EUCAP Sahel Mali

Mozambique: Declaraciones del Alto representante/vicepresidente Josep Borrell en la sesión plenaria del Parlamento Europeo sobre la deterioración de la situación en el país

Brussels, 15/12/2020 - 18:03, UNIQUE ID: 201215_20
Remarks

Solo dará fe el texto pronunciado!

Señor presidente, honorables miembros,

La crisis en la parte norte de Mozambique está causando ya más de medio millón de personas desplazadas y más de 2.000 muertos.

Y nosotros, la Unión Europea, seguimos tratando de ayudar a través del eje humanitario, del desarrollo y del fomento de la paz, defendiendo los derechos humanos en el centro de nuestra respuesta.

Por si fuera poco, Cabo Delgado, una de las provincias más pobres de Mozambique, con una estructura social tremendamente frágil, fue devastada por el ciclón Kenneth en el 2019. Eso no ha hecho sino agravar una situación que ahora se complica con la extensión del terrorismo que les llega desde el norte, desde Somalia.

Tenemos equipos especializados que trabajan sobre la situación en Mozambique. Tenemos contactos permanentes con el gobierno y con las instituciones internacionales, las Naciones Unidas, la Unión Africana y los Estados Unidos.

Hemos asignado 100 millones de euros en el programa de resiliencia con el gobierno para responder a las consecuencias socioeconómicas del COVID-19. Y, por supuesto, estamos dispuestos a estudiar la posibilidad de aportar más recursos.

En este año hemos aportado ya 37 millones de euros en ayuda humanitaria, prioritariamente a Cabo Delgado.

Estamos reforzando la cooperación con todos los países de la región, combatiendo el impacto del tráfico de seres humanos –que, desgraciadamente, aumentará con esta situación- y ayudando a implementar el acuerdo de paz de Maputo entre el gobierno de Mozambique y la RENAMO.
Pero las perspectivas no son positivas señorías. La situación en Mozambique se deteriora al amparo y al calor de las catástrofes naturales y de un país con gravísimas dificultades de gobierno.

En realidad, es toda la fachada del Cuerno de África hacia el Océano Índico la que está siendo el escenario de una extensión de los conflictos y de la propagación de fuerzas terroristas.

Nos preocupa mucho la situación. No parece que hayamos mejorado en el área de Somalia hacia el sur. Las recientes tensiones entre Somalia y Kenia tampoco van a ayudar, pero dentro de Mozambique tenemos que tomar medidas seguramente más fuertes.

He pedido al Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal [Augusto Santos Silva], que asumirá la presidencia dentro de poco, que se desplace a la región como enviado personal mío -ya que yo no puedo ir por razones de agenda- y le he pedido como colega del Consejo [de Asuntos Exteriores], que dedique especial atención durante su presidencia a lo que ocurre en ese país, que por otra parte Portugal conoce muy bien.

Es lo que les puedo decir. No puedo aportarles muchos elementos positivos, simplemente tengan la seguridad de que movilizamos todos los recursos que tenemos para actuar en Mozambique.
Muchas gracias.

Enlace al video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-200113

Observaciones finales

Señorías, vamos a poner en relieve lo que hacemos.

Hemos dado prioridad a la ayuda humanitaria a Mozambique. La dirección general ECHO [Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas] ha asignado más de 14 millones de euros en ayuda humanitaria a Mozambique este año y 5 millones de euros se han dedicado específicamente a la población afectada por el conflicto en la zona.

Para nosotros, Cabo Delgado es un área de acción prioritaria. Pero piensen que la demanda de ayuda ha crecido exponencialmente en los últimos meses. En mayo, las Naciones Unidas, preveían que necesitarían 35 millones de euros y ahora están pidiendo 250 millones de euros. Seguramente los necesita, pero nuestro presupuesto no es expandible como un globo en el que se sopla. No tenemos 250 millones de euros disponibles. Si los tuviéramos…

También han preguntado ustedes por qué no somos más activos, como siempre, y por qué no mandamos una ayuda que el gobierno de Mozambique ha solicitado. Bueno, las cosas no son tan claras. Estamos a la espera de que el gobierno de Mozambique nos de la luz verde para mandar la misión de expertos en seguridad, que están nombrados desde el mes de noviembre y dispuestos a salir hacia Mozambique en cuanto lo autoricen.

Ha habido conversaciones con el gobierno, que duda de si prefiere nuestros expertos o prefiere relaciones bilaterales con algunos países de la Unión Europea.

Nosotros hemos hecho nuestros deberes. Hemos intercambiado cartas y peticiones con el gobierno de Mozambique y nuestros expertos están dispuestos a desplazarse allí. Están nombrados, solamente necesitamos que nos autoricen.

Pero miren, no cerremos los ojos a la realidad. Ustedes la conocen muy bien y han participado en este debate porque la conocen y les interesa. Mozambique es un país que está sumido en una profunda crisis financiera, con un nivel de deuda que supera el 110% de su Producto Interior Bruto (PIB). Que solamente se ha podido mantener gracias a la ayuda masiva de las donantes internacionales, que ha tenido problemas graves de corrupción y problemas de toma de control de empresas por parte del gobierno. El Fondo Monetario Internacional ha parado su programa de ayuda financiera y la comunidad internacional ha disminuido su apoyo comunitario.

No se puede tampoco decir que todo lo que pasa en Mozambique es una simple extensión de unos movimientos del terrorismo llamado islamista. Bueno, en parte es verdad. La violencia armada en el norte de Mozambique ha estado, desde el principio, impulsada por la creciente pobreza y desigualdad y el desapego con respecto a un estado que no puede aportar bienes básicos a la población. Pero también hay problemas de gobernanza y hay problemas de tráfico.

Piensen que Mozambique es un país que tiene 100 trillones cúbicos de gas natural, reservas probadas. Es la tercera reserva de gas natural en África, después de Nigeria y Argelia. Se pueden imaginar que esto plantea para los ciudadanos un sentimiento de alienación al decir “somos un país rico y vivimos sumidos en la pobreza” y sus expectativas están frustradas por la falta de desarrollo y problemas graves de gobierno.

Nosotros estamos allí para ayudar en la medida de nuestras capacidades, pero las necesidades de Mozambique van mucho más lejos de las capacidades operativas que nos da nuestro presupuesto.

Les digo con esto lo mismo que les decía antes con respecto a sus demandas de intervenciones musculosas en Armenia y Azerbaiyán. Tenemos lo que tenemos y lo que tenemos lo usamos. Si de repente las necesidades se multiplican por 10, mi presupuesto no se multiplica por 10. Estamos dispuestos a mandar misiones, pero necesitamos que el gobierno las acepte.

No tengo tiempo para ir a todas partes, no tengo tiempo para ir a Mozambique porque, o no puedo viajar o cuando viajo tengo que atender otras necesidades. Y no me parece una mala idea que el Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal asuma en mi representación la presencia en Mozambique. Es el país que va a ostentar la presidencia. De igual manera que le he pedido al Ministro [de Asuntos Exteriores] de Finlandia [Pekka Haavisto] que vaya a Etiopia. Y seguiré pidiendo a mis colegas del Consejo de Asuntos Exteriores que me ayuden en la representación internacional de Europa, porque yo no puedo estar en todas partes. Pero ellos pueden ayudarme, y mucho. Y así contribuirán a crear una política exterior más común y más apropiada porque participan en ello.

Espero que la presencia del Ministro [de Asuntos Exteriores de Portugal], mi amigo Augusto [Santos Silva] en Mozambique contribuya a conocer mejor la realidad, a impulsar más la cooperación con el gobierno y a orientar más nuestros recursos -siempre escasos para las muchas necesidades que en este año 2020 se han manifestado. Por el COVID-19 y sin el COVID-19.

Mozambique no es un problema de COVID-19, pero el COVID-19 lo ha agravado. Es un problema crónico de falta de buen gobierno, de desarrollo, de pobreza, de desigualdad y de conflictos armados.

Y todo eso solo se puede resolver a través de una acción concertada con la comunidad internacional en la que la Unión Europea participa en la medida de nuestras capacidades.

Muchas gracias.

Enlace al video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-200115

Secțiuni editoriale: