Delegación de la Unión Europea en Chile

Palabras del Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la conferencia de prensa sobre la respuesta de la Unión Europea a la crisis del coronavirus

Brussels, 16/04/2020 - 00:12, UNIQUE ID: 200416_1
Press releases

La crisis que estamos enfrentando no tiene precedentes, es enorme. Quiero dirigir mis primeras palabras a todos los ciudadanos del mundo, pero especialmente a los ciudadanos europeos afectados directa o indirectamente por el virus. Quiero felicitar a todos aquellos ciudadanos alrededor del mundo que se han movilizado para garantizar que los sistemas de salud sean lo más eficientes posible. Felicito también a quienes se movilizan para mantener en su capacidad máxima posible la actividad desde el mercado interior y el transporte de bienes indispensables y necesarios.
La tarea que el Consejo Europeo ha confiado a la Presidenta de la Comisión y a mí se basa en dos pilares. La Presidenta de la Comisión presentó hace unos instantes la idea de proponer al Consejo Europeo una hoja de ruta con una serie de medidas vinculadas a una estrategia de salida para poder contar con el enfoque lo más coordinado posible cuando podamos progresivamente levantar las medidas de restricción excepcionales que tuvieron que imponerse a nivel nacional durante las últimas semanas. Sabemos que estas medidas restrictivas excepcionales, que afectan la vida en el mundo pero especialmente dentro de la Unión Europea, inciden directamente en el espacio de cada uno de nosotros. Son las libertades personales más básicas las que se han visto directamente afectadas por dichas decisiones. Evidentemente nos enfrentamos a repercusiones potencialmente extraordinarias, extremadamente fuertes a nivel económico y social, y sin duda nos enfrentaremos a ellas a lo largo de los próximos meses, tal vez incluso a lo largo de algunos años por venir.
Es por ello que estamos totalmente convencidos con los 27 Estados Miembros de que son esenciales estas recomendaciones, inspiradas en el sentido común, pero también en datos científicos y en la confianza que queremos brindarles a quienes nos asesoran en el proceso de toma de decisiones y que deben permitir que haya una capacidad de implementar gradualmente la estrategia de salida; no de la misma manera en los distintos países, pero en cualquier caso de manera similar, mediante un enfoque común.
La segunda gran tarea para la Presidenta de la Comisión y para mí es la estrategia de recuperación. ¿Cómo podemos trabajar junto con las distintas instituciones europeas y con los Estados Miembros para abordar este enorme desafío que debemos enfrentar juntos?
La próxima semana tendremos nuevamente una reunión del Consejo Europeo a través de video conferencia. Será la cuarta en tan solo unas pocas semanas.
Nuestro objetivo es abrir una discusión estratégica que nos permita ver cómo negociar juntos para poder tomar decisiones muy sólidas y abrir el proceso a mediano y largo plazo, para así poder garantizar nuevamente un mayor bienestar para los ciudadanos europeos en las próximas semanas, en los próximos meses, en los próximos años.
En mi opinión, necesitamos abordar cuatro capítulos, cuatro puntos esenciales que podrían ser los pilares para una estrategia de recuperación sólida.
El primer punto es el mercado interior. El mercado interior es un bien común para la Unión Europea. El mercado interior es el corazón del desarrollo económico y, por lo tanto, de la capacidad de cohesión social de la Unión Europea. El mercado interior ha sido dañado. Se ha visto afectado por decisiones que se tomaron por razones legítimas, por razones de salud. La primera prioridad es reparar el mercado interior para que pueda funcionar correctamente. La segunda prioridad es garantizar que podamos mejorar el mercado interior; borrar, corregir, asegurar que podamos contar con la capacidad de fortalecer este mercado interior con un enfoque particular, en mi opinión, en los puntos relacionados con la estrategia industrial. La Comisión ha presentado propuestas muy útiles al respecto, sin olvidar la importancia de considerar el tejido, la red de pequeñas y medianas empresas europeas como red vital para la capacidad de bienestar y éxito de este proyecto europeo.
Y en este primer pilar, el mercado interior, no olvido que la agenda digital, el Acuerdo Verde Europeo y el desafío climático deben ser herramientas más necesarias que nunca para tener éxito en esta transformación económica y en la capacidad de asumir este desafío que enfrentamos como generación.
El segundo capítulo importante que debemos discutir con los colegas en el Consejo Europeo y con el apoyo de la Comisión Europea es, en mi opinión, la necesidad, la absoluta necesidad de desarrollar una estrategia de inversión masiva.
Y concuerdo con la Comisión; creo que el presupuesto europeo para los próximos siete años es un elemento clave para el éxito. También debemos utilizar las distintas herramientas que tenemos en nuestras manos. El Banco Europeo de Inversiones puede ser una herramienta esencial para centrarnos en nuestras prioridades, ser coherentes con ellas y desarrollar una estrategia de inversión muy sólida en los próximos meses y en los próximos años.
Además, tenemos que ver lo que es posible desde la perspectiva europea, pero también con el apoyo de todos los Estados Miembros, para ser eficaces y tener éxito en esta estrategia tan esencial.
El tercer pilar para contar con una estrategia global de recuperación exitosa es, en mi opinión, no olvidar la responsabilidad externa de la Unión Europea, y ustedes saben que, como Unión Europea, tenemos una ambición externa muy fuerte. Consideramos que para nosotros es importante y esencial desempeñar un papel más fuerte a nivel internacional. Y como saben, somos como Unión Europea un fuerte promotor del multilateralismo.
Creemos que el multilateralismo es un valor agregado ya que los desafíos globales que enfrentamos requieren respuestas globales, y una vez más lo estamos comprobando con dolor ante esta pandemia que afecta al mundo y no solo a un país o a una parte del mundo, que golpea al mundo entero. Esto es lo que hacemos cuando, con la Comisión, proponemos asumir nuestras responsabilidades, en el marco del G7, en el marco del G20, por ejemplo, desarrollando la capacidad de concentrar, de canalizar medios financieros para acelerar la capacidad de encontrar vacunas y terapias adecuadas lo antes posible. Y cuando hayamos encontrado estas terapias, asegurarnos de que sean accesibles para el mundo entero y no solo para una parte del mundo que sería privilegiada ante esta pandemia.
En este marco internacional, enfatizaré un punto al que debemos prestar suma atención, que debe movilizarnos por completo. Se trata de la importancia de una alianza muy fuerte con África y es por ello que hemos apoyado, líderes europeos juntos con líderes africanos, este llamado a la movilización para apoyar aún más el sistema de salud en África; es una tarea a corto y mediano plazo. También es un llamado a debatir sobre las deudas en África, cómo poder alivianar el peso de las deudas que pesan sobre el continente africano y cómo podemos, a mediano y largo plazo, quisiera decir transformar nuestra estrategia para África, basarla en una alianza de igual a igual, de intereses mutuos, apostar por inversiones estratégicas que sean coherentes con la agenda digital o el Pacto Verde.
El cuarto punto que encuentro necesario para un debate estratégico en el Consejo Europeo es la resiliencia y la gobernanza. Considero que un tema clave es cómo aprender las lecciones desde la perspectiva europea. ¿Cómo podemos ser más fuertes después de esta crisis? ¿Cómo podemos mostrar más unidad, más solidaridad y ser capaces de dar las mejores respuestas posibles?
Sin duda hay lecciones que aprender en materia de gestión de crisis desde una perspectiva europea, lecciones que aprender en cuanto a la capacidad de enfrentar problemas juntos, de coordinar acciones partiendo desde un impulso europeo. Y al respecto queremos también, como Unión Europea, estar presentes, estar a la altura de los desafíos que enfrentamos. Concluyo diciéndoles que más que nunca, el corazón de la Unión Europea se basa en los principios de solidaridad, unidad, responsabilidad, en la capacidad de evaluar permanentemente para que, con sentido común, con una visión a mediano y largo plazo, seamos constantemente capaces de garantizar que podamos ofrecer a los ciudadanos europeos las respuestas más legítimas y sólidas que tienen derecho a esperar.
Secciones editoriales: