Delegación de la Unión Europea en Colombia

Colombia y la Unión Europea

Las relaciones políticas entre la Unión Europea y Colombia son fuertes, estables y dinámicas. Los históricos lazos que las unen han permitido mantener un diálogo constante desde lo multilateral a lo bilateral, con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños – UE/CELAC,  (anteriormente con el Grupo de Río), bajo el Acuerdo Marco de Cooperación entre la Unión Europea y la Comunidad Andina y a nivel bilateral Unión Europea-Colombia.

El diálogo político entre la Unión Europea y Colombia encuentra su marco base en la Declaración de Roma de 1996 y el Memorándum de Entendimiento de 2009, además del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la UE y la Comunidad Andina.  Estas relaciones políticas se completan con un diálogo bilateral sobre derechos humanos, iniciado en 2009 y con el Acuerdo Comercial que entró en vigencia en 2013.

En los últimos años, una parte central de la relación Unión Europea-Colombia ha venido marcada por el apoyo europeo al proceso de paz en Colombia, como tuvo ocasión de señalar la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, durante su visita a Colombia en mayo de 2016. Este apoyo se ha plasmado en el nombramiento de un Enviado Especial de la UE para el Proceso de Paz, el Sr. Eamon Gilmore, así como en la puesta en marcha de un fondo fiduciario para la paz en Colombia, entre otros proyectos de cooperación en favor de la paz.

La Unión Europea (UE), con sus 28 Estados Miembros y una población de más de 500 millones de habitantes, es el principal bloque comercial a nivel mundial. La política comercial es una competencia exclusiva de la UE, es decir, que únicamente la Unión (y no los países de forma individual) es competente en materia de legislación comercial y conclusión de acuerdos comerciales internacionales. El alcance de los poderes exclusivos de la UE comprende el comercio de bienes, los servicios, los aspectos comerciales de la propiedad intelectual y la inversión extranjera directa (IED).

El Acuerdo Comercial entre Colombia y la Unión Europea, en vigencia desde Agosto de 2013, es un acuerdo moderno que va más allá del comercio y las medidas arancelarias, al abarcar también el área de servicios, la propiedad intelectual, o la contratación pública, entre otras. Además, el Acuerdo cubre el Comercio y Desarrollo Sostenible (CDS), en línea con la nueva estrategia comercial europea definida en octubre del 2015: "Comercio para todos: Hacia una política de comercio e inversión más responsable". Esta última se basa en principios fundamentales de eficacia,  transparencia, y de respeto de los Derechos Humanos, y pretende garantizar que los beneficios del comercio sean mutuos y lleguen a consumidores, trabajadores, y productores, con particular atención a las pequeñas y medianas empresas y a los ciudadanos de países en desarrollo.

Colombia es el primer socio comercial de la Unión Europea dentro de la  Comunidad Andina, y el quinto en América Latina con un volumen de transacciones que llegó a los 13.300 millones de euros en el 2015. Por su parte, la UE es el segundo socio comercial de Colombia y la primera fuente de inversión extranjera directa en el país.

En 2015, las exportaciones colombianas a la UE alcanzaron un valor de 6.600 millones de euros, sobre todo de productos minerales (60%), como el petróleo y el carbón, y productos agrícolas (30,5%) entre los cuales se destacan el banano fresco (850 millones de euros) y el café (626 millones de euros). En el mismo periodo, las importaciones colombianas desde la UE sumaron 6.500 millones de euros, conformadas principalmente por maquinaria y aparatos mecánicos (1.100 millones de euros), productos farmacéuticos (822 millones de euros), aeronaves y partes (545 millones de euros) y vehículos (512 millones de euros).

La posición de Colombia como un país con extrema biodiversidad y sus desafíos medioambientales dan especial relevancia a los asuntos relacionados con la diplomacia verde. Reconociendo el impacto global del cambio climático y su importancia de cara al futuro, la Unión Europea busca incorporar estos temas en todas sus acciones, y muy especialmente en Colombia.

La UE apoya iniciativas de mitigación, adaptación y reducción de la vulnerabilidad al cambio climático y financia proyectos que buscan construir modelos de desarrollo sostenible y promover iniciativas de construcción de paz, bajo el enfoque del Acuerdo de París, firmado por 195 países del mundo, que establece un plan de acción mundial para limitar el calentamiento global y que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 tras la ratificación de todos los países miembros de la UE.

La UE ha llevado a cabo varios proyectos de apoyo al sector justicia colombiano y sitúa el fortalecimiento del Estado de Derecho y la lucha contra la impunidad como sus principales prioridades en este ámbito. La UE mantiene con las autoridades y la sociedad civil colombianas un constante diálogo sobre derechos humanos, que comprende cuestiones como el apoyo a los defensores de derechos humanos, la protección de la infancia, cuestiones de género, empresas y derechos humanos, derechos de comunidades afrodescendientes e indígenas, o apoyo a víctimas. Este diálogo se complementa con una variedad de acciones políticas y de cooperación que tienen el propósito de hacer avanzar la protección de los derechos humanos y el fortalecimiento de la democracia en Colombia.

Las relaciones bilaterales entre la UE y Colombia en materia de ciencia y tecnología se encuentran en el contexto del VIII programa marco de cooperación de la UE en investigación e innovación, Horizonte 2020 (2014-2020), que aborda los principales retos sociales, promueve el liderazgo industrial en Europa y en sus países socios, y refuerza la excelencia de su base científica.

Languages:
Secciones editoriales: