Delegación de la Unión Europea en Chile

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Palabras de apertura del Alto Representante / Vicepresidente Josep Borrell (TRADUCCION NO OFICIAL)

Brussels, 28/05/2020 - 23:20, UNIQUE ID: 200528_18
Remarks

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Palabras de apertura del Alto Representante/ Vicepresidente Josep Borrell sobre la cooperación entre las Naciones Unidas y las organizaciones regionales para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Señor Presidente [de la videoconferencia de alto nivel, Representante Permanente de Estonia ante las Naciones Unidas, Sven Jürgenson],

Es un honor para mí informar al Consejo de Seguridad sobre la cooperación entre la Unión Europea y las Naciones Unidas en materia de paz y seguridad internacional. Me complace hacerlo mientras Estonia preside [el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas].

El brote de COVID-19 es una prueba para nuestra humanidad, pero también para el sistema multilateral en sí. Esta crisis demuestra que los desafíos globales requieren una acción colectiva. Cambio climático, COVID-19: estos no son problemas que cualquier país pueda resolver por sí solo.

De hecho, el orden internacional basado en normas –con las Naciones Unidas en su núcleo– debe mantenerse y fortalecerse. No hay otra opción para salir de esta crisis.

La pandemia está sacudiendo los cimientos de nuestras sociedades, exponiendo las vulnerabilidades de los países más frágiles. Se corre el riesgo de desentrañar el progreso logrado en los últimos años en el logro de los ODS y empujar a millones a la pobreza.

Puede profundizar los conflictos existentes y generar nuevas tensiones geopolíticas. Es por eso que la Unión Europea fue uno de los primeros y más fuertes partidarios del llamado del Secretario General de las Naciones Unidas [António] Guterres para un alto el fuego global.

Lamentamos que solo en muy pocos casos haya habido una reducción de la violencia: de hecho, fue en solo 2 de 43 países, según el informe del Proyecto de ubicación y datos de conflictos armados.

También apoyamos el llamado de la Comisionada de Derechos Humanos, Michele Bachelet para garantizar que las sanciones no obstaculicen la ayuda humanitaria, como es el caso de la Unión Europea.

En un momento de crisis mundial, necesitamos un Consejo de Seguridad capaz de tomar las decisiones necesarias y no uno que esté paralizado por vetos y luchas políticas.

Señor Presidente,

La Unión Europea está haciendo todo lo necesario para combatir la crisis del coronavirus. Sabemos que nuestra batalla en casa solo puede tener éxito si derrotamos al virus en todo el mundo.

Por esta razón, la Unión Europea, sus Estados miembros y las instituciones financieras europeas han combinado recursos por 23 mil millones de euros, que es lo que llamamos el paquete "Equipo de Europa", para apoyar a los países socios y los más vulnerables.

Estamos totalmente de acuerdo con el Secretario General Guterres en que el paquete de recuperación socioeconómica debe apuntar a "reconstruir mejor", invirtiendo en sociedades sostenibles y resilientes.

En estos tiempos difíciles, las medidas de emergencia son necesarias. Pero deben ser proporcionales, temporales y cumplir con el estado de derecho y las obligaciones internacionales.

El respeto de los derechos humanos sigue siendo esencial, especialmente para las partes más vulnerables de nuestra sociedad. Creo que todos estamos de acuerdo en eso.

Señor Presidente,

Cuando otros pueden estar retrocediendo, la Unión Europea sigue siendo un firme defensor de unas Naciones Unidas fuertes como el corazón palpitante del sistema multilateral.

El Secretario General Guterres tiene razón al decir que "el multilateralismo está amenazado precisamente cuando más lo necesitamos". Por lo tanto, apoyamos sus esfuerzos para avanzar en el proceso de reforma de las Naciones Unidas y utilizar el 75 aniversario de la organización para trabajar por unas Naciones Unidas rejuvenecidas.

Es un momento de creciente escepticismo, pero debemos demostrar el valor agregado y la relevancia de las Naciones Unidas.

Es por eso que la Unión Europea y sus Estados miembros apoyan la reforma de las Naciones Unidas y son el mayor contribuyente financiero al sistema de las Naciones Unidas. Pagamos nuestras cuotas en su totalidad y a tiempo.

También en el área de paz y seguridad, la Unión Europea es un socio generoso y confiable. Las 17 misiones y operaciones de gestión de crisis de la Unión Europea, cooperan estrechamente con miembros de la familia de las Naciones Unidas. De hecho, 11 de esas misiones y operaciones [de la Unión Europea] comparten el mismo terreno con una misión de las Naciones Unidas. En algunos casos, incluso compartimos cuarteles y campamentos.

Sabemos que las mujeres desempeñan un papel crucial para garantizar la paz y la seguridad, y debemos aprovechar su papel y sus contribuciones. Esta fue la razón central para la adopción, hace 20 años, de la resolución pionera UNSC 1325. Sí, hemos progresado desde entonces, pero queda mucho trabajo para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Así que sigamos esta agenda con determinación.

Señor Presidente,

Permítanme decir algunas palabras sobre nuestro vecindario inmediato, que es África. África es nuestro continente hermano y un importante socio estratégico para la Unión Europea.

Desde el Sahel hasta el Cuerno, desde la República Centroafricana hasta la República Democrática del Congo, la Unión Europea respalda activamente los procesos políticos, brinda apoyo financiero y contribuye a la consolidación de la paz, la estabilización y el desarrollo.

Con un lema: soluciones africanas a los problemas africanos. Cooperamos muy estrechamente con la Unión Africana, incluido el Comisionado para la paz y la seguridad, el Sr. [Smail] Cherqui, con quien acabo de recibir una llamada telefónica.

Por supuesto, no podemos sustituir a nuestros socios. Lo que podemos hacer y lo que estamos haciendo es acompañar sus esfuerzos.

Hoy, permítanme abordar especialmente la situación en el Sahel. El Sahel es un caso de prueba, con todos los elementos de la agenda moderna de política exterior en juego: seguridad, extremismo y terrorismo, gobernanza, desarrollo sostenible, migración y cambio climático están impulsando la dinámica del conflicto y explican por qué necesitamos un enfoque integrado.

Desde 2014, la Unión Europea y sus Estados miembros han brindado un apoyo financiero masivo a la región del Sahel, por un total de casi € 9 mil millones. La Unión Europea ha ampliado recientemente el alcance de su trabajo y tiene tres misiones desplegadas para ayudar a construir la capacidad regional de las fuerzas militares y de seguridad.

Pero la dura realidad es que la situación en el Sahel sigue deteriorándose a un ritmo alarmante. Algunas cifras lo demuestran: 4.000 vidas se perdieron por los ataques terroristas este año; 800,000 desplazados en Burkina Faso, siete veces más que hace un año; alrededor de 50 millones de personas en riesgo de inseguridad alimentaria debido al terrorismo y COVID-19. Estas cifras son realmente alarmantes y me pregunto si la opinión pública de todo el mundo es consciente de la gravedad de esta crisis.

Por lo tanto, debemos estar preparados para hacer más y mejor, y lo estamos, junto con el G5 y la Unión Africana. Lo mismo puede decirse sobre el Cuerno de África, donde la cooperación de la Unión Europea con la Unión Africana y las Naciones Unidas es crucial.

Nuestro análisis de la situación es el mismo. Nuestro compromiso de trabajar conjuntamente es fuerte. Junto con nuestros socios, debemos mantener el rumbo.


Señor Presidente,

Una crisis importante justo en la puerta de la Unión Europea es la crisis en Libia. Hemos visto la situación absurda de los combatientes que usan máscaras para protegerse mientras intercambian fuego con ametralladoras. Se matan entre sí, pero con una máscara para evitar el contagio. La Unión Europea está trabajando arduamente para crear las condiciones para un alto el fuego. No es fácil, y hay muchas agendas en juego. Pero no podemos perder nuestra esperanza y detener nuestro trabajo.

No hay alternativa a una solución política inclusiva. Pero para encontrar una solución política, debemos detener el flujo de armas hacia Libia y crear el espacio para un diálogo real.

Con este objetivo en mente, hemos lanzado una nueva operación en el Mediterráneo: la llamamos Operación Irini, que está relacionada con la esperanza. Su tarea principal es implementar el embargo de armas de las Naciones Unidas a través de activos navales, aéreos y satelitales. La operación se basa en los logros de la Operación Sophia, que hasta ahora ha sido la única operación que implementa activamente el embargo de armas de las Naciones Unidas y ha informado en consecuencia a las Naciones Unidas.

Solo unas pocas semanas después de comenzar las actividades en el mar, la operación ya ha demostrado su valor agregado. Me complace compartir esta información con usted. Esta operación ha compartido información valiosa con el panel de expertos de las Naciones Unidas, y ha tenido un efecto disuasorio, incluido el contrabando de petróleo y la prevención de la participación de algunos barcos en estas actividades ilegales. Es fundamental que el Consejo renueve la resolución que autoriza las inspecciones en alta mar; complementaría las capacidades de la Operación Irini y aumentaría su valor agregado.


Señor Presidente,

También sabemos que el Medio Oriente en general tiene un gran impacto en la seguridad europea y global. Necesitamos adoptar un enfoque que aborde los conflictos y crisis individuales, incluidos Yemen y el conflicto israelí-palestino, donde cualquier acción unilateral podría amenazar la estabilidad en toda la región, y donde la Unión Europea sigue preparada para trabajar con ambas partes y sus socios en una solución basada en parámetros reconocidos internacionalmente.

Pero también se reconoce la naturaleza interrelacionada de la dinámica de conflicto de la región. Con el tiempo, debemos trabajar hacia un marco de seguridad cooperativo regional genuino.

Y luego, llega a Siria, donde la situación en Idlib sigue siendo frágil. El alto al fuego, un alto al fuego débil, debe mantenerse y extenderse por toda Siria, de acuerdo con el llamado del Enviado Especial de las Naciones Unidas, Pedersen. Es imperativo que este Consejo renueve la autorización de operaciones humanitarias transfronterizas y entregas al noroeste de Siria. Pido no jugar juegos políticos con la vida del pueblo sirio. ¿No han sufrido lo suficiente? Estamos listos para continuar brindándoles ayuda, pero para eso necesitamos renovar la autorización de las operaciones y entregas humanitarias transfronterizas.

Vamos a organizar una conferencia sobre Siria los próximos 29 y 30 de junio. Será la cuarta conferencia sobre Siria, y será una oportunidad para mostrar nuestro continuo apoyo al pueblo sirio. Las necesidades humanitarias son enormes, por lo que debemos mantener el nivel de las promesas que hemos hecho en años anteriores. La conferencia también tendrá como objetivo consolidar el respaldo internacional para una solución política de la crisis, en línea con la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad.

Permítanme reiterar la importancia duradera del Plan de Acción Integral Conjunto, el llamado JCPOA, con Irán. Como saben, soy el Coordinador de la Comisión Conjunta y estoy decidido a hacer todo lo posible para garantizar una implementación plena y efectiva y, en particular, el regreso de Irán al pleno cumplimiento.


El acuerdo sigue siendo esencial para garantizar la naturaleza pacífica del programa nuclear iraní. Es por eso que tengo que lamentar la decisión de ayer de los Estados Unidos de no prolongar las exenciones para los proyectos nucleares relacionados con el JCPOA.

Permítanme finalmente mudarme a Europa, incluidos los Balcanes Occidentales. Nuestro objetivo general es ver a toda la región avanzar en el camino de las reformas, la reconciliación y la integración en la Unión Europea. Recientemente, he designado al ex Ministro de Asuntos Exteriores eslovaco, Miroslav Lajcak, como Representante Especial de la Unión Europea para trabajar en el Diálogo Belgrado-Pristina, que sigue siendo una de nuestras principales prioridades.

Al permanecer en Europa, debo mencionar a Ucrania, donde la anexión ilegal por parte de Rusia de la península de Crimea y los compromisos incumplidos de Minsk han traído una interrupción importante, lamento decirlo, en las relaciones entre la Unión Europea y Rusia.

El apoyo a la soberanía nacional y la integridad territorial seguirán siendo elementos clave de la relación entre la Unión Europea y sus socios orientales. Los principios consagrados en Helsinki, no pueden olvidarse mientras se trabaja para un continente europeo cooperativo, más seguro y cohesivo.

En un continente cercano a mi corazón, está Venezuela. Allí, la crisis política agravada por las medidas relacionadas con la lucha contra el coronavirus, se ha convertido en una emergencia económica y humanitaria muy grave, que afecta la estabilidad de toda la región.

A principios de esta semana, movilizamos 2.500 millones de euros, con casi 600 millones de euros de subvenciones en un evento organizado por la Unión Europea y España para intensificar la asistencia de la emergencia, incluida la población desplazada en los países vecinos de la región.

Finalmente, y volviendo a desarrollos muy recientes a los que no puedo evitar referirme, debo expresar mi profunda preocupación por los pasos tomados por China con respecto a la Legislación de Seguridad Nacional en Hong Kong. Creemos que esto no está en conformidad con los compromisos internacionales, ni con la ley básica de Hong Kong.


Señor Presidente,

Hay muchas otras situaciones específicas en todo el mundo que podría mencionar, pero me permiten cerrar con algunas reflexiones más amplias y estratégicas.

La pandemia de COVID-19 ha puesto al descubierto las fragilidades de un mundo hiperglobalizado e interdependiente.

Debemos aprender las lecciones más amplias y tomar en serio cómo están vinculadas la salud humana y la salud planetaria, y cómo las desigualdades existentes nos están haciendo más vulnerables.

Si queremos "reconstruir mejor", como ha pedido el Secretario General Guterres, debemos volver a comprometernos con la Agenda 2030 y el Acuerdo de París sobre cambio climático. Nosotros, aquí en la Unión Europea, estamos tratando de hacer nuestra parte, y contamos con otros para cumplir también con sus obligaciones. Porque sabemos que, por ejemplo, sobre el cambio climático, hacer nuestra parte no será suficiente.

También sabemos que el cambio climático está afectando la seguridad en todo el mundo, actuando como un multiplicador de amenazas y un catalizador de otras crisis. Es por eso que apoyamos plenamente los esfuerzos de Alemania para poner este nexo climático y de seguridad en la agenda del Consejo de Seguridad.

Mi mensaje principal hoy para todos ustedes es que la Unión Europea sigue profundamente apegada al orden internacional basado en normas, al multilateralismo y a las Naciones Unidas.

Apoyamos a las Naciones Unidas, no solo con palabras, no solo con dinero, ambas cosas importan, sino que también necesitamos desarrollar acciones y contribuciones concretas en los tres pilares de las Naciones Unidas, y especialmente en la paz y la seguridad.

Precisamente porque creemos en el multilateralismo, queremos que el Consejo de Seguridad pueda actuar. Todos los estados deben defender los valores fundacionales de las Naciones Unidas, comenzando por aquellos que tienen las responsabilidades especiales de ser miembro del Consejo de Seguridad.

El multilateralismo debe ofrecer resultados para las personas que lo necesitan. De lo contrario, pierde legitimidad, mientras que el unilateralismo y la política de poder ganan ventaja.

Estoy firmemente convencido de que el mundo necesita un sistema multilateral revitalizado, porque el unilateralismo es solo la ley de los más fuertes. Pero esto solo sucederá si todos invertimos en él. Estamos tratando de hacerlo, contamos con aquellos que se sientan en el Consejo de Seguridad para que también hagan su parte.

Realmente les agradezco por haberme dado la oportunidad de abordar estas palabras sinceras con la esperanza de que ahora tengamos una discusión fructífera.

Enlace al video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-191589

 

 

 

Secciones editoriales: