Relaciones entre la Unión Europea y el Perú

Perú, como una economía emergente y como un país que comparte muchos objetivos y valores con la Unión Europea, es un socio clave en América Latina.

Las relaciones con Perú cubren la cooperación diálogo político, el comercio y el desarrollo. En los últimos años, la UE y Perú, impulsado por la ambición compartida para fortalecer aún más los lazos, expandieron su cooperación en una amplia gama de políticas: los derechos humanos, las drogas, la política social, el cambio climático y la investigación y la innovación, así como a en el desarrollo regional.

La política y el diálogo político se basa en la Declaración de Roma y en un Memorando de Entendimiento , implementado desde 2009 y ejecutado a través de reuniones políticas de alto nivel que se celebran anualmente y se complementan con reuniones de diálogo sectoriales a nivel de expertos en las áreas de derechos humanos, las drogas, la política industrial, las PYME y la innovación, así como el cambio climático.

Perú es una de las economías de más rápido crecimiento en América Latina. La UE es el tercer socio comercial de Perú después de los EE.UU. y China y el mayor inversor extranjero con alrededor del 50% del total. Perú es clave para la UE como miembro de la Alianza del Pacífico (junto con Chile, Colombia y México) y como signatario del Acuerdo Comercial Trans-Pacífico (TTP).

En junio de 2012, la UE firmó un acuerdo comercial ambicioso e integral con el Perú (y Colombia), que se aplica desde el 1 de marzo de 2013. El acuerdo abre los mercados en una zona de libre comercio, impulsando así el comercio y la inversión.

Como un país de ingresos medios altos, Perú, en principio, ya no califica para la cooperación bilateral para el desarrollo, pero en vista de la persistente desigualdad, Perú recibirá más de 66 millones de euros desde 2014 hasta 2017.  El Programa Indicativo Plurianual busca consolidar los resultados obtenidos en los programas de cooperación anteriores y se centra en el desarrollo regional inclusivo y de apoyo al comercio y desarrollo de las PYME. En el marco del programa de cooperación 2007-2013 Perú ha recibido 135 millones de euros. Las principales políticas apoyadas por la UE son la reducción de la desnutrición infantil en zonas remotas y pobres (60,8 millones de euros) con resultados impresionantes (una reducción del 23,3% en 2010 a 14,1% en 2014), la lucha contra las drogas ilegales (32.21 M€) y la promoción del desarrollo alternativo y el comercio ecológico.

Perú participa activamente en todos los programas regionales y temáticos UE-América Latina y se beneficia del Instrumento de Apoyo para apoyar las prioridades del Perú y UE en materia de derechos humanos, la educación, la innovación, el medio ambiente y el cambio climático y la lucha contra las drogas.

El Presidente Humala visitó las instituciones de la UE en junio de 2012 y se dirigió al Parlamento Europeo. También asistió a la Cumbre UE-CELAC en Bruselas en junio de 2015.

En marzo de 2016, se firmó el Acuerdo sobre exención de visados con Perú para estancias de corta duración.  El Acuerdo permitirá a los ciudadanos peruanos viajar sin necesidad de visado para la zona Schengen de la UE durante un máximo de 90 días. La exención de visado facilitará considerablemente la movilidad de los ciudadanos entre los dos continentes histórica y culturalmente conectados y debe impulsar el turismo, visitas culturales, actividades científicas, visitas familiares, negocios, etc. excepto a aquellas personas que viajan con el objeto de ejercer una actividad remunerada.

En el horizonte político, en las últimas elecciones presidenciales 2016, a raíz de una invitación del Gobierno peruano y las autoridades electorales, la Unión Europea desplegó una misión de observación electoral de la UE (MOE) para observar la primera y segunda vuelta de las elecciones. La misión estuvo encabezada por la jefa de misión, Sra. Renate Weber, miembro del Parlamento Europeo, de Rumanía, que fue nombrada por la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. El Informe final con las conclusiones definitivas fue presentado en julio 2016 a las autoridades electorales y a los miembro electos al Congreso y al Parlamento Andino.