Delegation of the European Union to Ecuador

La Unión Europea promueve el comercio justo y sostenible del cacao ecuatoriano.

06/06/2018 - 00:01
News stories

La experiencia del cooperativismo se fortalece en el sector agroexportador cacaotero ecuatoriano. Varios factores han incidido en este nuevo escenario. Por un lado, la necesidad de aprovechar las nuevas oportunidades de mercado que instrumentos como el Acuerdo Comercial con la Unión Europea brindan desde el 2017 y, por otro, la búsqueda de sostenibilidad en estas iniciativas.

La cooperación internacional está también presente en estas estrategias. El trabajo impulsado por la organización CEFA con el apoyo de la UE, en favor de los productores de las provincias amazónicas de Sucumbíos y Orellana, es un ejemplo.  En este caso, la autorregulación de un mercado antes regido por los precios fijados por los intermediarios es uno de los principales logros alcanzados. Hoy en día, la relación directa con los mercados, el aprovechamiento adecuado de los recursos de las asociaciones y la implantación de procesos eficientes han permitido que más de mil personas entre socios formales de la cooperativa y comerciales obtengan mayor rentabilidad y que sus comunidades tengan acceso directo a información y contactos adecuados para una comercialización justa.

La nueva cooperación se encamina hacia emprendimientos que sienten bases para un futuro autónomo. Los cambios se sienten más allá de los beneficios económicos hacia las mejoras sociales gracias a la reducción de brechas de inequidad; la incorporación de acciones inclusivas, la adopción de nuevas tecnologías y la conciencia sobre el impacto ambiental de los procesos industriales. Sobre el empoderamiento de la mujer en este sector, el proyecto Cacao Justo de ACRA en Esmeraldas, apunta hacia una transformación sustancial de las oportunidades de este grupo a través de más oportunidades de empleo y representatividad dentro de la cadena productiva del cacao. Adicionalmente, la inclusión de las mujeres abre sus posibilidades de acceso a créditos siendo este otro paso importante para acabar con desigualdades sociales históricas en la región.

En este engranaje, la especialización de los productores en nuevas líneas de negocios para otorgar valor agregado al cacao es otro de los retos para la consolidación internacional. Al Invest 5.0, programa de cooperación financiado por la Unión Europea que busca contribuir a la reducción de la pobreza en América Latina, está también en Ecuador bajo la dirección de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (FEDEXPOR). El mismo dirige sus esfuerzos hacia Mipymes, entre ellas varias relacionadas con el cacao, favoreciendo su vinculación empresarial, el desarrollo de competencias y la mejora de la oferta para la promoción comercial dentro y fuera del país.

Asimismo, el trabajo conjunto con representantes del gobierno, cooperación internacional, academia y productores son cada día más frecuentes con mesas de trabajo como la del Grupo de Desarrollo Productivo de Actores Europeos que promueve el intercambio de experiencias clave para la consolidación de las oportunidades comerciales de Ecuador. La relación mayor ganancia/más valor agregado, el debate sobre la necesidad de procesos más meticulosos, la creación de foros para el intercambio de conocimiento y el surgimiento de alianzas son elementos que se afianzan en estos espacios y auguran un exitoso futuro para uno de los productos más valorados y representativos del país.

Editorial Sections: