Delegación de la Unión Europea en Cuba

Relaciones entre la Unión Europea y Cuba

La Unión Europea y Cuba establecieron relaciones diplomáticas en 1988. Una oficina de representación de la UE fue abierta en 2003, y convertida en una Delegación propiamente dicha en 2008. Los 28 Estados Miembros de la Unión mantienen relaciones diplomáticas con Cuba. Las relaciones de la UE con Cuba estaban entonces formalmente conducidas por la Posición Común adoptada en 1996.

El 21 de septiembre de 2016, la Comisión Europea sometió una propuesta al Consejo sobre la firma del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA, por sus siglas en inglés) con Cuba. Al mismo tiempo, la Alta Representante Federica Mogherini transmitió una propuesta al Consejo para derogar formalmente la Posición Común de la UE de 1996 sobre Cuba, finalmente revocada por el Consejo el 6 de diciembre de 2016. El 12 de diciembre de 2016 se firmó el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la UE y Cuba, abriéndose así una nueva fase de las relaciones bilaterales.

Negociaciones UE-Cuba hacia un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación

La UE y Cuba iniciaron negociaciones bilaterales para un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA, por sus siglas en inglés) en abril de 2014. Las negociaciones concluyeron con la inicialización del  Acuerdo el 11 de marzo de 2016 en La Habana y su firma el 12 de diciembre de 2016 en Bruselas.

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, expresó: "El acuerdo nos ayudará a aprovechar plenamente el potencial de nuestra amistad. Se crea un marco para el diálogo político aún más fuerte, para nuevos diálogos de políticas sobre sectores específicos y para ampliar y concretizar la cooperación en una gran variedad de temas".

El Acuerdo consta de tres capítulos principales sobre diálogo político, cooperación y diálogo sobre política sectorial, así como sobre comercio y facilitación del comercio. El PDCA contribuirá al reforzamiento de las relaciones UE-Cuba, acompañando el proceso de actualización de la economía y sociedad cubanas, fomentando el diálogo y la cooperación para promover el desarrollo sostenible, la democracia y los derechos humanos, y buscando soluciones comunes a desafíos globales.

El Acuerdo refleja la expansión y el reforzamiento de las relaciones UE-Cuba a partir de los importantes avances acontecidos desde que se reinició el diálogo político y la cooperación en 2008. Ofrece un marco para promocionar los valores e intereses de la Unión y para acompañar el proceso de cambio de la economía y sociedad cubanas.

El Acuerdo se aplicará provisionalmente en 2017 y, en paralelo, será presentado al Parlamento Europeo, a los parlamentos nacionales de los Estados Miembros y a la Asamblea Nacional de Cuba para su ratificación.

El PDCA es el instrumento que define las relaciones con Cuba al ofrecer un marco amplio que a su vez complementa y apoya otros instrumentos bilaterales firmados por los Estados Miembros.

Relaciones políticas

Diálogos políticos de alto nivel tuvieron lugar regularmente desde 2008, conducidos inicialmente por las presidencias rotatorias de la UE.

La séptima ronda oficial de diálogo político se celebró el 11 de marzo de 2016 en La Habana entre la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, y el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez.  Se trataba de la segunda vez que acontecía un encuentro formal de esta naturaleza, tras la reunión sostenida por ambos cancilleres en Bruselas en abril de 2015.

Las relaciones políticas entre la Unión Europea y Cuba estarán definidas con más detalle en el PDCA. Los objetivos son promover intercambios de opinión e información, incrementar el entendimiento mutuo e intercambiar posiciones en foros internacionales con el fin de encontrar enfoques comunes. Ambas partes persiguen fortalecer las Naciones Unidas como piedra angular del sistema multilateral, y promover una cooperación estratégica entre la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La Unión Europea es el principal socio exportador y el segundo socio comercial de Cuba, después de Venezuela. La UE también es el principal inversor extranjero en Cuba (principalmente en turismo, construcción, energía y agroindustria) y representa un tercio de los visitantes extranjeros.

Los principales bienes de exportación son combustibles minerales, azúcar, bebidas y tabaco. En 2015, Cuba exportó a la UE bienes por un valor total de € 540 millones, un 16% más que el año anterior. Como resultado de la reforma del Sistema de Preferencias Generalizadas de la UE (GSP, por sus siglas en inglés), Cuba perdió sus privilegios comerciales para exportar a la UE desde enero de 2014, al pasar a ser considerado un país de renta media alta. Ello tuvo un impacto en las exportaciones de tabaco, principalmente, para las cuales las tarifas de aduana se incrementaron considerablemente.

En 2015 la UE exportó bienes a Cuba, fundamentalmente maquinarias, por un monto de € 2 184 millones, correspondiente al 0.1% del volumen total del comercio de la UE.

El PDCA busca crear un ambiente más predecible y trasparente para los operadores económicos, así como incrementar la capacidad económica de los mismos para producir, comerciar y crear empleos; pero no establece un área de libre comercio entre las partes, ni cubre la protección a la inversión.

La UE aboga por la diversificación de las exportaciones desde Cuba, más allá de los productos tradicionales, y contribuye a difundir entre los exportadores cubanos los conocimientos necesarios para mejorar la entrada de bienes en el mercado de la UE

La cooperación de la UE con Cuba se rige por el Instrumento de Cooperación para el Desarrollo (DCI, por sus siglas en inglés). La cooperación para el desarrollo entre la UE y Cuba se retomó en 2008, y desde entonces y hasta 2014 la Comisión Europea asignó unos € 90 millones a los sectores de seguridad alimentaria; respuesta y preparación ante desastres naturalesmedioambiente, cambio climático y energía; cultura y patrimonio; apoyo a la modernización socio-económica; y capacidades de gestión.

/file/mapacooperacionue-cubajpg-0_esmapa_cooperacion_ue-cuba.jpg

Asimismo, se han concedido € 50 millones adicionales para el periodo 2014-2020 para apoyar el desarrollo del país en tres sectores: agricultura sostenible y seguridad alimentaria (€ 21 millones); medioambiente: mejor uso de los recursos naturales para el desarrollo sostenible (€ 18 millones); apoyo a la modernización socio-económica sostenible (€ 10 millones); y medidas de apoyo (€ 1 millón). Estos sectores están alineados con las prioridades nacionales recogidas en los Lineamientos de la Política Económica y Social  de Cuba –un documento estratégico aprobado en 2011 para promover reformas en el país.

Adicionalmente, € 5 millones han sido puestos a disposición para este mismo periodo para proyectos sociales (apoyo a grupos vulnerables) y culturales (incluidos los relacionados con el patrimonio),  implementados por organizaciones de la sociedad civil y/o autoridades locales.

Ejemplos de programas financiados por la UE son:

  • FORGEC (financiamiento de la UE: € 2.2 millones, 2013-2016), orientado al reforzamiento de capacidades de gestión en instituciones cubanas;
  • BASAL (financiamiento de la UE: € 8.2 millones, 2013-2017), que incrementa las capacidades de actores cubanos clave en los niveles central y local para recoger, analizar, comprender y utilizar información científica y medioambiental relacionada con el impacto del cambio climático, así como para elaborar e implementar estrategias y acciones de adaptación  relacionadas con la producción agrícola;
  • Programa de Intercambio de Expertos (financiamiento de la UE: € 3.5 millones, 2014-2017), que ha apoyado hasta la fecha más de 80 actividades e involucrado a unos 1 200 funcionarios cubanos y 50 expertos y/o funcionarios de Europa y otros países en áreas tales como  descentralización, políticas públicas, administración tributaria, inversión extranjera y comercio exterior, contribuyendo así a la Estrategia de Desarrollo de Cuba 2030 y acompañando la actualización del modelo socio-económico del país;
  • y AGROCADENAS (financiamiento de la UE: € 8.2 millones, 2014-2018), que contribuye a mejorar el manejo de las cadenas de valor de la leche, la carne, el maíz y el  frijol, y a reforzar las capacidades de los agricultores, las cooperativas y otras entidades no-estatales.

Cuba también participa en programas regionales de la UE para América Latina. Los principales programas latinoamericanos con resultados claves para Cuba son: Al-Invest (que cubre la internacionalización de PyMES),  COPOLAD (que apoya la cooperación en materia de políticas sobre drogas), EUROCLIMA (que facilita la integración de estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático) y Erasmus + (que facilita la movilidad educativa y el reforzamiento de capacidades en instituciones académicas; a resaltar la Cátedra Jean Monnet obtenida recientemente por la Universidad de la Habana).

Asimismo, para el periodo 2015-2016 la Dirección General de la Comisión Europea para la Ayuda Humanitaria y la Protección Civil (ECHO) financia con más de € 3 millones la implementación de 6 proyectos en el país, con el objetivo de dar respuesta a situaciones de emergencia, así como reducir el riesgo de desastres naturales.

En este contexto, el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA, por sus siglas en inglés) ofrecerá oportunidades adicionales de cooperación para promover el desarrollo sostenible, la democracia, los derechos humanos y el apoyo a la modernización del modelo socio-económico cubano, así como para encontrar soluciones comunes a desafíos globales.

Secciones editoriales:
Languages: