AYUDA HUMANITARIA DE LA COMISIÓN EUROPEA

Desde 1994 la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) ha aportado 177.5 millones de Euros en ayuda humanitaria a América del Sur, excluyendo los fondos destinados a Colombia.

El continente americano es después de Asia, la región más vulnerable del mundo en términos de catástrofes naturales. Por su geografía, su geología y su clima, la región está expuesta a una recurrencia alta de catástrofes naturales. En los diez últimos años más de tres millones de sudamericanos han sido afectados por catástrofes naturales por año. Por ejemplo, en 2012, fuertes lluvias causaron inundaciones y deslaves en varios países en América del Sur, por lo que la Comisión Europea alocó 5.6 millones de Euros para ayuda de emergencia a los afectados.

En Venezuela las fuertes inundaciones y deslaves entre 1998 y 2000 llevaron a que se alocaron más de 7 millones de Euros en fondos de emergencia para los afectados y llevó directamente a la implementación del programa de cooperación entre la UE y el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela "Prevención de Desastres y Reconstrucción Social en el Estado Vargas" – PREDERES". La UE alocó 34 millones de Euros para este programa que incluyó reconstrucción, la implementación de sistemas de monitoreo y preparación ante riesgos naturales.

Aunque los fondos humanitarios se han reducido después de PREDERES, la Comisión Europea ha continuado apoyando cuando surgen necesidades en Venezuela. En diciembre de 2010 ECHO contribuyó con 200,000 Euros para ayudar a las víctimas de las lluvias que afectaron a Venezuela. Esta ayuda se implementó a través de Caritas Francia con su socio local de Caritas Venezuela.

La Preparación ante desastres naturales

La Comisión Europea además de asistir a las poblaciones más vulnerables a través de la respuesta rápida a emergencias humanitarias, también contribuye a reducir las condiciones de vulnerabilidad y con ello, "Garantizar una preparación previa ante los riesgos de catástrofes naturales". Este objetivo se ve materializado a través de la implementación del programa DIPECHO (Programa de Preparación ante Desastres de la Dirección General de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, por sus siglas en inglés). Su objetivo principal consiste en fortalecer la capacidad de respuesta de las comunidades vulnerables e instituciones públicas locales en la zona de riesgo para que puedan enfrentar futuros fenómenos y evitar que se conviertan en desastres. Entre las medidas que los proyectos DIPECHO contemplan están: la implementación de sistemas de alerta temprana, la elaboración de mapas de amenazas, de planes de contingencia, la capacitación de brigadas de emergencia, entre otras.

En Venezuela el programa DIPECHO ha sido implementado por Caritas Venezuela. Bajo el programa DIPECHO VII la Comisión Europea proporcionó 350,000 Euros para actividades que fortalecieron la preparación ante riesgos en comunidades en el Estado de Miranda y el Distrito Capital. La participación de autoridades locales a través de Consejos Comunales y de la Dirección Nacional de Protección Civil y Administración de Desastres ha sido un elemento importante en la implementación del proyecto.

Adicionalmente a esto, ECHO también ha apoyado a UNICEF en un proyecto regional bajo DIPECHO VII, de educación ante desastres para niños. En Venezuela, este proyecto ha contribuido a la educación y elaboración de juegos didácticos dirigidos a niños, en cooperación con el Ministerio del Poder Popular para la Educación.

Asistencia a refugiados

El prolongado conflicto armado en Colombia ha causado que el país vecino a Venezuela sea uno de los más importantes receptores de ayuda humanitaria de la Comisión Europea en América del Sur. El conflicto también ha tenido repercusiones en Venezuela, donde miles de colombianos han buscado refugio a lo largo de la larga frontera. En 2012 la oficina de ECHO Colombia apoyó con 600,000 Euros a ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados) para actividades de protección y asistencia básica para refugiados colombianos en Venezuela. Estas actividades se complementan a con proyectos de asistencia de largo plazo para refugiados implementados por ACNUR y Caritas, financiados a través de las líneas temáticas de la Delegación de la Unión Europea en Venezuela.