Delegación de la Unión Europea en Chile

DIA DE EUROPA - Discurso Embajadora Unión Europea en Chile, Stella Zervoudaki

Bruxelles, 15/05/2018 - 16:30, UNIQUE ID: 180515_11
Local Statements

68 años atrás, Robert Schuman, entonces Canciller de Francia y uno de los padres fundadores de la UE, dijo: "la paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creativos equiparables a los peligros que la amenazan".

En 2018, las palabras de Schuman parecen más actuales que nunca.

Las amenazas a la paz, a la democracia, la libertad y al bien estar de nuestra gente han evolucionado pero sus impactos son cada día más evidentes: el crimen transnacional, el terrorismo, las amenazas hibridas, las crisis económicas, el extremismo, el cambio climático, y la crisis migratoria  impactan a la confianza de nuestras sociedades en nuestro sistema valórico, en nuestro modelo político,  económico y social, y minan la convivencia entre los pueblos.

Este momento de conmemoración de lo que se logró los últimos 68 años, nos invita también a tomar conciencia de los peligros de perderlo y nos incita a actuar con resolución, unidad y coherencia para salvaguardarlo.

Permítanme recordar lo que se logró, no como expresión de complacencia pero más bien como punto de partida sobre el cual podríamos hoy en día construir los próximos pasos para lograr una alianza para el futuro con Chile.

En Europa misma, después de años de guerras devastadoras, se logró la paz y la unificación por primera vez en su historia con medidas pacíficas. Sus ciudadanos disfrutan de democracias estables y de una gran libertad. Se respeta la vida privada y existe libertad de pensamiento, religión y expresión. Hay libre circulación de personas, de bienes, de capitales y servicios y nuestras sociedades gozan la mejor distribución de ingresos en el mundo y muy altos niveles de prosperidad y bienestar.

Además, la Unión Europea creó el mayor Mercado Único del mundo y la segunda moneda más importante – el Euro, gracias a políticas públicas comunes, basadas en la solidaridad como mecanismo fundamental para alcanzar la prosperidad. En otras palabras, la Unión Europea probó lo que Nelson Mandela dijo un día: “las cosas siempre parecen imposibles hasta que se hacen”.

Por otro lado, frente al mundo, la Unión Europea y sus Estados Miembros son: el primer defensor y contribuyente al sistema multilateral; el primer inversor y socio comercial para la mayoría de los países; el primer donante de ayuda al desarrollo y de ayuda humanitaria; y el más fuerte defensor de los Derechos Humanos.

Todo eso se construyó  sobre una visión política innovadora y audaz y sobre una voluntad de diálogo y de compromiso con el resto del mundo.

Porque Europa ha aprendido la lección. Las carencias de mi vecino y de mi socio son mis propias carencias. La política internacional nunca puede ser un juego en el que cuando uno gana es al costo del otro.

Esa es la razón porque frente a los que levantan muros y cierran puertas, nosotros queremos tender puentes y abrir puertas mediante la cooperación y el diálogo.

Aunque cuando haya diferencias en nuestras visiones con nuestros socios e incluso a veces dentro de Europa, la apertura y la disposición para el dialogo están siempre presentes dentro del respeto mutuo. El dialogo, la inclusión, el respeto de la diversidad y la transparencia son la base de la legitimidad de la acción política.

Al mismo tiempo, nuestra respuesta frente al desorden global que vivimos en este mundo globalizado ha sido muy clara: instituciones fuertes, reglas claras y compromiso constante frente a los grandes desafíos internos y mundiales.

Señoras y señores,

Siempre hay muchas cosas que la Unión Europea podría mejorar. Pero cuando uno cierra los ojos y piensa cómo sería este mundo tan complejo en estos tiempos tan confusos sin la presencia de la Unión Europea, sin su cooperación, sin su acción humanitaria, sin su rol en el comercio y las inversiones, sin su ayuda al desarrollo sin sus misiones de paz, sin sus esfuerzos de mediación y diálogo, sin su apoyo a los defensores de derechos humanos y la sociedad civil, lo que sería la situación en nuestro vecindario, en Siria, en Medio Oriente, si esta presencia iba a desaparecer mañana,  entonces quizás como decimos en Grecia “si la Unión Europea no existiera, tendríamos que inventarla”.

Evidentemente, nada de todo eso disminuye la tarea.  Pero nuestros desafíos son nuestros éxitos. Frente a las crisis económicas, la Unión Europea creo nuevos mecanismos exitosos; frente al populismo, la Unión Europea mejoro la comunicación e inclusión del ciudadano en el diseño de sus políticas; y frente a la salida del Reino Unido, la Unión Europea está creando un plan ambicioso para el futuro de Europa. Y hemos hecho de la transparencia y democracia la pieza central de nuestras estrategias.

Sabemos que la Unión Europea y Chile estamos en la misma línea. Queremos sociedades en las que la democracia, la paz, la libertad, la tolerancia y la solidaridad estén por encima de todo. Defendemos el multilateralismo, el desarrollo sostenible e incluyente, la solidaridad y la cooperación internacional, así como la integración regional. Estamos juntos en nuestro esfuerzo por preservar las instituciones internacionales y las reglas que hemos ayudado a crear.

Por todo eso, así como por nuestros lazos históricos y culturales, Chile es para Europa un aliado clave en ese camino hacia un mundo mejor.

Tenemos ya una alianza grande que se aspira ser un modelo para los demás como se evidencia en este video que les invito a mirar juntos.

- VIDEO  –

Estimados señoras y señores,

Amigas y amigos,

En este momento necesitamos ser más innovadores y más ambiciosos. Estamos trabajando juntos para concluir una amplia modernización de nuestro Acuerdo de Asociación; Una modernización que abarcará todos los temas que tendremos que afrontar conjuntamente y nos ofrecerá las herramientas necesarias para crecer juntos. No es un simple acuerdo de acceso a nuestros mercados mutuos; es un acuerdo hacia el futuro basado en el  diálogo entre pares, la cooperación y la solidaridad. Un acuerdo para encontrar soluciones frente a los retos mundiales como el cambio climático, el desarrollo sostenible, las internacionalización de las pequeñas y medianas empresas, el fortalecimiento de la juventud y la mujer, y el uso de ciencia y tecnología a beneficio de la sociedad.

Señoras y señores,

La Unión Europea es un proyecto vivo así es también nuestra alianza; una alianza para el futuro.

Quiero agradecer a los colegas de la Delegación, a los Estados Miembros, a Chile y a todos ustedes presentes su apoyo para hacer de esta alianza una realidad. Vive Chile, Vive la Unión Europea!

Muchas gracias.

10 de Mayo 2018
Club de la Unión, Santiago

Secciones editoriales: