Delegation of the European Union to Brazil

Latest developments in the National Assembly of Venezuela: Speech by High Representative/Vice-President Josep Borrell at the EP debate

Brussels, 19/01/2021 - 20:37, UNIQUE ID: 210120_5
HR/VP speeches

Check against delivery!

Observaciones de apertura

Gracias estimado Presidente, señoras y señores diputados, señorías,

De nuevo estamos aquí para tratar de la situación en Venezuela. Este año, este país y su crisis política ha ocupado una parte muy importante de mi trabajo, por la gravísima crisis política y humanitaria que sufre y que, a pesar de nuestros esfuerzos, no ha mejorado.

Hemos tenido ocasión en anteriores encuentros de discutir, de informarles a ustedes y de recibir sus críticas y opiniones, sobre los esfuerzos diplomáticos que la Unión Europea ha hecho para tratar de facilitar un consenso nacional –y digo bien nacional, porque se trata de que haya un acuerdo entre los venezolanos- para que se pudiesen celebrar unas elecciones a la Asamblea Nacional el pasado 6 de diciembre que pudiéramos considerar homologables.

Tal cosa no ha ocurrido y, en consecuencia, los Estados miembros de la Unión Europea en el Consejo de Asuntos Exteriores han claramente expresado su rechazo a esas elecciones, considerando que no se puede aceptar la forma en la que se han celebrado -como en el caso de Bielorrusia, la misma cosa. Y que, en consecuencia, la Asamblea Nacional que resulta de esas elecciones no puede considerarse legítimamente elegida.

La falta de pluralismo político, con la descalificación de los dirigentes de la oposición -que finalmente decidió no presentarse a los comicios-, y también sobre eso tuve la ocasión de intervenir en el pasado mes de agosto, tratando de mediar entre la oposición y el Gobierno, sin éxito.

Ello, sumado a la falta de participación del electorado, no nos permiten considerar que la Asamblea Nacional constituida el 5 de enero pasado, sea representativa de la voluntad democrática libremente expresada del pueblo de Venezuela.

Las elecciones no cumplieron con los parámetros internacionalmente aceptados para dar credibilidad al proceso y, mediante dos declaraciones en nombre de la Unión Europea, hemos dicho claramente que no podemos reconocer ni las elecciones, ni la legitimidad de la Asamblea resultante de ellas.

Mantendremos la necesaria presión, calibrada y selectiva. Dialogaremos con todos los actores que estén dispuestos a trabajar por la restauración democrática del país, empezando, por supuesto, por Juan Guaidó y los representantes de la Asamblea Nacional saliente y legítimamente elegida en 2015.

Es evidente que las dificultades son grandes. Queda mucho camino por recorrer. Y con este proceso electoral fallido, se acaba de desaprovechar una oportunidad que hubiera sido muy valiosa para alcanzar el objetivo de una salida política, democráticamente establecida, a la crisis del país.

Ahora, más que nunca, debemos ayudar a nuestros amigos venezolanos –a todos los venezolanos- a superar la división política que cada vez demuestra ser más improductiva y que ha alejado a la ciudadanía de sus líderes -como quedó demostrado también con la enorme abstención-. La unidad de acción de la oposición venezolana es fundamental. Tuvimos que reclamar esa unidad de acción en los meses previos a las elecciones.

Seguiremos exigiendo el fin de las amenazas contra la oposición, las persistentes violaciones de derechos humanos, que se dé protección a los actores de la sociedad civil que cada día trabajan por proveer a decenas de miles de personas de servicios esenciales para su supervivencia.

Las cifras de la Organización International de para las Migraciones (OIM) y de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) estiman que 5 millones de venezolanos han salido del país, pero si continúa la tendencia, a finales de este año pueden ser más de 6 millones.

El Gobierno de Venezuela del señor [Nicolás] Maduro niega esas cifras, las disminuye mucho, pero yo creo que las cifras que nos dan los organismos de las Naciones Unidas merecen credibilidad. Y si son lo que dicen ser, a finales de este año puede haber tantos emigrantes/refugiados venezolanos como los que ha habido en Siria, tras una atroz guerra civil.

Por lo tanto, señoras y señores miembros del Parlamento Europeo, tenemos que afrontar la situación con honestidad y con la voluntad de encontrar soluciones. Las soluciones no serán exógenas. No se alcanzarán con declaraciones [de los 27 Estados miembros], ni mucho menos con intervenciones militares. Tampoco se forjarán de la noche a la mañana internamente en Venezuela.

Pero si podemos hacer algo desde Europa -y desde luego podemos y debemos hacerlo- es apoyar a los protagonistas verdaderos de esta tragedia, que son los venezolanos, promoviendo el acercamiento de posiciones para la convocatoria de nuevas elecciones, sobre bases que ambas partes puedan aceptar.

Y, repito, la única salida duradera a los graves problemas de Venezuela será una que sea políticamente dialogada, integradora, pacífica, con la participación de todos los actores políticos y de la sociedad civil.

Sé que eso es difícil, la experiencia nos lo ha demostrado, y a mí personal y directamente de una manera evidente en este año pasado.

Requerirá una voluntad de diálogo y de concesiones por parte de todos los actores. La nueva Administración americana puede también contribuir a este proceso.

Este parlamento sabe mejor que ninguno la importancia del consenso y también sabemos que en todas las transiciones políticas que ha habido en el mundo, la solución ha sido pactada.

Es fundamental que se acerquen posiciones para que Venezuela no siga cayendo en el vacío de su crisis.

Vamos a convocar al Grupo Internacional de Contacto. No lo hemos hecho hasta ahora por las dificultades logísticas que implicaban las circunstancias de la COVID-19 en muchos países. Ha habido toma de posición por parte de la Unión Europea, otra por parte del Grupo de Lima.

Para terminar, y a escasas 24 horas de la inauguración del nuevo Gobierno en Estados Unidos, permítanme -aparte de reiterar la felicitación al nuevo Presidente [Joe Biden]- esperar que podamos compartir con la nueva Administración americana -un socio imprescindible- esfuerzos por promover esta solución pacífica, dialogada e integradora que necesita Venezuela.

Estaremos en contacto con la nueva Administración, como lo estamos con Noruega y con otros agentes políticos, para seguir trabajando políticamente con este fin. También espero el apoyo del Parlamento Europeo a través de sus deliberaciones, debates y tomas de posición, para contribuir a conseguirlo.

Muchas gracias.

Enlace al vídeo: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-201090

Observaciones de clausura

Gracias señor Presidente, gracias honorables miembros del Parlamento, tomo una vez más buena notas de sus posiciones, que no son nuevas.

Simplemente me gustaría puntualizar que el texto al que se ha hecho referencia no es una declaración del Alto Representante, es un acuerdo de los 27 Estados Miembros. Es muy importante que hagamos la diferencia. Cuando no hay unanimidad, el Alto Representante puede tomar la responsabilidad de emitir una opinión que cree que representa a la mayoría –bueno, que constata que representa a la mayoría–, pero no la unanimidad y, por tanto, no es una posición de la Unión Europea.

En el caso al que se ha hecho referencia, acerca de la outgoing, no es una declaración del Alto Representante, es una declaración por unanimidad de los 27 Estados Miembros. Seamos fieles a la unanimidad a la realidad y por favor no la deformemos para amparar los argumentos de cada cual quiera exponer. Se podrá estar de acuerdo o no, pero lo importante es decir las cosas como son. Son los 27 Estados Miembros los que han aprobado esta comunicación que fija la posición del Consejo de la Unión Europea.

Evidentemente, el Parlamento puede tener otra posición y la Comisión podría tener otra opinión, pero ustedes saben cuál es el reparto de competencias en el entramado institucional de la Unión Europea. Y la competencia en Policía Exterior, hoy por hoy, pertenece al Consejo. De la misma manera que la Unión Europea no reconoce, ni deja de reconocer gobiernos y administraciones porque no tiene competencias para eso. Y si mañana el Consejo de Asuntos Exteriores decidiera por unanimidad reconocer o no reconocer a alguien, sería un brindis al sol porque no tiene competencias para hacerlo.

Y puedo decir lo mismo de las resoluciones del Parlamento, ustedes pueden decir lo que quieren en aquello en lo que tengan competencias. Cuando no tienen competencias, está bien, es una opinión interesantísima, digna de ser tomada en consideración por la alta representación que tiene esta Asamblea -no me lo van ustedes a decir a mí que la he presidido-, pero las competencias están donde están.

Y por cierto, tampoco es lo que he tratado de decir que a nivel de la Unión Europea haya un cambio de opinión, porque el Consejo de la Unión Europa nunca se refirió a Juan Guaidó -que tiene todos mis respetos y apoyo-, como Presidente en ejercicio de Venezuela, porque nunca hubo unanimidad en el Consejo al respecto. Porque hubo países que no lo aceptaron como tal. No hubo unanimidad y, en consecuencia, la Unión Europea nunca se refirió al señor Guaidó, porque institucionalmente no lo podía hacerlo, no había unanimidad en el Consejo.

Más allá de estas referencias procedimentales, que son muy importantes, porque en democracia los procedimientos y las competencias cuentan, vamos a seguir trabajando todos para intentar resolver la crisis política y democrática de Venezuela. Ese es el objetivo y no se resolverá con declaraciones encantatorias. No se resolverá diciendo que el señor Maduro se tiene que ir. El problema es que no se quiere ir. Y por lo tanto tenemos que buscar caminos que pasen por los procedimientos que podemos aplicar. Estamos en contra de intervenciones militares, tenemos que buscar soluciones políticas. En eso seguiremos estando, seguiremos impulsando el trabajo de los 27 Estados Miembros y de los países que forman parte del Grupo de Contacto, junto con el Grupo de Lima y con la nueva Administración americana y espero, también, con el Parlamento europeo.

Muchas gracias.

Enlace al vídeo: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-201093

Editorial Sections: