Delegación de la Unión Europea en Argentina

Cisjordania: la anexión no es solución

08/07/2020 - 19:04
From the blog

El 7 de julio, los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Francia, Egipto y Jordania mantuvieron un importante debate sobre los riesgos asociados a la anexión unilateral de partes de Cisjordania. Por desgracia, no pude asistir por estar de viaje para atender otras cuestiones igualmente importantes. La UE estuvo representada por la secretaria general del SEAE y la representante especial de la UE para Oriente Próximo.

«La UE sigue resuelta a apoyar la solución negociada de dos Estados, la única forma realista y duradera de poner fin al conflicto entre Israel y Palestina».

La reunión fue muy oportuna y comparto plenamente las conclusiones finales (enlace externo). Junto con mis colegas ministros europeos, no escatimaremos esfuerzos diplomáticos para contribuir a que Israel comprenda los riesgos de proceder a la anexión unilateral de partes de Cisjordania. Europa e Israel están muy cerca geográfica, cultural y económicamente; no obra en interés de nadie que esta relación se resienta.

 

«No escatimaremos esfuerzos diplomáticos para contribuir a que Israel comprenda los riesgos de proceder a la anexión unilateral de partes de Cisjordania».

 

La anexión constituiría una violación del Derecho internacional y causaría un daño real a las perspectivas de una solución de dos Estados; además, influiría negativamente en la estabilidad regional, en nuestras relaciones con Israel, en las relaciones entre Israel y los Estados Árabes y, potencialmente, en la seguridad de Israel.

Cualquier violación del Derecho internacional, en particular cuando implica la anexión de territorios, tiene también repercusiones en todo el orden internacional basado en normas, afectando a otras zonas en conflicto.

Un riesgo para la buena cooperación entre la UE e Israel

Al unirme un vínculo personal con la región, he hecho hincapié, tanto en mis conversaciones privadas con los dirigentes israelíes como en público, en que la anexión supondría un riesgo para la buena cooperación con Israel. Y está claro que eso no es lo que queremos. En cambio, tenemos la oportunidad de revitalizar nuestras relaciones en estos momentos que exigen que colaboremos aún más estrechamente para la estabilidad regional en Oriente Próximo. Pero no podemos reconocer ni reconoceremos ningún cambio en las fronteras anteriores a 1967 que no haya sido acordado por las dos partes en conflicto.

 

«No podemos reconocer ni reconoceremos ningún cambio en las fronteras anteriores a 1967 que no haya sido acordado por las dos partes en conflicto».

 

La UE sigue resuelta a apoyar la solución negociada de dos Estados, basada en el Derecho internacional y en las correspondientes resoluciones de las Naciones Unidas. Es la única forma realista y duradera de poner fin a este conflicto. De la misma manera que hemos instado a Israel a que se abstenga de tomar medidas unilaterales, también hemos instado a los palestinos a que vuelvan a la mesa de negociación. Debemos aunar nuestros esfuerzos con todos los socios de la región y de fuera de ella que, como nosotros, buscan la paz, y alentar conjuntamente a las partes a reanudar las negociaciones.

La paz no puede imponerse, debe negociarse, por difícil que resulte. Seguiré participando intensamente en pro de estos esfuerzos y ayudando a movilizar a la comunidad internacional para facilitar un resultado aceptable para ambas partes y duradero.

 

Secciones editoriales: