Delegation of the European Union to Bolivia

Conferencia Internacional sobre el Acuerdo de Escazú - Palabras del Embajador Michael Dóczy 22.04.21

26/04/2021 - 16:39
News stories

Escazu

El Acuerdo de Escazú es una oportunidad histórica para Latinoamérica y un mensaje para todo el planeta: los derechos ambientales son el eje central de los desafíos del desarrollo contemporáneo. Protegerlos es tarea de todos.

La Unión Europea ubica este tema en la primera línea de su agenda internacional. Sabemos que se necesitan decisiones adecuadas para promover un desarrollo sostenible y amigable para los actuales y futuras generaciones.

Estamos tan convencidos de esto, que nuestros programas de cooperación y acuerdos o preferencias comerciales tienen requisitos importantes en cuanto al uso sostenible de los recursos del planeta.

Por ello es un privilegio participar en esta conferencia en el marco de la entrada en vigor del Acuerdo de Escazú. Se trata del primer tratado regional ambiental para América Latina y el Caribe, y el primero en el mundo que incluye la defensa de derechos humanos ambientales.

Escazú garantiza la implementación plena y efectiva del acceso a la información ambiental, la participación en procesos de toma de decisiones y el acceso a la justicia en asuntos ambientales.

Hoy, que también es el Día de la Tierra, las cosas cobran una relevancia particular.

Como ustedes saben, la UE tiene una larga trayectoria de cooperación a Bolivia en el sector de medioambiente y cambio climático.

Trabajamos en la mejora continua de la gobernanza ambiental, fomentamos la participación de las comunidades y promovemos la transparencia de la información y la responsabilidad de las entidades estatales.

Desde al año 2012 apoyamos la gestión de áreas protegidas con el SERNAP [Servicio Nacional de Áreas Protegidas] y desde 2017 también trabajamos el aprovechamiento de biodiversidad con programas nacionales como el de la vicuña, la gestión integral del fuego y el manejo forestal.

A través de la sociedad civil también apoyamos sistemas agroforestales, manejo de áreas protegidas subnacionales y prácticas productivas comunitarias sostenibles, principalmente en tierras bajas.

Y eso se complementa con programas que tenemos, en los últimos 10 años, junto a la sociedad civil en el monitoreo de la aplicación de convenciones internacionales, o el intercambio de experiencias regionales para asegurar el acceso a justicia de los titulares de derechos.

Hemos comenzado, además, un proyecto de apoyo al sistema de justicia boliviano, de más de 3,6 millones de dólares, que pretende asegurar eficiencia del sistema y acceso igualitario, como condición indispensable para la efectividad de los derechos humanos. Todos esos programas nos permiten aportar a la capacidad boliviana para manejar los temas ambientales.

Queda claro entonces que nuestra principal prioridad es el medioambiente, el cambio climático y el manejo del agua.

El Acuerdo de Escazú se constituye, por ese motivo, en instrumento clave que inspira un pacto verde para promover un escenario justo, integrador y participativo.

La semana pasada nuestra Delegación ha organizado un encuentro de reflexión con las organizaciones de la sociedad civil sobre Escazú. Son ellas las que ven que el acceso a la información pública, la consulta previa y el control social exhiben los principales desafíos y marcan la ruta a seguir.

Hay un tema vital sobre el que deseamos llamar la atención: los incendios forestales. Es necesario hacer todos los esfuerzos posibles para tener capacidad de prevenirlos y hacerles frente. Estamos preparando una iniciativa regional al respecto.

Finalmente, deseo destacar las iniciativas de limpieza ambiental que han copado la atención pública en las últimas semanas. Todos están llamados a promoverlas y el resultado beneficia por igual a quienes viven en el país y a los turistas que la visitan. Que la gente salga a limpiar su territorio es un orgullo que Bolivia puede contar al mundo. Vamos a participar activamente en estas jornadas.

Quiero entonces reafirmar el compromiso de la UE con Bolivia, la región y el planeta.

Editorial Sections: