que ya han mostrado su eficacia en la respuesta a la emergencia de la pandemia.

Enhorabuena una vez mas a los países de América Latina y el Caribe por darnos una oportunidad más para celebrar este Día de la Tierra y mirar con optimismo el futuro post pandemia.

 

 

 

 

 

Idiomas:

Autor