Delegación de la Unión Europea en Colombia

Relaciones UE-CELAC

Bruselas, 16/07/2018 - 11:50, UNIQUE ID: 161026_11
Factsheets

Ficha informativa UE-CELAC

Apartado sobre el marco político

La última Cumbre tuvo lugar en Bruselas en junio de 2015 y en ella participaron 62 dirigentes de la UE y de América Latina y el Caribe, incluidos más de 40 jefes de Estado o de Gobierno. En esa Cumbre, dichos dirigentes adoptaron dos declaraciones y una versión revisada del Plan de Acción UE-CELAC. Señalaron diez ámbitos prioritarios para la cooperación birregional que abarcaban desde la ciencia y la investigación, hasta la inversión y el espíritu empresarial, pasando por el desarrollo sostenible o la energía.

Por otra parte, los dirigentes mandataron a los ministros de Asuntos Exteriores para celebrar reuniones en los años entre las cumbres, a fin de mejorar el diálogo político. En este contexto, la primera reunión autónoma de ministros de Asuntos Exteriores UE-CELAC tuvo lugar los días 25 y 26 de octubre de 2016 en Santo Domingo. La reunión de ministros de Asuntos Exteriores se celebrará en Bruselas, los días 16 y 17 de julio de 2018. Las reuniones se celebran bajo la presidencia conjunta de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad/vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, y la Presidencia pro tempore de la CELAC, en la actualidad el ministro de Asuntos Exteriores de El Salvador, Carlos Castaneda.

Derechos humanos y democracia

Los valores democráticos y la promoción y protección de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las personas, tal como establece la Declaración Universal de Derechos Humanos, constituyen el núcleo de la asociación estratégica UE-CELAC.

Destacados temas del diálogo y la cooperación son la libertad de expresión y de asociación; la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas; la no discriminación, en particular por lo que respecta a las minorías y los pueblos indígenas; los derechos económicos, sociales y culturales, incluidos la tierra, el agua y el saneamiento y la vivienda; la imparcialidad del poder judicial y la eficacia de los sistemas judiciales; y la abolición de la pena de muerte y la tortura.

La UE y América Latina y el Caribe (ALC) tienen una larga tradición de cooperación en los foros internacionales, incluidos el Consejo de Derechos Humanos y la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en los que los dos grupos presentan conjuntamente una resolución sobre los derechos del niño.

La UE apoya a las organizaciones de la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos, especialmente a aquellos que tienen menos oportunidades de participar de forma libre, activa y significativa en el proceso de toma de decisiones.

La UE está también comprometida con las misiones de observación electoral y de expertos, así como con el seguimiento de las recomendaciones tendentes a reforzar los sistemas electorales de nuestros socios.

Comercio e inversión

En conjunto, la UE ha celebrado acuerdos de libre comercio con 26 de los 33 países de América Latina y el Caribe.

En 2016 se reanudaron las negociaciones con vistas a celebrar un Acuerdo de Asociación con el Mercosur y están actualmente entrando en las fases finales. Están a punto de finalizar con México las negociaciones de cara a celebrar un acuerdo modernizado, que sustituya al anterior. Ambas partes se han comprometido a la rápida conclusión de las restantes cuestiones comerciales de carácter técnico y las disposiciones institucionales y finales. En el caso de Chile, se ha avanzado en la negociación de la actualización del Acuerdo de Asociación.

En los diez últimos años, la cuota total de la UE en el comercio de ALC se mantuvo estable (14,4 %). El total de los intercambios comerciales de bienes entre la UE y ALC se ha más que duplicado en la última década, hasta alcanzar 221 600 millones EUR en 2017, y la UE es el tercer socio comercial de ALC. La UE es el primer inversor en la región. El volumen de inversión extranjera directa (IED) de la UE en ALC ascendió a 825 700 millones EUR en 2016, una cuantía superior a la IED conjunta de la UE en China, la India y Rusia. Las inversiones de la UE son de alta calidad y diversificadas (pues abarcan los sectores primario, secundario y terciario) y contribuyen al desarrollo sostenible con la transferencia de tecnología y la innovación. El volumen de IED de ALC en la UE también aumentó sustancialmente, pasando de 128 500 millones EUR en 2009 a 250 300 millones EUR en 2016; Brasil sigue siendo el mayor inversor.

Investigación, innovación y educación

En 2010 se creó la Iniciativa Conjunta de Investigación e Innovación (JIRI, por sus siglas en inglés) con el objetivo de reforzar la cooperación UE-CELAC en materia de ciencia e investigación. La Iniciativa facilita el diálogo birregional sobre las prioridades comunes, fomentando el aprendizaje recíproco en materia de políticas y velando por la cooperación a través de planes de acción bianuales. Los ámbitos temáticos de cooperación son los siguientes: bio-economía, incluida la seguridad alimentaria, energías renovables, biodiversidad y cambio climático, TIC y salud.

Desde la Cumbre UE-CELAC de 2015 se han intensificado los esfuerzos para desarrollar un espacio común de investigación UE-CELAC, centrándose en tres pilares estratégicos: movilidad de los investigadores, acceso a infraestructuras de investigación y solución conjunta de los retos globales compartidos.

