Delegation of the European Union to Colombia

La Unión Europea brinda apoyo a refugiados y migrantes en tránsito en la frontera colombo-panameña

Bogotá, 30/09/2021 - 22:21, UNIQUE ID: 210930_27
Press releases

La Unión Europea acaba de destinar 500 000 euros (unos 2 200 millones de pesos / 590 050 dólares) para brindar ayuda humanitaria de emergencia a los refugiados y migrantes que cruzan el Tapón del Darién, un paso fronterizo entre Colombia y Panamá.

La respuesta humanitaria se llevará a cabo en el municipio colombiano de Necoclí (Antioquia) y en las comunidades de Bajo Chiquito, Metetí, San Vicente, Lajas Blancas en la provincia panameña de Darién.

Los fondos han sido movilizados por la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas y serán implementados por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

Aproximadamente 57 000 personas serán atendidas, particularmente niños, niñas, adolescentes y mujeres, con especial atención en niños no acompañados y mujeres embarazadas y lactantes. La acción humanitaria tendrá una duración de seis meses y responderá a las necesidades más urgentes en términos de protección e información, atención médica primaria, acceso a agua segura, distribución de artículos de higiene, actividades de saneamiento y apoyo a supervivientes de abuso sexual y violencia de género.

La respuesta humanitaria de la UE contribuirá a reducir la presión sobre los servicios sanitarios y de protección y se desarrollará en articulación con otros socios humanitarios y en estrecha coordinación con las autoridades locales.

Necoclí es uno de los principales puntos de partida de los miles de refugiados y migrantes que buscan llegar a Panamá para continuar su camino hacia el norte del continente. A finales de julio de 2021, unas 15 000 personas permanecieron represados en Necoclí por falta de transporte, poniendo al borde del colapso los servicios públicos, en especial el sistema sanitario en momentos en que la pandemia del coronavirus sigue siendo un desafío global.

Cada año, miles de mujeres, hombres, niños, adolescentes, familias enteras provenientes en su mayoría de Haití, Cuba, Venezuela -aunque también de África y Asia- cruzan el denominado Tapón del Darién, única vía terrestre que une Colombia con Panamá y una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo por su selva intransitable y la presencia de grupos criminales.

Según las autoridades panameñas, hasta el 14 de agosto más de 54 000 refugiados y migrantes habían transitado por el Darién con la intención de llegar a Norteamérica. Se espera que la cifra aumente debido a la reapertura de las fronteras superando así el récord registrado en 2016 cuando más 25 000 personas ingresaron al país de forma irregular.

De acuerdo con un informe de marzo pasado de Unicef, el número de niños y adolescentes que migran hacia el norte cruzando por el Darién se ha incrementado 15 veces más en los últimos cuatro años. En el 2017, la proporción de niños entre la población migrante representó un 2% y en el 2021 alcanzó el 25%. Además, a fines del 2020 se registraron los primeros casos de violencia sexual contra menores, mientras en junio de este año Médicos Sin Fronteras alertó sobre el incremento de los casos de violencia sexual a mujeres migrantes que han atravesado el Darién.

 

Antecedentes

La Unión Europea y sus Estados Miembros son los mayores donantes de ayuda humanitaria en el mundo. La ayuda es una expresión de la solidaridad europea hacia las personas en situación de necesidad. El objetivo de la asistencia es salvar vidas, evitar y aliviar el sufrimiento humano, y salvaguardar la integridad y la dignidad humana de las poblaciones afectadas por desastres causados por fenómenos naturales y crisis causadas por el hombre.

La Comisión Europea, a través de su Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO), asiste en todo el mundo a más de 120 millones de personas afectadas por conflictos y desastres cada año.

作成者