Tanto Horizonte 2020, el mayor programa de investigación e innovación, con un presupuesto de 80 000 millones EUR, como Erasmus + son accesibles a las instituciones de investigación y los investigadores y científicos de los países de América Latina y el Caribe.

En la última década, los programas marco de investigación e innovación de la UE han movilizado alrededor de 190 millones EUR para la cooperación con los países de ALC a través de unas 1 500 participaciones en proyectos europeos. Brasil, México y Argentina se encuentran entre los 15 socios de cooperación internacional más importantes que participan en los programas de investigación de la UE, mientras que la región de ALC tiene la mayor tasa de éxito en la participación en Horizonte 2020 en comparación con las demás regiones económicas en desarrollo y emergentes.

Entre los estudiantes de ALC que deciden estudiar en el extranjero, más de un tercio viene a la UE cada año. A través de Erasmus +, la UE financia más de 1 400 acciones de movilidad entre la UE y los países de ALC.

Cooperación de la UE con América Latina y el Caribe

La UE sigue siendo el mayor proveedor de ayuda oficial al desarrollo (AOD) en los países de América Latina y el Caribe pues concede subvenciones por un importe de 3 600 millones EUR para el período 2014-2020. El programa regional del Instrumento de Cooperación al Desarrollo para América Latina y la asignación del Fondo Europeo de Desarrollo para el Caribe son instrumentos esenciales en este contexto. Habida cuenta de que el desarrollo de la región ha avanzado a lo largo de la última década, la política de la Unión Europea también se ha ido desplazando hacia la adopción de un enfoque más orientado a la colaboración. El Instrumento de Colaboración permite a la UE cooperar con socios de todo el mundo para perseguir los intereses estratégicos de la Unión y hacer frente a los desafíos globales.

La cooperación con los países de ALC se centra en términos generales en los siguientes aspectos:

Agenda de la Prosperidad: Apoyo a un crecimiento más sólido e inclusivo, mayor diversificación de las estructuras de producción, mayor productividad y competitividad, mayor integración regional, consolidación de las relaciones comerciales con la UE, superación de la brecha digital y modernización tecnológica.

Agenda de los ciudadanos: Impulsar la prosperidad compartida, la cohesión social y reducir las desigualdades mediante la mejora del bienestar de las poblaciones más pobres a través de la movilización de los recursos nacionales; las políticas fiscal y social siguen siendo prioritarias.

Agenda para la Paz y las Instituciones: la lucha contra la delincuencia organizada y de mejora de la seguridad de los ciudadanos, el refuerzo de las capacidades de las instituciones, y una mayor consolidación de la legitimidad, la responsabilidad pública y la fiabilidad del Estado son indispensables para lograr un crecimiento inclusivo y sostenible.

Agenda del Planeta: América Latina y el Caribe no solo son especialmente vulnerables a los efectos negativos del cambio climático sino que ya los han padecido. Por ello, es prioritario que la región participe en el desarrollo de la resiliencia, la lucha contra el cambio climático, la mitigación de sus efectos y la lucha contra las catástrofes naturales.

Agenda para la Colaboración: Los países de América Latina desempeñan un papel cada vez más activo como actores internacionales y regionales capaces de configurar el programa «Bienes públicos universales y retos correspondientes». El compromiso con el multilateralismo y la afinidad de los objetivos políticos perseguidos por la UE y ALC a nivel internacional presentan una oportunidad para forjar sólidas alianzas con objeto de poder influir en iniciativas a nivel mundial y fomentarlas. En este contexto, el Instrumento de Colaboración de la UE para la cooperación está desempeñando un papel cada vez más importante en América Latina y el Caribe.

Cambio climático

La UE es el mayor donante de financiación para el clima. En 2016, la UE, junto con sus Estados miembros, incrementó su contribución global en más de un 15 %, hasta alcanzar 20 200 millones EUR, sin contar los fondos privados recabados por esta contribución, y contribuye de manera significativa a financiar la adaptación de los Estados vulnerables.

El cambio climático es uno de los principales ámbitos de cooperación con los países de la CELAC, mediante programas específicos y acciones transversales. Por ejemplo, la UE es un socio clave a la hora de contribuir a la resiliencia de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo del Caribe (PEID) y de los territorios costeros de baja altitud que son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático, además de a otras perturbaciones exógenas, también las causadas por el hombre. Además, la UE y los países de la CELAC mantienen un diálogo regular en los foros multilaterales sobre el cambio climático.

EUROCLIMA+ es un buen ejemplo de colaboración y de cooperación regional hecha a medida entre la UE y América Latina. EUROCLIMA+ promueve el desarrollo sostenible desde el punto de vista medioambiental y más resiliente al cambio climático en 18 países de América Latina, en particular en beneficio de los sectores más vulnerables de la población. EUROCLIMA+ proporciona apoyo técnico y financiero para el desarrollo y la aplicación de las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático y facilita el diálogo en materia de política regional y acción por el clima. EUROCLIMA+ apoyará también las estrategias con las que se han comprometido los países latinoamericanos en el marco del Acuerdo de París sobre el clima de 2015 y sus contribuciones determinadas a nivel nacional. Dicho Acuerdo se puso en marcha en 2010, entró en una nueva fase en 2017 y está previsto que continúe hasta 2022 (con un presupuesto de 88 millones EUR).

Tags: